martes , 10 de diciembre de 2019

A las necesidades habitacionales se suman en este proyecto la arquitectura emocional y la atención al exterior, para que su ocupante disfrute plenamente de las cuatro estaciones.


CRISALIDA_2La CRISALIDA es fruto de la ilusión de Manuela Velasco y Manuel Alvarez, dos promotores muy inquietos, vitales, culturalmente muy activos, por recobrar un espacio cuyo entorno les entusiasma: una finca en A Gándara (Salcidos), en el municipio pontevedrés de A Guarda.

Es un hogar donde cobijarse para disfrutar de dicho espacio. A Manuela le entusiasma la botánica. Y a Manuel la música, la fotografía, el cine, la literatura, el diseño, la arquitectura… Al pragmatismo de Manuela se suma el flujo creativo de su marido, incesante y diverso.

Inspirados en la obra de Le Corbusier, esta pareja de gallegos, residentes en Ginebra, eligió al arquitecto Mauro Lomba y a la constructora CONSTRUCCION ECOEFICIENTE BIOCLIMÁTICA BRÉTEMA S.L. para acometer su sueño.

Sobre la base del sentido común y un presupuesto razonable, fue posible abordar este proyecto. En esta ocasión el lastre de las normativas no detuvo, ni siquiera frenó el desarrollo del trabajo, y la licencia municipal se obtuvo rápidamente. “Este logro propulsó nuestra implicación en el proyecto, y decidimos ir de la mano de los mejores profesionales investigando y desarrollando soluciones para la cimentación, la edificación, la envolvente, la carpintería, los acabados y las instalaciones, en sus talleres, sin escatimar en pruebas, ensayos y maquetas”, relata Mauro Lomba.

¿Qué es la CRISALIDA?

La CRISALIDA es una herramienta del hombre para dialogar con la Naturaleza; una reacción de placer con ella.

Se logra a través de un sistema constructivo y soluciones técnicas puestas al servicio del desarrollo emocional de un proyecto arquitectónico, al servicio de un promotor plenamente sumergido e implicado en su propio encargo.

CRISALIDA_6Junto a un volumen principal donde ocurre todo, se sumó un segundo espacio para la intimidad. Otro nido, que dialoga con el más grande, estableciéndose una relación entre los dos.

De esta forma, se ha construido un módulo de relaciones sociales y un módulo de descanso. “El descanso es recogimiento; no precisa ser tan alto, tan grande. Puede estar a la espalda del principal -explica el arquitecto-. Ambas partes no tienen por qué estar conexionadas. Es cierto que llueve, y que hace frío afuera, en invierno; pero salir de un espacio al otro constituye un valor añadido, porque el cambio de temperatura te hace reaccionar y vivir de forma armónica la relación con la Naturaleza”.

Sin ataduras personales y profesionales, Mauro Lomba deposita en la CRISALIDA la experiencia y el bagaje de cincuenta años. “No tenía que demostrar nada -afirma-. Sin buscar la arquitectura, la arquitectura aparece…”.

La CRISALIDA está concebida para ser ocupada durante cortas estancias. Para disfrutar de la Naturaleza. Fruto del respeto de sus propietarios por el medio ambiente, emerge la obsesión por ejercer la bioconstrucción, la arquitectura bioclimática, la casa pasiva o, como resume Mauro Lomba: la bioarquitectura.

“Es la Naturaleza la que me invitó a iniciar este proyecto -confiesa el prestigioso arquitecto gallego-, como una disculpa para enfrentarme al papel en blanco, agarrándome a una idea generadora que, de forma abstracta, me ha permitido llegar a buen puerto”.

Sin ataduras personales y profesionales, Mauro Lomba deposita en la CRISALIDA la experiencia y el bagaje de cincuenta años

Esa idea es la procesionaria que vemos en los pinos. En concreto, el ovillo precioso que fabrica la mariposa y donde nacen las orugas. “Realmente teníamos el trabajo hecho: los pájaros hacen sus nidos, las arañas sus telas, los conejos las madrigueras… Todo ello es bioarquitectura. Basta con trabajar como ellos, añadiendo el conocimiento, la formación cultural y el confort que, en realidad, ha esclavizado a los humanos”.

