sábado , 17 de agosto de 2019

La idea que inspira es la de un espacio participativo como expresión de libertad.


El estudio de arquitectura Enric Miralles Benedetta Tagliabue EMBT presenta en la Bienal de Arquitectura 2018, la obra ‘Weaving architecture’ (‘Arquitectura tejida’), una instalación que encarna la filosofía de trabajo del estudio y sus innovadores experimentos para emplear la arquitectura como tejido, mediante el uso de roble rojo estadounidense como marco y fibra de vidrio como hilo.

La idea que inspira Weaving architecture es la de un espacio participativo como expresión de libertad. El proyecto de EMBT pretende transmitir el modo en que las técnicas manuales, tales como tejer, tienen capacidad para humanizar los espacios públicos.

La poética estructura presentada en Venecia está compuesta por varios elementos entrelazados en dos niveles. El nivel superior está construido con módulos de roble rojo estadounidense y el inferior, con módulos de acero; ambos están tejidos con fibra de vidrio de diferentes colores, lo que suaviza el efecto visual y difumina los límites creados por la estructura.

UN ESPACIO LIBRE ES UN ESPACIO BIEN TEJIDO

Weaving architecture resume una manera de pensar que surge del trabajo experimental de Benedetta Tagliabue y EMBT a lo largo de los años, a partir del Pabellón de España de la Exposición Universal de Shanghái de 2010, construido en mimbre.

Esta línea de pensamiento continúa ahora plasmándose en Clichy-sous-Bois y Montfermeil (en las afueras de París) con el diseño de una estación de metro (que forma parte de la línea del Grand Paris Express), un mercado y una renovación urbanística, que se construirán con fibras de un material delicado y resistente al tiempo y al clima.

La obra presentada en la Bienal, Weaving architecture, versa sobre el concepto “tejer” a distintas escalas: tejer la ciudad a través de su metro, tejer las actividades de las personas en el espacio público y tejer la estructura de la cubierta colgante para vestirla con tejido de fibra.

La cubierta colgante ofrece protección y sombra al crear un cómodo espacio semiabierto destinado a que la comunidad pueda realizar diversas actividades. Su colorida naturaleza expresa el espíritu de Clichy-sous-Bois y Montfermeil al estar inspirada en motivos de la ropa tradicional africana de la gente de esta población, así como de los grafiti locales: una obra artística del pueblo.

El papel social de esta arquitectura, así como la infraestructura que representa, une territorios y construye un sentido de inclusión social en la población.

EL GRAND PALAIS EXPRESS

Actualmente, el Grand Paris Express es el mayor proyecto de infraestructura y desarrollo de Europa: 200 km de líneas automáticas de metro y la construcción de 68 nuevas estaciones en donde se integran las redes de metro, trenes y aeropuertos. Un proyecto de esta escala no es solo una oportunidad desde el punto de vista técnico y arquitectónico sino también un desafío económico, social y cultural que hará que esas estaciones y sus barrios sean mejores lugares para vivir.

Los componentes de roble rojo de Weaving architecture se han fabricado en Madrid por los artesanos de Intrama.

Grand Paris Express promoverá la igualdad entre los territorios de la metrópoli. Para millones de usuarios no solo creará cambios en su transporte, sino también en su territorio. Más de 40 equipos de todo el mundo trabajan actualmente para imaginar el transporte del mañana, una contribución al futuro de la cultura que pertenece a todos en el proyecto Gran París.

Aplicación de un acabado al aceite, en Intrama, a un módulo de roble rojo estadounidense.

EL MATERIAL

“El roble rojo además de producir una mínima huella de carbono, es verdaderamente sostenible”, explica David Venables, director europeo de AHEC. “Los bosques de frondosas estadounidenses tienen una superficie de cerca de 120 millones de hectáreas y han estado bien gestionados por las sucesivas generaciones de pequeños propietarios. Los árboles se extraen de forma selectiva y se reponen en un proceso de regeneración natural. El ritmo de crecimiento de la madera en el bosque es mucho mayor al de extracción por lo que el bosque de frondosas estadounidenses aumenta alrededor de 401 hectáreas cada año o lo que es lo mismo, el equivalente a la superficie de un campo de fútbol cada dos minutos”.

