Grupo GÁMIZ presenta GEOLAM PREMIUM

Perfiles sin mantenimiento, sin pérdida de color, aspecto natural, estable, ligero y con resistencia al fuego.

GEOLAM PREMIUM son perfiles híbridos de madera y aluminio inalterables en el tiempo, ligeros, mínima dilatación, adaptables y 100% reciclables.

Un producto innovador, de última generación y alta tecnología japonesa. Sin mantenimiento, sin pérdida de color, aspecto natural, estable, ligero y con resistencia al fuego.

TECNOLOGÍA ECOLÓGICA EN ESTADO PURO

Los perfiles híbridos de GEOLAM PREMIUM han sido desarrollados para ser implementados especialmente en el sector de la construcción por sus excepcionales propiedades, integrándose a la perfección en todo tipo de fachadas ya bien sean de obra nueva o rehabilitadas. Su finalidad es brindar una sensación de exclusividad, elegancia, frescura y gran seguridad.

Este sistema de madera híbrida (Wood Hybrid Systems: WHS), está formado por un material multicapas compuesto por madera composite (WPC), adherida a una base estructural de aluminio. Este ensamblaje es tan fuerte que hace que incluso sea posible el curvado de los perfiles.

Una gran alternativa tanto para las maderas exóticas como para los perfiles 100% composite, pero con múltiples ventajas. Es más sostenible desde el punto de vista ecológico y económico al tiempo que ofrece mayor durabilidad, mínima dilatación, estabilidad y ligereza manteniendo una estética similar.

LIGERO, ECOLÓGICOS Y 100% RECICLABLES

Los perfiles híbridos de GEOLAM PREMIUM, distribuidos por GRUPO GÁMIZ se basan en varios factores importantes. El primero es un impacto ambiental mínimo debido a la tecnología de madera compuesta y del aluminio, son 100% reciclables y pesan tres veces menos que los de WPC, algo muy conveniente cuando se trata de su transporte y manejo. Y, muy importante, tienen una mínima incidencia en la dilatación respecto a los perfiles 100% composite.

En definitiva, son el resultado de una tecnología híbrida innovadora que permite que una serie de materiales sean moldeados con éxito y se adapten de forma armoniosa en cualquier tipo de fachada. Ofrecen un amplio abanico de posibilidades y tienen la virtud de ser inalterables en el tiempo sin necesidad de pinturas, barnices ni aplicaciones de aceites. Esto demuestra una calidad y seguridad máxima, ya que no requieren de mantenimiento ni sostenibilidad a largo plazo.