 

CRISALIDA_11

¿Cómo se hizo?

La CRISALIDA parte de un escrupuloso respeto a la Naturaleza. Los árboles que estaban en la finca permanecen. Es la Arquitectura la que tiene que adaptarse.

CRISALIDA_7El espacio más amplio, más abierto, más soleado es el que tiene que dejar penetrar la luz, el calor.

CRISALIDA_1El volumen no tiene por qué responder a una geometría orgánica natural. Puede ser irregular: levantarse cuando precisa captar luz entre las copas de los árboles, bajarse cuando se requiere provocar un cambio de escala en la entrada o estrecharse cuando se quiere modular una partición dentro de la casa.

Ningún animal hace una cimentación profunda. En este caso se ha decidido suspender la casa en el aire, sobre unas zapatas, como mezcla de una arquitectura fija, aunque también móvil. Como una cabaña y como una caravana.

El material que mejor obedecía al proyecto es la MADERA. Una estructura de entramado ligero se erige como columna vertebral de esta edificación. Aquí CEB BRÉTEMA ha aportado su experiencia y capacidad para acometer un trabajo tan peculiar, “respetando los gustos del cliente y las directrices del arquitecto”, apunta Puri Castro, directora comercial y administradora de la empresa constructora.

La geometría determina las características del entramado de la estructura. Paredes y cubiertas convergen, anexas a una cámara ventilada. A ello se suman las láminas de impermeabilización y la tabiquería vista de OSB-3 (tablero de virutas orientadas) de la empresa TAFIBRA. Toda la madera empleada en la estructura es pino rojo tratado en autoclave con sales de cobre para riesgo IV.

Todo ello para contribuir a un consumo mínimo y a un confort máximo. Aparece aquí la importancia de la envolvente.

Bioarquitectura

La envolvente de la construcción es esencial para hacer que la casa sea fresca en verano y caliente en invierno, con un mínimo consumo. También para que la luz que regula los biorritmos y la forma de vida ofrezca indicaciones de cuándo es de día y cuándo es de noche.

CRISALIDA_5La envolvente es de madera, pero hay que protegerla. No sólo porque el caparazón es muy importante en todas las construcciones; también en los animales, en la vegetación… La monda de una naranja, la cáscara de un huevo, las plumas de un pájaro, del corcho para su árbol o la concha de una centolla. La importancia de la atmósfera para la Tierra. Todas ellas son envolventes. “Si está bien solucionada y controlada, dentro hay vida”, afirma Mauro Lomba.

Los vanos son generosos, pero equilibrados. Sus formas están condicionadas por la estructura triangulada del conjunto; muy resistente y rígida, por cierto.

CEB BRÉTEMA ha sido un actor fundamental para alcanzar una solución ideal para el presupuesto disponible. Tanto a nivel estructural como de ejecución de un diseño muy peculiar. Desde que los clientes y el arquitecto la contrataron para desarrollar este proyecto tan singular, buscó empresas auxiliares como el grupo COVELO, realizando sucesivas pruebas con áridos, arlita y fibra de vidrio, para generar una piel delgada pero con textura, como capa final de la envolvente, protectora de todo el conjunto, dotada de inercia térmica y elástica, para adaptarse a la continuidad de los planos, ya que la cubierta está unida con las fachadas.

Los materiales

La CRISALIDA incorpora algunos viejos materiales, como la arcilla y la madera, mejorados mediante un desarrollo tecnológico.

CRISALIDA_10La arlita es arcilla expandida, un material que la Naturaleza regala y cuyas propiedades se pueden potenciar gracias a la técnica. En hornos a 1.200 grados se le confiere el redondeo y una densidad muy baja, derivando en una piel ideal para obtener el aislamiento térmico, acústico e ignífugo de la construcción. Tras sucesivas pruebas, el arquitecto prescribió esta solución, rara en superficies verticales, aunque resuelta con éxito mediante un mallado y la disposición de listones regulares, que aseguran y dan firmeza al enfoscado. “Con la arlita se aprovecha la inercia térmica tradicional en la casa gallega -explica Gerardo Santomé, técnico de COVELO-; rehuímos de lo nuevo y miramos a nuestras propias raíces”.