Hace dos años, Benedetta junto a la American Hardwood Export Council (AHEC), se embarcó en un recorrido para demostrar el potencial de determinadas especies que crecen abundantemente en los bosques estadounidenses de frondosas pero que están infrautilizadas por no estar de moda. Dicho viaje comenzó con The Workshop of Dreams (‘El taller de sueños’), donde trabajó con Martha Thorne, directora del premio Pritzker, para crear una serie de mesas de centro en madera de frondosas estadounidenses sostenibles. Continuó con Too Good to Waste (‘Demasiado buena para desperdiciar’), una instalación presentada en la Semana de Diseño de Milán 2017, que abrió un diálogo sobre la necesidad de utilizar todas las diferentes especies que produce el bosque con el fin de alcanzar una sostenibilidad real.

“El roble rojo además de producir una mínima huella de carbono, es verdaderamente sostenible”, explica David Venables.

Por eso, al pensar en el material para Weaving architecture, para EMBT el roble rojo estadounidense fue una elección obvia. Gracias a esos dos proyectos, EMBT tenía experiencia previa con la hermosa madera de esta especie y conocían sus excepcionales credenciales ambientales.

Grupo de módulos de roble rojo ensamblados en el taller.

Pese a ser una de las especies favoritas en otras partes del mundo como Estados Unidos y Asia, el roble rojo no se está utilizando en Europa. Como dice David Venables: “Prácticamente uno de cada cinco árboles en pie de frondosas de los bosques de Estados Unidos, es un roble rojo. A pesar de ello, en Europa las industrias son reacias a utilizarla. Esperamos que este proyecto inspire a un uso más imaginativo de esta hermosa especie sostenible”.

LA FABRICACIÓN

Los componentes de roble rojo de Weaving architecture se han fabricado en Madrid por los artesanos de Intrama, un taller con más de 30 años de experiencia en carpintería aplicada a la arquitectura.

Aplicación de un acabado al aceite, en Intrama, Grupo de módulos de roble rojo a un módulo de roble rojo estadounidense ensamblados en el taller Antonio Arce, director de Intrama, explica: «Utilizamos el roble rojo desde la década de los 80 para grandes proyectos como la ebanistería del Parlamento español. Es una especie que nos gusta utilizar porque es muy noble, tiene un aspecto fantástico y es fácil de trabajar». Y añade: «En este proyecto, Benedetta decidió usar un aceite muy natural para el acabado de la madera con el fin de resaltar el maravilloso veteado del roble rojo».

 

 

ACERCA DE LA ESPECIE

El roble rojo estadounidense es la especie dominante en los bosques de frondosas de Estados Unidos. Su veteado es característico y la madera no es siempre de color rojo. Su nombre proviene, más bien, del color de sus hojas en otoño. Los robles rojos solo crecen de forma natural y casi exclusivamente en Norteamérica, aunque se plantan en otros lugares. En general, la albura del roble rojo es de color marrón claro, mientras que su duramen suele ser de rosáceo a rojizo. Los robles rojos estadounidenses tienen muy buenas propiedades de resistencia general en relación con su peso. Sus usos principales son muebles, suelos, puertas y algunas aplicaciones en la construcción.

Los datos del Análisis del Inventario Forestal (FIA) indican que la tasa de crecimiento neto del roble rojo en Estados Unidos después de la extracción es de aproximadamente 21 millones de m3 al año, lo que significa que el volumen de roble rojo utilizado en Weaving architecture ha tardado en regenerarse en los bosques estadounidenses 0,57 segundos.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.