“Las soluciones constructivas en madera y los nuevos productos sorprenden por su dinamismo y empuje»

Juan Fernández-Golfín, investigador del INIA, ha impartido una clase magistral en el módulo de madera del Master de la UPV/EHU “Ingeniería de la Construcción”.

Juan Fernández-Golfín, investigador del Centro de Investigación Forestal del INIA, ha impartido una clase magistral en el módulo de madera del Master de la UPV/EHU «Ingeniería de la Construcción». Invitado por la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi, Fernández Golfín ha explicado a los alumnos, todos ellos licenciados en ingeniería y arquitectura, las propiedades de este material para su correcto uso y diseño en la construcción. Precisamente, reactivar el sector forestal mediante el aumento de la utilización de la madera en la edificación es uno de los objetivos de la MIME, tal y como ha explicado Kepa Albizu, miembro de la junta directiva de la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi.

 

En Euskadi el promedio de uso de madera por habitante es de tan sólo un tercio, una media que se reduce notablemente si hablamos de madera local, tan sólo uno de cada diez habitantes utilizan madera procedente de bosques vascos para sus construcciones. «El objetivo de MIME con el patrocinio del Master es reactivar el sector forestal, que da empleo directo a 3600 personas. Para eso hay que incrementar la presencia de la madera en la edificación y eliminar falsos prejuicios que existen con este material», aclaró Kepa Albizu, de la Junta Directiva de MIME. Y precisamente, de eliminar de una manera científica todos esos prejuicios ante los alumnos del master «Ingeniería de la construcción» de la UPV/EHU, se ha encargado el experto Juan Fernández Golfín, investigador del centro forestal del INIA con 25 años de experiencia en el estudio de la madera. «Las soluciones constructivas de la madera y los nuevos productos sorprenden por su dinamismo y empuje. Alejan la imagen rural y tradicional de este producto, que con un uso adecuado es un material excelente para la edificación» destacó Juan Fernández Golfín.

 

La Mesa Intersectorial de la Madera lleva 25 años trabajando con el INIA (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria) en el estudio del pino radiata para avalar de manera científica y con la normativa europea el uso de la madera. «La investigación, la docencia y el sector industrial deben trabajar de manera conjunta. De nada sirve sacar ideas si no se pueden poner en práctica o si no se enseñan. Tiene que haber una colaboración conjunta entre las tres áreas para impulsar el sector y trabajar con seguridad» matizó Juan Fernández Golfín.

 

Por su parte, Eduardo Rojí, director del master «Ingeniería de la Construcción», añadió que la escuela de ingenieros hace ya tiempo apostó por la madera como material estructural, y de ahí que se incluyera el módulo madera en el master. «El enriquecimiento y la potenciación del uso de la madera va a dar un salto importante» asegura Rojí.

 

La utilización de la madera en la construcción es uno de los retos a los que se enfrenta el sector, pero tiene a su favor que se trata de un material sostenible, cálido, natural, reciclable y con unas excelentes propiedades técnicas.