martes , 16 de octubre de 2018

Es la opción más respetuosa con el medio ambiente.


Elegir ventanas de madera es una decisión acertada, existen muchos tópicos y desinformación que vamos a aclarar en este documento. La elección del material para una ventana es esencial acorde a las necesidades que se tengan. Toda la información aquí mostrada es totalmente neutral y se apoya en estudios reales, rigurosos y contrastados.

Las ventanas de madera son la mejor inversión si quiere unas ventanas a largo plazo, sus características técnicas y el propio material permiten unos resultados y aspecto único. A ello, hay que añadirle que la madera es el único material para fabricar ventanas realmente ecológico, natural y sostenible, con muy baja conductividad térmica, alta resistencia, comportamiento muy bueno frente al fuego y larga durabilidad natural que, con un adecuado mantenimiento, garantiza una larga vida, siempre con un aspecto como el primer día.

Cada ventana de madera es única e irrepetible lo que le hace más valioso y hermoso.

Las madera es un material con diferentes propiedades en función de la especie u orientación. En los últimos años se han producido grandes avances tecnológicos que cubren los defectos que podía dar una ventana de madera hace algunas décadas. Un ejemplo son los perfiles laminados que se usan para fabricar ventanas, que mejoran su estabilidad, resistencia y durabilidad. El uso de estos perfiles permite fabricar ventanas de todos los grosores, adaptándose a cualquier vidrio/s, ya que este elemento es el más importante para un adecuado aislamiento térmico y acústico.

 

 

BENEFICIOS PARA LA SALUD

La madera, al ser un material natural, y por su propia composición y origen aporta beneficios a la salud mental y física. La madera aporta bienestar, por su aspecto estético, su tacto agradable, su baja conductividad térmica y su capacidad para regular la humedad que hace más agradables los climas interiores, aumentando el confort.

Todos queremos sentirnos cómodos en nuestro entorno y por ello los sistemas de calefacción, ventilación, iluminación, etc. han evolucionado en busca de este confort y bienestar. Pero ¿Es el confort un sentimiento subjetivo? O ¿puede sentirse y describir objetivamente? Científicos han desarrollado métodos de medición para evaluar el confort de las personas. Uno de los criterios más importantes en esta medición es la conductividad térmica, los objetos con superficie fría se perciben como desagradables, reduciendo la sensación de confort. Por ello y al tener la madera una baja conductividad térmica se puede decir que es el mejor material para tener un entorno que ofrezca confort y bienestar.

Actualmente la madera es protagonista en la rehabilitación de edificios ya que cumple las expectativas estéticas, de peso y resistencia y por supuesto una buena relación precio-resultado. Sus posibilidades son infinitas con un buen tratamiento y diseño y se puede usar como revestimiento de edificios, uso estructural, cubiertas, mobiliario, suelos, puertas, ventanas, etc. Las únicas limitaciones las pone la imaginación.

 

 

¿POR QUE LAS VENTANAS DE MADERA CREAN UN AMBIENTE AGRADABLE?

La madera es un material higroscópico, por lo que tiene la capacidad de regular la cantidad de humedad. Este es un factor muy importante ya que ayuda a las vías respiratorias y reduce el riesgo de irritación de las membranas mucosas. Además, los patógenos y gérmenes se multiplican más en zonas con alta humedad con lo que un ambiente con madera regula la humedad reduciendo la presencia de estos microbios.

Las ventanas de madera además tienen una conductividad térmica significativamente más baja que las de otros materiales. De esta manera se soluciona con eficacia el riesgo de puentes térmicos y la condensación que puede producirse en otros materiales. En definitiva, la madera es un regulador natural de la humedad relativa del aire, controla las reverberaciones acústicas y mantiene la condensación en niveles mínimos.

 

AISLAMIENTO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

La estanqueidad al aire es el principal factor para la valoración de la eficiencia energética, se mide según la norma UNE-EN 12207 en cuatro niveles de menor a mayor estanqueidad, la clase 1 tiene una permeabilidad de 50m3/hora/m2 mientras que en el otro extremo está la clase 4 que tiene una permeabilidad de 3m3/hora/m2.

