Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

OLIVARI exhibe esta semana en VETECO su muestra «Macchina semplice»

Una exposición que presenta un recorrido histórico de la evolución entre arquitectura y diseño, con la manilla como hilo conductor.

La firma italiana Olivari muestra esta semana en Veteco, en Ifema del 13 al 16 de noviembre, la exposición «Macchina semplice». Un recorrido histórico de la evolución entre arquitectura y diseño, a lo largo de 100 años, con las manillas como hilo conductor.

La arquitectura la tocamos cuando cogemos la manilla con la mano. Este gesto nos abre las puertas a sus diferentes espacios. De este modo, la manilla tiene una maravillosa carga poética como nexo de unión entre la persona y el espacio, entre el diseño de la arquitectura y el diseño del objeto.

 

 

Grandes arquitectos y diseñadores de todo el mundo, se han sentido atraídos por el reto de diseñar un producto solo aparentemente simple, como es una manilla para Olivari. Esta exposición habla de personas, industria, objetos, diseño y arquitectura.

Por ejemplo, en 1954 Gio Ponti diseñó la manilla Lama para el rascacielos Pirelli en Milán. 60 años después sigue siendo vigente, y Rodolfo Dordoni lleva la manilla a su concepto más esencial con los modelos Total y Radial. Otras muchas emocionantes historias como estas recorren los más de 100 años de Olivari liderando el made in Italy.

Una exposición que muestra la evolución en el diseño, viendo cómo en 2005 aparecía la roseta cuadrada, hasta ese momento todas eran redondas, consiguiendo un gran éxito. Pero también una evolución en los materiales.

 

 

“Al principio se trabajaba con diferentes metales en función de las posibilidades de fabricación que había en la época. Luego ya, al cabo de tiempo, se inclinaron por el latón, material principal con el que han trabajado mucho tiempo; ya hace unos 20 años empezaron a trabajar con el latón macizo, explica Josep Martínez, Área Manager de Olivari en España.

El producto parte de la barra de latón macizo, se curva con el calor, se estampa con presa hidráulica y se inicia el proceso de pulido y acabado de la manilla. Este sistema tiene ventajas respecto al latón inyectado ya que es mucho más puro.