El resultado estético es la simbiosis entre los módulos que componen la CRISALIDA y la corteza de los árboles que la rodean, por su color y su textura. Consumando su integración en el entorno, mediante un material también natural, dotado de múltiples prestaciones.

CRISALIDA_9GUTEX, suministrado por BIOHAUS GOIERRI, es el aislamiento seleccionado para el entramado de la casa. Esencial para alcanzar el nivel de ecoeficiencia deseado, este aislante basado en fibra de madera ha sido sobradamente contrastado en España y Europa. Su calidad y rendimiento son incuestionables. A ello se suman las láminas PROCLIMA empleadas y las carpinterías en madera con CLIMALIT y sistema de apertura oscilobatiente tratadas y decoradas con productos al agua del fabricante ADLER así como toda la decoración de la madera interior.

Una casa pasiva

OLYMPUS DIGITAL CAMERAObservando la Naturaleza, una vez más, ha sido posible aproximar la CRISALIDA a lo que se conoce como una “casa pasiva”.

Las cámaras son ventiladas. El aire entra por abajo, y sale por arriba para que, en el momento en que se sobrecalienta el caparazón y se produce una diferencia de presión, el aire circula y mantiene fresca la casa. Sin humedades de condensación, que en Galicia es un problema fundamental (en la comarca de El Rosal, próxima a A Guarda, la humedad raramente baja del 60%, y en invierno se llega a alcanzar el 90%).

Dentro de la propia construcción se ha previsto practicar unos orificios en el suelo y el techo que permitan, al abrirse en verano, pasar al aire fresco de abajo y salir al aire caliente de arriba, permitiendo una ventilación cruzada.

Los lucernarios provocan en las estaciones frías un efecto invernadero en las estancias. Y amplias galerías acristaladas funcionan como colchón térmico. En verano se contrarresta la incidencia directa del sol sobre el acristalamiento mediante estores, cortinas y telas tensadas cuya función principal es el control solar. “Es el paraguas de la casa -explica Mauro Lomba-. Una nueva piel que protege el caparazón y contribuye a su regulación térmica”.

«El material que mejor obedecía al proyecto es la MADERA»

CRISALIDA_4Unas varillas roscadas que sobresalen del techo unos 50 centímetros servirán para colocar esta segunda piel; una serie de triángulos de tela, malla o loneta que protegerá del sol los lucernarios, permitirán la visión desde el interior y amortiguará los golpes de las piñas de los pinos al caer.

Para concluir, la recuperación del nivel original del suelo hará que las zapatas que soportan el edificio de conviertan en bancos orientados hacia el exterior, generando “la arquitectura de los intersticios” que rodea la casa. Permitiendo a su ocupante disfrutar de las cuatro estaciones: cuando sale el sol, cuando llueve, si hay neblina, con el viento… Por ello el arquitecto crea en el exterior espacios de relación directa con la Naturaleza.

De esta forma la CRISALIDA no es únicamente un cobijo, sino una construcción en plena armonía con su entorno. Resistente, funcional y bella, como exigiría Vitrubio.

Instalaciones ocultas y eficientes

OLYMPUS DIGITAL CAMERAINSOTEL es la empresa responsable de las instalaciones, todas ellas ocultas, y en gran medida de la eficiencia energética de la CRISALIDA. Intérprete de esta gran orquesta, dirigida por Mauro Lomba, Rogelio Carrera se ha ocupado de la fontanería, electricidad y aireación de la casa y ha estado coordinado en obra por CEB BRETEMA.

La iluminación tipo Led se ha impuesto a la iluminación estructural, dando mayor protagonismo a la madera. Y la calefacción provendrá de una chimenea de leña. Desde la parte más alta del salón, donde se concentrará el calor, se trasladará aire al módulo anexo por debajo del terreno, a través de un tubo aislado. En el dormitorio un termostato ordenará pedir o cortar el aire.

