domingo , 26 de mayo de 2019

“Es una necesidad urgente para ofrecer seguridad y garantía a nuestros clientes”, apuntan desde la Asociación.


La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM) y el Instituto de la Construcción de Castilla y León (ICCL) lanzarán al mercado el primer sello de calidad para los instaladores de biomasa. Un sello que, tal y como indican desde Avebiom, nace a petición de los clientes y asociados.

“Es una necesidad urgente para ofrecer seguridad y garantía a nuestros clientes”, apuntan desde la Asociación. “Es un tema importante que puedan vincular al instalador y las instalaciones y que los clientes sepan que hay una calidad detrás”.

Felipe Romero, director del Instituto de la Construcción de Castilla y León, añade que “los usuarios podrán contratar instaladores que cumplen con cada uno de los diez puntos que establece el sello de calidad. Queremos que se hagan buenas instalaciones y se dé un buen servicio a los clientes”.

Del mismo modo, afirma que las administraciones están “encantadas” con la idea, pero reconoce que no pueden limitar las licitaciones a instaladores con certificación, pero sí primarlos a la hora que tengan mayores ventajas sobre otros que no tienen esa certificación de calidad.

La marca «Instalador de Biomasa certificado AVEBIOM» avalará la calidad y especialización de las empresas en la instalación, operación, mantenimiento y reparación de instalaciones térmicas de biomasa. Para obtener el sello, los instaladores tienen que cumplir una serie de requisitos en cuanto a su organización, el grado de especialización, la experiencia demostrada, las condiciones de prestación del servicio, la respuesta ante el cliente, la disponibilidad de personal técnico cualificado y los recursos materiales disponibles.

Desde AVEBIOM afirman que en meses que restan de año se van a seguir trabajando juntos con sus socios y administraciones sobre el sello de calidad y se verá cómo funciona en otros países. “Queremos acabar con los recelos que hay a la hora de instalar algo nuevo y que no ofrece una garantía y calidad detrás. Eso lo ganaremos gracias al sello«.

La primera empresa certificada en la fase piloto de desarrollo fue Energías Sostenibles, su director comercial, Julián Lozano, asegura considera necesario un sello homologado, sobre todo, de cara los clientes. “Garantiza que sus instalaciones están en manos de profesionales cualificados y que conocen el sector”, concluye.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.