 

Madera a humedad anhidra (12%) Otros materiales
300 kg/m3 0,09 Aluminio 230
500 kg/m3 0,13 Hierro 72
700 kg/m3 0,17 PVC 0,2
1000 kg/m3 0,24 Hormigón 2,5

Tabla: Comparación de conductividad térmica de distintos materiales.

 

Gracias al buen aislamiento de la madera no es necesario realizar una rotura de puente térmico, lo cual simplifica la fabricación.

En el aislamiento térmico existen sistemas de ventanas de madera que permiten alcanzar valores de aislamiento por debajo de 0,80 W / (m K). Este aislamiento se demuestra también al tacto, tocando diferentes marcos fabricados con diferentes materiales.

Los perfiles de madera son sólidos por lo que presentan ventajas de aislamiento acústico frente a otros materiales al no existir rotura de puente térmico o cámaras de aire. Los perfiles de madera para ventanas pueden ofrecer aislamientos acústicos por encima de los 50dB, obteniendo la mayor calificación del Código Técnico de la Edificación (CTE).

 

BENEFICIOS AMBIENTALES DE USAR MADERA

El uso de madera se considera una herramienta para mitigar el cambio climático.

La madera es el único material que en su fabricación (durante el crecimiento del árbol) absorbe carbono en lugar de emitirlo, gracias a la fotosíntesis por la que el árbol absorbe CO2. Ese carbono se queda capturado en la madera durante toda su vida útil con lo que, al usar madera estamos regenerando los montes, reduciendo el riesgo de plagas e incendios y ayudando a mitigar el cambio climático absorbiendo carbono, sólo un metro cúbico de madera puede almacenar una tonelada de carbono. Además el propio material es beneficioso para el medio ambiente; es renovable, natural, reciclable, sostenible, reutilizable (para fabricar otros elementos como tablero o biomasa) y no es tóxico.

 

 

¿TE PREOCUPA LA DEFORESTACION?

La principal causa de deforestación en el mundo hoy en día no se debe a los aprovechamientos forestales sino a las plantaciones de palma para extraer aceite de palma con el que se fabrican cosméticos y alimentos. En Europa no hay problemas de deforestación, por ejemplo, en España cada año crece nuestra superficie forestal, todos los aprovechamientos forestales están regulados y controlados y garantizan y son imprescindibles para la sostenibilidad del monte. Esos aprovechamientos se realizan acorde a lo que prescribe un documento elaborado por ingenieros forestales o de montes que se apoyan en la selvicultura para garantizar el cuidado de los montes, la regulación del ciclo hidrológico, la protección frente a la erosión y el mantenimiento de los hábitats y su vida silvestre.

COSTE ENERGÉTICO

Las ventanas de madera conjugan el bienestar, el respeto por el medio ambiente y el ahorro energético.

El balance energético de las ventanas de madera es mejor que el de otros materiales. Existen estudios que demuestran que para fabricar una ventana de madera sólo se necesita aproximadamente la undécima parte de la cantidad de energía que se necesita para otros materiales. El Instituto de Investigación – Colonia – ha determinado que, la producción de una ventana de madera consume 63,8 kWh de energía primaria. Sin embargo, son necesarios 731,4 kWh para fabricar una ventana de otros materiales.

A la hora de evaluar la sostenibilidad de un edifico no solo hay que evaluar la eficiencia energética sino también el coste energético de su fabricación. Las ventanas de madera son las que menos coste energético tienen en su fabricación, con un total de 6 kg de CO2, muy inferior a los 168kg y 270 kg de CO2 del PVC y aluminio respectivamente.

 

 

Material Aluminio PVC Madera
Coste energético kwh/kg 30,74 15,08 0,58
Emisión de CO2 (kg) 270 168 6

 

AHORRO

¿Sabías que 1 centímetro de madera aísla tanto como 10 centímetros de ladrillo? Por lo tanto, las ventanas de madera y la madera como material, es la mejor opción para construir casas pasivas y de bajo consumo. Su gran capacidad de aislamiento hace que se amortice a corto y medio plazo su coste con el ahorro en calefacción y aire acondicionado. Además, su mantenimiento permite que la vida de una ventana de madera se alargue en el tiempo sin límite, ya que la madera se puede reparar. Sin embargo, otros materiales en caso de rotura o envejecimiento no pueden tener un mantenimiento o restauración lo que supone que deben ser sustituidos. Con la ventana de madera ahorrarás dinero.

