viernes , 22 de febrero de 2019

Actualizará su proceso de fabricación, el cual conllevará un aumento de su productividad y acortar los tiempos de entrega.


La compañía especializada en construcción industrializada pasiva ARQUIMA está en proceso de actualización de su proceso de fabricación e invertirá un millón de euros en maquinaria para automatizar procesos y mejorar su productividad. El nuevo sistema utilizado por ARQUIMA permitirá acortar los tiempos de entrega de sus pedidos. Una vez implementada esta nueva maquinaria, más sofisticada, la empresa ganará en agilidad, la productividad será más alta y multiplicará por tres o por cuatro la del proceso actual.

ARQUIMA construye edificios de consumo energético nulo o casi nulo y certificados passivhaus, con criterios de arquitectura bioclimática, pasiva y de máxima eficiencia energética y fue pionera en Construcción Sostenible en España desarrollando un sistema constructivo propio en 2008. Su principal objetivo para los próximos doce meses es consolidar el fuerte crecimiento que la empresa ha vivido los últimos dos años, con una previsión de cierre de 2018 de 5 millones de euros, de ahí la mejora en a maquinaria.

Después de la consolidación y el crecimiento de la facturación y de la puesta en marcha del nuevo proceso de fabricación, la compañía actualizará sus instalaciones para centralizar todos sus departamentos. Según José Antonio González, fundador y CEO de ARQUIMA “para ganar racionalidad y organización tenemos previsto trasladar nuestras oficinas donde tenemos la fábrica en la actualidad, centralizando así todas nuestras instalaciones: oficina, dirección, área comercial y talleres”.

Con una plantilla de más de 40 trabajadores, 20 de los cuales son arquitectos, arquitectos técnicos o ingenieros, la empresa catalana lleva a cabo numerosos proyectos de viviendas unifamiliares y otras de equipamientos como hoteles, escuelas, balnearios, residencias o instalaciones deportivas.

 

 

El sistema constructivo de ARQUIMA, además de ser eficiente energéticamente, también apuesta por la salud, por un estilo de vida diferente y por la vertiente ecológica en cuanto a la elección de los materiales. La madera empleada procede de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con los sellos PEFC y FSC.

El ahorro energético durante toda la vida útil de los edificios respecto a las construcciones convencionales puede llegar al 90% y la reducción del tiempo de construcción a más del 50%.

El proceso de fabricación se realiza completamente en fábrica y los módulos se transportan habitualmente en 2D en camiones hasta el lugar donde hay que edificar. Para una casa de unos 200 metros cuadrados se invierten unos 7 días para la fabricación, 7 días de montaje y ajustes “in situ” y entre 2 y 3 meses para los acabados. Este sistema aporta más rapidez de ejecución, más confort térmico y calidad del aire interior y un control de calidad muy superior al de la construcción tradicional.

 

 

ARQUIMA fabrica todo tipo de proyectos de edificación, desde viviendas unifamiliares de una sola planta hasta edificios en altura para cualquier tipo de uso, con su propio concepto de construcción modular de entramado ligero de madera. También ofrece la posibilidad de hacer proyectos “llave en mano”, incluyendo la cimentación e incluso el jardín y la piscina, con 10 años de garantía. En 2015 construyó en Barcelona, el primer edificio plurifamiliar en altura de España realizado con este sistema, que dispone de 4 hojas sobre 5 del Certificado Verde del GBCe.

Tiene su sede central y fábrica en Sant Andreu de la Barca (Barcelona) y delegaciones repartidas de manera estratégica por toda la geografía española: Madrid, Valencia, Granada, Lugo y Baleares.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.