martes , 21 de mayo de 2019

Estuvo con su serie GARDEA-68 en ENSATEC, organismo acreditado y reconocido por ENAC para realizar ensayos.


MADERAS GARDEA estuvo hace unas semanas en ENSATEC, organismo acreditado y reconocido por ENAC para realizar ensayos, para comprobar las prestaciones de uno de sus modelos de ventanas de madera.

En este caso concreto, se trataba de su serie GARDEA-68. La muestra era de 148 cm de alto x 123 cm de ancho. Con una sección en marco de 100 mm x 70 mm y hojas de 80 mm x 68 mm. En madera de pino norte laminado y con vidrios en 4/16/6.

Una vez ajustada la ventana al banco de pruebas del laboratorio por los técnicos de Ensatec, dio comienzo el ensayo con la consecución de las siguientes pruebas:

PERMEABILIDAD AL AIRE

Este ensayo se realiza según la Norma UNE-EN 1026:2017, clasificándose la ventana según las directrices de la Norma UNE-EN 12207:2017. La permeabilidad al aire es la cantidad de aire que pasa a través de las juntas entre el marco o la hoja y los perfiles del marco de una probeta de ensayo debido a la presión de ensayo.

Por lo tanto, la permeabilidad al aire de una ventana mide la capacidad de esa ventana de dejar pasar el aire a determinadas presiones. Se somete a la ventana a presiones tanto positivas como negativas, y el resultado final se obtiene de la media de ambos resultados.

En este caso los resultados obtenidos por la serie de ventanas GARDEA-68 fueron CLASE 4.

ESTANQUEIDAD AL AGUA

Este ensayo se realiza según la Norma UNE-EN 1027:2017 y clasificándose la ventana según las directrices de la Norma UNE-EN 12208:2000. La estanqueidad al agua se define como la capacidad de la probeta de ensayo de resistir a la penetración de agua en las condiciones de ensayo hasta una cierta presión (Pmáx= límite de estanqueidad).

Para esta prueba, además de presiones, el banco de ensayos añade agua, y el objetivo es el de comprobar a que presiones se produce la entrada de agua al interior (en caso de que se produzca).

En el caso de las ventanas de Gardea, el resultado fue de E1500. Esto significa que tras 5 minutos a 1500 Pascales de presión, la ventana seguía siendo estanca, sin permitir la entrada de agua al interior. Esto equivale a vientos de 180 km/h.

RESISTENCIA AL VIENTO

El ensayo verifica que, bajo los efectos de presiones y depresiones, la ventana completa tiene una deformación admisible, conserva sus propiedades y garantiza la seguridad de los usuarios.

La deformación sufrida por su muestra con una presión de 2000 Pascales fue de 1.25 mm en el punto más desfavorable. Y en el caso de depresión, también de 2000 Pascales, la deformación máxima fue de 1.05 mm en el punto más desfavorable. Esto son deformaciones mínimas que no comprometen en absoluto la estabilidad estructural de la muestra ni la seguridad para los usuarios.

PRUEBA DE SEGURIDAD

Por último, tras haber pasado por las tres pruebas anteriores, se realizó una prueba de seguridad a 3000 Pascales. Tras la cual la muestra no presentó anomalías en su funcionamiento.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.