 

LAS VENTANAS DE MADERA SON INVERSIÓN

Las ventanas de madera son también una inversión ambiental, económica y social. Además de ahorrar en consumo energético, no dañan al medio ambiente, es una inversión en el cuidado de los montes y ayuda a soportar una industria que genera miles de puestos de trabajo, muchos de ellos en zonas rurales.

El uso de madera ayuda al bienestar social; reduciendo la contaminación del aire, la protección de los recursos hídricos, la sostenibilidad de los montes, etc. El aprovechamiento de madera mediante gestión forestal garantiza la sostenibilidad de los montes mientras que otros materiales suponen en su fabricación el uso de combustibles fósiles, no renovables, altamente contaminantes y con un alto coste energético, además suponen un gran riesgo como accidentes de buques que producen enormes costes y daños a la sociedad y el medio ambiente.

 

¿Y QUE PASA CON EL MANTENIMIENTO?

El mantenimiento en las ventanas de madera es una ventaja ya que ello permite que te dure generaciones, otros materiales no tienen mantenimiento y ello supone que pasados pocos años haya que sustituirlos, lo que significa una mayor inversión y coste.

Cualquier material para ventanas necesita un mantenimiento mínimo. En el caso de la madera, las ventanas de madera hoy en día apenas necesitan mantenimiento, lo mejor es que preguntes a tu fabricante. Antiguamente era necesario lijar y barnizar pero hoy en día se ofrecen garantías de hasta 12 años sin ningún mantenimiento y ya no es necesario lijar, simplemente aplicar un producto que hará que tus ventanas vuelvan a lucir como nuevas, además con la posibilidad de cambiar su color o aspecto.

El mejor ejemplo de la durabilidad lo podemos ver en castillos y antiguos edificios con ventanas de madera de hace siglos y es que la madera es un material que acepta reparación, con otros materiales esta opción no es viable y supone cambiar las ventanas enteras.

 

 

RESISTENCIA AL FUEGO

Las ventanas de madera por las propiedades del propio material pueden resistir el fuego no sólo más tiempo sino también emitir mucho menos humo y toxinas. Si comparamos, los plásticos se funden a 110 a 130 grados, mientras que la madera puede aguantar por encima de los 200 grados. Esto significa que el marco de madera permanece estable por períodos más largos, sin derretimientos y derrumbes. Un marco de plástico se deforma mucho más rápido, se derrite y emite gases tóxicos.

 

VENTAJAS DE LAS VENTANAS DE MADERA Y VENTANAS MIXTAS MADERA-ALUMINIO

  • La madera tiene una alta durabilidad, aplicado en ventanas puede hacer que tus duren generaciones gracias al mantenimiento, con el ahorro que conlleva.
  • Las ventanas de madera son las más favorables para el medio ambiente; porque es un material natural, supone menos coste energético en su fabricación, ayuda a la conservación de los montes y absorbe carbono.
  • Las ventanas de madera son muy aislantes por lo que ayudan a ahorrar energía y reducir el gasto en calefacción y aire acondicionado.
  • Las ventanas de madera ofrecen infinitas posibilidades de diseño, cada uno único.
  • Las ventanas de madera en caso de incendio son consideradas dimensionalmente más estables que otros materiales y por lo tanto más seguras. A diferencia de los plásticos no emiten gases tóxicos ni se derriten evitando derrumbamientos.
  • Las ventanas de madera son estéticamente superiores y su belleza no pasa de moda, crean un ambiente confortable, ahorran energía y son de alta calidad.
  • Las ventanas de madera se fabrican en empresas regionales (PYME) y aseguran muchos puestos de trabajo de calidad. Asegurando el empleo y la formación, en su región.
  • Usar madera es reinvertir en el cuidado de los montes, el dinero que genera la madera se reinvierte en el cuidado de los montes para garantizar su sostenibilidad.
  • El mantenimiento hoy en día de las ventanas de madera es mínimo, no es necesario lijar y ofrece la posibilidad de tener ventanas como nuevas después de esos mantenimientos (que pueden ser hasta cada 12 años). Esta opción no la ofrecen otros materiales, lo que supone una sustitución completa y un mayor gasto.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.