CARPINTEK participa en una reforma residencial en la sierra de Madrid

Se utilizaron maderas que permitían conservar el entorno rural del emplazamiento.

¿A quién no le va a gustar una casa rural reformada? El estudio Mausha Marsá le confió a la empresa Carpintek un proyecto de reforma de una residencia secundaria en la sierra de Madrid.

La carpintería especializada en la confección de elementos a medida de este proyecto incluye puertas, tanto correderas de gran formato como enrasadas, armarios de diseño con interior textil y LEDs, mobiliario a medida de las diferentes estancias (escritorios, un cabecero, cajones, baldas) y finalmente los rodapiés de toda la vivienda. Todas las piezas respetan nuestra seña de identidad y las especificaciones del estudio: ser de la mejor calidad conservando el encanto natural de la propiedad.

Se utilizaron maderas que permitían conservar el aspecto rural del emplazamiento. En este sentido, el roble se impone como la madera por excelencia. Todos los muebles a medida se han realizado en rechapado de roble, con acabado natural y tratamientos al agua. También se optó por el uso de roble con nudo para la confección de baldas aportando el aspecto deseado reforzando el estilo de casa de campo.

En este proyecto singular, la integración de la tarima con las puertas y revestimientos ha supuesto un reto para obtener el nivel de acabados perfecto que cumpliera con las exigencias de los clientes. Además, el cabecero mencionado anteriormente fue un challenge para la empresa: la realización de la celosía en curva con un perfil mínimo de madera y la rejilla colocada con la máxima precisión, constituye una pieza de diseño e interiorismo exclusiva para los propietarios.

Los variados tonos de madera utilizados permiten transmitir una sensación de lujo a la casa, sin caer en la exageración o en algo impersonal. Así, los propietario experimentaran la sensación de sentirse en su hogar nada más pasar la puerta.

Algunos elementos se fabricaron en madera recuperada. De esta forma, Carpintek reafirma su compromiso por la protección del medioambiente. El uso de madera certificada y recuperada permite bajar las emisiones de gas de efecto invernadero al trabajar con proveedores locales y ofrecer a sus clientes piezas que respetan las normas más estrictas en cuanto al cambio climático.