jueves , 21 de noviembre de 2019

Tienen taller propio de lacado y barnizado, así como una canteadora, lo que les permite hacer todo el trabajo en sus instalaciones.


Con más de 100 años de historia, la Carpintería Hermanos Aldaz Remiro sigue siendo un referente en el sector. Ubicada en la localidad de Puente de la Reina (Navarra), cuenta con una superficie de 1.500 metros cuadrados, donde se encuentran las zonas de almacenaje de madera, fabricación, barnizado y oficinas. Todo ello con un moderno conjunto de maquinaria.

“Cuando yo empecé teníamos una tabla de chopo de 20 cm por 40 y ahí apuntábamos los trabajos que se hacían, cuando se llegaba al final se lijaba la tabla y se volvía a hacer. Ahora, en cambio, hay muchos ordenadores”, recuerda Ignacio Aldaz, ya jubilado de la profesión.

Y es que en la actualidad, el negocio lo regentan sus dos hijos Xavier e Íñigo Aldaz, que son la cuarta generación de una familia de carpinteros. “Hasta hace unos años se vivía de la obra de viviendas unifamiliares y nos hemos ido adaptando a todo. Ahora la actividad se ha volcado mucho a equipamientos comerciales, locales de hostelería…”, reconoce Xavier sobre el cambio que se produjo en la labor de las carpinterías en las últimas décadas. “Somos de las pocas carpinterías que quedan y trabajan con madera maciza”, añade.

Uno de sus trabajos más destacados es el que llevaron a cabo en el Palacio de Condestable (Pamplona) en la cubierta, carpintería exterior, artesonados, escaleras, puertas, forrado de paredes y bancos.

En Pamplona también trabajaron en madera maciza en las puertas de la Ciudadela.

Como proyectos recientes se pueden destacar los equipamientos de locales comerciales, la cubierta de un frontón o los miradores de madera en la Plaza de San Francisco en Pamplona. “Trabajamos para una cadena de panadería, que tiene imagen de madera alistonada. Hemos hecho unos 40-50 locales con esa estética”. explica Xavier.

CAMBIOS EN EL SECTOR

“Antes estábamos más carpinterías de tamaño medio, pero han ido desapareciendo por la edad de los socios. Ahora lo que veo son muchos autónomos con pequeños talleres y empresas grandes que hacen equipamientos a franquicias. Nosotros estamos entre una cosa y otra, y nos vamos defendiendo”, indica Xavier, quien reconoce que ahora “los almacenes ya dan el producto más acabado, canteado, las puertas en bloque…, así que hacen un poco de carpinteros y los que tenían carpintería hacen de instaladores y ahí nos hemos quedado un poco entre dos aguas Así es como veo aquí el sector. Almacenes que cada vez presentan el producto más elaborado para que los carpinteros autónomos puedan hacer instalaciones”, apunta.

En Hermanos Aldaz Remiro tienen taller propio de lacado y barnizado, así como una canteadora, lo que les permite hacer todo el trabajo allí. En una carpintería que entre taller, montaje y oficina cuenta con 15 empleados. “Nosotros hacemos todo el trabajo aquí”, dice Xavier. “Nunca hemos ido a buscar trabajo, siempre nos ha ido entrando aquí, prueba de ello es que no trabajamos con comercial”, puntualiza. La mayoría de sus trabajos son en Pamplona, San Sebastián, Bilbao, Vitoria o Logroño. Además, cada vez trabajan menos para particulares.

En cuanto a la construcción en madera, desde Hermanos Aldaz Remiro afirman que la expansión que habrá en el mercado será en construcción y deberían girar hacia ese tipo, pero tienen tanto trabajo que aún no están en ello. “Hemos construido mucho con forjado y tabiquería de madera, pero aún no hemos tocado el tema del CLT”, concluye.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.