“Si esta casa fuese sometida a examen para obtener un certificado de eficiencia energética, sin duda alcanzaría el grado A+”, asegura el gerente de INSOTEL.

“La CRISALIDA es fruto de la pasión, el cariño y la implicación, así como el diálogo y trabajo en común de numerosos profesionales, para desarrollar un proyecto de la mejor forma posible”

CRISALIDA_8Algunas de las claves del éxito de este proyecto están en el entusiasmo de todas las personas involucradas, y en el respeto de sus promotores a la creatividad de su arquitecto. Y sobre esto, la aplicación de elementos industriales (arlita, tablero OSB-3, láminas impermeabilizantes etc.) y un sistema constructivo moderno para lograr un diálogo con la Naturaleza. El diseño no sólo no ha reñido con la propuesta técnica, sino que ha aceptado de buen grado la incorporación de materiales especiales y ha contribuido decisivamente en la eficiencia energética de la construcción.

Muy pronto, al final de este verano, está prevista la finalización de la obra. Entonces verdaderamente quedará demostrado si se ha hecho una cosa bien, y no se ha hecho mal. Una casa ajustada a unas necesidades reales de vida. En este caso, un vínculo con la Naturaleza. Por y para alcanzar la Felicidad.

“La CRISALIDA es fruto de la pasión, el cariño y la implicación, así como el diálogo y trabajo en común de numerosos profesionales, para desarrollar un proyecto de la mejor forma posible”, afirma Gerardo Santomé, desde COVELO.

“Nos encantó el proyecto desde que lo vimos -apunta Puri Castro, directora comercial y administradora de CEB BRÉTEMA-. Y nos ha gustado mucho el resultado. Agradezco tanto a promotor como a arquitecto que hayan autorizado las visitas regulares a la casa, porque ha sido la forma de ir mostrando nuestro trabajo. Quiero destacar la implicación de todas las personas que han pasado por la obra, empresas subcontratadas y proveedores. El trabajo en equipo y el rigor en obra es algo que siempre buscamos, pero pienso que aquí se ha alcanzado una simbiosis casi perfecta”.

“Hay otra forma de hacer las cosas -asegura Mauro Lomba-. Con materiales que tenemos al lado y el conocimiento acumulado a lo largo de muchos años. Con este proyecto contribuimos a recordar y mantener nuestras raíces. Es una arquitectura enraizada a un territorio: en los materiales, la forma de vivir, la cultura. Para que finalmente no acabemos siendo todos lo mismo”.

“Conseguimos centrarnos en lo esencial -concluye Manuel Alvarez-. Construir esta casa ha sido para mí una experiencia vital muy enriquecedora. En beneficio de todos”.

 

De izquierda a derecha Gerardo Santomé (COVELO), Manuel Alvarez (PROMOTOR), Mauro Lomba (ARQUITECTO), Juan Manuel Miranda (MADERA SOSTENIBLE), Rogelio Carrera (INSOTEL) y Xulio Costas y Puri Castro (CEB BRETEMA).

De izquierda a derecha Gerardo Santomé (COVELO), Manuel Alvarez (PROMOTOR), Mauro Lomba (ARQUITECTO), Juan Manuel Miranda (MADERA SOSTENIBLE), Rogelio Carrera (INSOTEL) y Xulio Costas y Puri Castro (CEB BRETEMA).

CRISALIDA

ARQUITECTO: Mauro Lomba

ARQUITECTA COLABORADORA: Ana Montegaudo

APAREJADOR: Antonio Solé

CONSTRUCTORA: CEB Brétema, S.L.

INSTALACIONES TECNICAS: Insotel Instalaciones

PROMOTORES: Manuel Alvarez Alvarez y María Manuela Velasco Martínez

Autor:


One Comment

  • george dice:

    Como experiencia si que es lago bonito. Pero practico, para nada. A ver si los ricachones se animan y estas «casas» se ponen de moda. La gente llana no creo sea interesada. Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.