Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Presentadas las conclusiones de WOODEX, un estudio sobre el comportamiento de la madera al exterior

Un proyecto realizado por Cluster HABIC, Astigarraga Kit Line y Tecnalia, con el apoyo del Gobierno Vasco y la financiación de fondos FEDER.

Un reportaje de Belén Monge Ranz

 

El edificio Tabakalera de Donostia acogió el pasado día 22 de Marzo una jornada informativa y de difusión para presentar el proyecto denominado Woodex, una iniciativa que nació de la necesidad de conseguir productos de mayor valor añadido con madera local del País Vasco, y así favorecer también la diversificación de mercados y usos de esta materia prima.

El proyecto, organizado por Habic, Cluster de la Madera en Euskadi, y la empresa Astigarraga Kit Line, líder en fabricación de caballetes y muebles en kit, ya ha finalizado y era una apuesta clara por la búsqueda de nuevas oportunidades de mercado con productos diferentes, pensados ahora primordialmente para ambientes exteriores.

Precisamente, para este estudio, que responde a una convocatoria del Gobierno Vasco y que ha sido cofinanciado con Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER), se ha contado con la participación de lleno del Centro Tecnológico Tecnalia, donde se han llevado a cabo los ensayos y estudios pertinentes sobre la madera.

Ensayos que fueron explicados en esta jornada, abierta al público, pero orientada especialmente al profesional, desde aserraderos a carpinterías, industrias y diseñadores o arquitectos.

Aquí se han mostrado los resultados de los distintos ensayos aplicados a madera de Pino Radiata sin tratar, tratada superficialmente y tratada mediante modificación térmica, y también el abeto Douglas al natural; ya que se ha visto que para este tipo de productos se usa bastante, pese a que no es una madera abundante en este territorio. Por este motivo se ha querido analizar también, tal y como explicó en la jornada Xabier Pérez de Arenaza, director técnico del Cluster Habic.

 

 

En definitiva, se trata de un proyecto que Astigarraga pretende ampliar y desarrollar; una vez que del mismo se determine los usos de la madera en el exterior, el tipo de madera más conveniente, y teniendo en cuenta distintas variables o baremos. Hasta ahora Astigarraga ha centrado su mercado en mobiliario de interior pero su apuesta quiere ir más lejos.

Astigarraga es una empresa del sector de la madera pero que tradicionalmente ha trabajado en productos para interior (estanterías, botelleros, caballetes) que ahora, con su participación en este estudio, pretende dar el paso hacia esos mismos productos y otros más, pero para su uso al exterior (jardineras, banquetas, ordenación de jardines, huertos urbanos, etc).

Y aunque según el director técnico de Habic la conclusión de este estudio varía en función de la variable que se priorice, porque son muchas las que influyen, hay que pensar que no sólo es la técnica la que va a hacer decidirse a uno, ni tampoco la económica, ni siquiera ambas de manera conjunta, sino otros baremos como la situación del mercado o lo que éste aprecie en cada momento.

En todo caso, en este estudio ha quedado patente, a su juicio, que, si bien técnicamente unas especies de madera funcionan mejor que otras, en el mercado también unas tienen mejor percepción que otras, y un ejemplo de ello es el abeto, que en los ensayos ha cumplido en durabilidad, pero deja mucho que desear en cuanto a estabilidad dimensional se refiere.

El objetivo de WOODEX no es otro que conseguir que la madera pueda tener más salidas en mercados con mayor valor añadido

Se buscaba conocer mejor qué tipo de estas cuatro maderas es la más idónea para productos de exterior, cómo utilizarlas, cómo disponerlas y qué acabados se les debe dar y, aunque para el sector de la construcción hay cierto recorrido avanzado, en los productos de equipamiento, de uso cotidiano, con un ciclo de vida mucho más corto -una media de cinco años-, no lo había.

Gracias a este proyecto se ha conseguido “generar un mayor conocimiento” para utilizar la madera para nuevos usos menos tectónicos, sobre lo que hay mucho escrito y ensayado, sino más encaminados al mobiliario y al diseño, lo que conlleva otras exigencias”.

Al final, el objetivo no es otro que el de conseguir que la madera pueda tener más salidas en mercados con mayor valor añadido, y desde el Cluster hay un convencimiento de que no manda sólo lo técnico, ni lo económico sino el comportamiento del cliente o usuario final del producto, por lo que tomar decisiones finales nunca será fácil, según Pérez de Arenaza.

En todo caso, técnicamente, el termotratado parece que se ha comportado mejor a rasgos generales; y en general, no hay grandes diferencias para unos periodos de vida cortos entre las distintas especies; prácticamente todas pueden ser válidas dentro de unos límites. A la hora de personalizar el producto en casa con un barniz o pintura tampoco hay una fórmula concreta aunque las madera naturales lo absorben mejor, en contra, se comportan peor.

Por su parte, desde Tecnalia, Amaia Lizarralde, del Laboratorio de Caracterización de Materiales de Construcción, donde han llevado a cabo un ensayo en distintas fases, con el fin el fin de que la empresa pueda conocer cuál es la madera que más le conviene para entrar en el mercado nuevo de mobiliario exterior, apuesta por la termotratada.

Para Lizarralde, la madera que mejor se ha comportado y que ha tenido menos movimientos ha sido la madera termotratada, en todos los ensayos, tanto en las tablas sueltas como en las banquetas que se han usado para este estudio.

En cuanto a los recubrimientos que se han aplicado en este ensayo, en la pintura se ha comportado mejor el termotratado pero en el barniz, el pino radiata sin tratar.

Se trata del primer estudio que hace de estas características Tecnalia para mobiliario exterior y parece ser que, en opinión de Lizarralde, “si no quieres que el mobiliario exterior dé demasiados problemas en mantenimiento y tratamientos, habría que elegir el termotratado”.