martes , 10 de diciembre de 2019

José María Rincón, de Shitecma (fabricantes de ventanas de madera), explica cómo ha evolucionado su producto.


SHITECMA es una empresa puntera en la fabricación de ventanas de madera y de aluminio-madera. Nació en 1988 en la provincia de Ciudad Real. Desde entonces no han cesado de invertir tanto en tecnología como en personal para tener una línea de fabricación totalmente automatizada e industrializada.

“Cada vez el mercado pide mayores prestaciones en acabados, acústica, térmica, por lo que o evolucionas o mueres”, afirma José María Rincón, gerente de la empresa. En SHITECMA todos los sistemas son montados en sus propias instalaciones por personal especializado para cubrir todas las necesidades prácticas y estéticas de cualquier arquitectura.

“Las ventanas de madera son las que mayores prestaciones tienen. Nosotros trabajamos para encontrar la más adecuada solución a cada cliente, ofreciéndoles nuestro asesoramiento técnico -explica Rincón-. Para ello, contamos en nuestras instalaciones con un centro de fabricación de ventanas controlado por ordenador, un centro de mecanizado de curvas de control numérico, prensas temporizadas…”, añade.

Rincón también recuerda cómo ha evolucionado su producto mejorando exponencialmente sus prestaciones y acabados y marcando un antes y un después en cómo se debe de hacer un elemento de fachada. “La evolución en las ventanas de madera ha sido muy importante, ya que de inicio tenían una lacra muy importante con su mantenimiento, el desajuste que se ocasionaba con el paso de los años…”.

LAS AMENAZAS

En opinión de José María Rincón, una de las grandes amenazas para el mercado de las ventanas de madera es la falta de formación en el sector. “No competimos en igualdad con el resto de mercados. Hay que hacer que todo el mundo que trabaje en madera tenga una formación básica”, insiste.

Del mismo modo, hace hincapié en la apuesta por la sostenibilidad y la cadena de custodia completa, algo que cumplen todos sus productos. “Hay que impulsar la cadena de custodia desde el monte hasta el consumidor final, todo tiene que estar perfectamente documentado. Ello ayudará para posicionar en el mercado los productos de madera para la construcción por sus valores técnicos y ambientales”, esgrime.

Rincón recuerda cómo en el norte de Europa en las construcciones no hay otro tipo de ventana que no sea de madera. Un hecho que refleja que a igualdad de prestaciones térmicas y acústicas, las ventanas de madera son bastante más económicas que las de cualquier otro material.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.