lunes , 17 de diciembre de 2018

Las arquitectas Beatriz Bergasa y Leire Badiola ampliaron el edificio, ubicado en Elciego, en la Rioja alavesa.


Las arquitectas donostiarras Beatriz Bergasa y Leire Badiola, del estudio Satie Arquitectos, estuvieron presentes en Egurtek, Foro Internacional de Arquitectura y Construcción en Madera, para compartir con los presentes uno de sus proyectos más emblemáticos, la reforma y ampliación en 2015 de la Bodega Fos, ubicada en Elciego, Rioja alavesa.

 

Beatriz Bergasa.

 

Durante su intervención, ambas profesionales explicaron cómo fue todo el proceso de reforma, en el que decidieron no solo utilizar la madera, sino darle total protagonismo como nexo de unión entre la naturaleza y el edificio, cuya obra original está firmada por el compañero de Bergasa y Badiola, Enrique Muga. El objetivo, alcanzar un equilibrio entre la estética y la sostenibilidad, entre la racionalidad y la expresividad.

 

 

“La reforma del edificio primitivo fue compleja, ya que se solapaba su construcción con el proceso productivo del vino”, apuntó Leire Badiola, quien indicó que durante la reforma se cambió la cubierta, se sustituyeron los suelos y se procedió a la ampliación del aislamiento térmico, entre otras muchas acciones.

 

Badiola.

 

El edificio primitivo de las bodegas consistía en tres naves adosadas, con estructura de hormigón prefabricado y cubiertas de chapa. “En todo momento buscamos una intervención discreta, cuya impacto ambiental fuera muy reducido”, explicó Beatriz Bergasa.

La reforma fue sustancial, utilizando la madera como material principal y el zinc en las cubiertas. Para el interior del edificio se empleó madera laminada de pino radiata, mientras que para el exterior, la madera elegida fue la del pino alerce, mucho más resistente a la humedad por la resina que contiene.

 

 

“La utilización de la madera nos proporcionó dos virtudes en nuestro trabajo. Por un lado, la integración con el entorno, por el otro, la rapidez de la ejecución de los trabajos”, apostilló Beatriz Bergasa.

Las nuevas instalaciones (habilitaron dos nuevas naves de barricas y una zona social-administrativa) proporcionaron a las Bodegas Fos un sustancial aumento de superficie interior para poder desarrollar una mejora tecnológica que implica avances en el proceso de producción, un control más exhaustivo de las elaboraciones y, por ende, de la calidad de los vinos. También se reformó la bodega ya existente.

Vista desde el exterior, la construcción hace gala de un diseño singular absolutamente integrado en el magnífico paisaje que se puede disfrutar a los pies de la Sierra Cantabria.

 

Autor:


One Comment

  • carlos martinez dice:

    Hubiese sido interesante referenciar si se trato la madera tanto de interior como de exterior y en caso afirmativo conocer los productos aplicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.