martes , 23 de abril de 2019

Este edificio ha sido diseñado por el estudio internacional Snohetta con forma de diamante.


Noruega encamina su arquitectura a lograr edificios y espacios que parezcan surgidos de la propia naturaleza, que se integren con sus lagos, bosques, glaciares y montañas como un elemento más de admiración y belleza. Sus edificios siguen un principio de sostenibilidad para que no sólo se unifiquen con su entorno, sino que sean neutros en emisiones de CO2, produzcan su propia energía y sean construidos con materiales reciclados, ecológicos y que se encuentren de forma natural, como la madera y la piedra.

En 2010 se creó el Consejo de Construcción Ecológica de Noruega (que posteriormente pasaría a llamarse Consejo Noruego de Edificios Verdes) con el objetivo de impulsar la sostenibilidad en las futuras edificaciones en el país. Ese mismo año se estableció como norma obligatoria en Noruega la emisión

Bajo este contexto, en la ciudad de Prossnun se está construyendo un edificio único por su eficiencia y características, ya que generará más energía de la que utiliza.

Powerhouse Telemark ha sido diseñado por el estudio internacional Snohetta con forma de diamante para aprovechar la energía solar gracias a los paneles fotovoltaicos que se instalarán en su tejado, y también dispondrá de bombas de calor que cubrirán las necesidades de calefacción. La fachada sur será de vidrio transparente, la que se encuentra orientada al noreste se construirá con madera, mientras que la fachada norte se hará con materiales reciclados de otros edificios demolidos en la zona.

El edificio destaca del entorno tanto por su forma como por sus materiales y altura. La ubicación, que se refleja en la colina en la parte posterior del edificio, el puente hacia el oeste y la zona industrial hacia el río, contribuye a que el edificio se adapte armónicamente a los alrededores.

La forma del edificio está optimizada para recoger la energía solar. Los materiales sugeridos (energía incorporada) y la luz del día se basan en la ambición de limitar el consumo de energía. El requisito de una cantidad definida de electricidad producida por el sol determina la necesidad de que la fachada hacia el sureste tenga paneles solares. Las fachadas hacia el sur deben ser lo más transparentes posible. Las fachadas hacia el noreste se sugieren en madera, incluyendo un 42,5% de área de ventana para la luz del día.

Los materiales de la fachada hacia el norte están preferiblemente en materiales reciclados de proyectos locales de demolición. Este alto muro estará expuesto a la rotonda y sugerimos que se realice un concurso de adornos de arte para determinar las cualidades de la fachada final, combinando el arte y la arquitectura de una manera óptima.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.