martes , 25 de junio de 2019

Así lo expresó su presidente, Javier Díaz, en el acto de apertura del Congreso de Bioenergía 2018, que se celebra en Cuenca.


El presidente de Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, ha pedido al Gobierno de España un apoyo más decidido a la biomasa como fuente de energía, con una mayor participación en el mix energético nacional, porque es indispensable para poder cumplir con los objetivos medioambientales establecidos por la UE en 2050”.

Díaz reclamó “medidas para reducir la dependencia de las energías fósiles, altamente contaminantes, que desequilibran la balanza de pagos nacional al no ser recursos endógenos como la biomasa”. La UE ha fijado el objetivo de reducir un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, respecto a 1990, y ha aprobado el aumento de la aportación de las renovables en el mix energético hasta un 32%.

El presidente de Avebiom ha realizado estas declaraciones durante el acto de apertura del Congreso de Bioenergía 2018, organizado en Cuenca por la asociación y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha bajo el título «Instalaciones y redes de calor con biomasa para uso público».

 

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez (centro), en el acto de inauguración del Congreso de Bioenergía 2018, acompañado por Javier Díaz González (derecha), presidente de Avebiom, y por el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo.

 

Díaz ha explicado que el objetivo de este Congreso es facilitar el proceso de tramitación oficial de las redes de calor con biomasa, que es el principal “obstáculo con el que se encuentran los promotores de este tipo de instalaciones, debido a una lógica falta de información inicial por parte de los propios responsables y técnicos municipales, ya que en muchos casos no existen precedentes en los ayuntamientos”.

En España operan 375 redes de calor con biomasa, 340 más que en 2010, con una potencia acumulada de 312 MW térmicos, según datos del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa. De ellas, 292 (78%) son redes de calor con biomasa que dan servicio en edificios de uso público. Además, hay otras 78 instalaciones que se encuentran en fase de ejecución, que elevarán la potencia acumulada a 453 MW términos.

 

CASTILLA-LA MANCHA

La Comunidad de Castilla-La Mancha cuenta con diez redes de calor de las que siete son de uso público y están situadas en Cenizate (Albacete), Las Pedroñeras (Cuenca), Horche y Mazarete (Guadalajara), Gálvez y Villaseca (Toledo).

 

 

Además, en Guadalajara se encuentra en construcción uno de los district heating con biomasa más grande de España. Bajo el modelo ESE, la empresa REBI desarrolla este proyecto, que contará con cerca de 20 kilómetros de tuberías, abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria a 6.000 viviendas y a un buen número de edificios públicos e industrias y generará 60 empleos directos e indirectos. El consumo previsto rondará las 25.000 toneladas de astilla al año y se evitará la emisión de 15.000 toneladas anuales de CO2.

Cabe destacar, por otro lado, que Castilla-La Mancha lidera junto con Andalucía el uso de la biomasa en instalaciones docentes, con 47 colegios, 54 institutos de Educación Secundaria (algunas en fase de construcción) y tres guarderías.

 

UN NEGOCIO DE 75 MILLONES DE EUROS

El sector de la biomasa generó en Castilla-La Mancha un negocio superior a los 75 millones de euros en 2017, según los datos del Observatorio de la Biomasa que gestiona la Avebiom.

A finales de 2017 operaban en esta Comunidad 19.679 instalaciones de biomasa (estufas y calderas) tecnológicamente avanzadas, un 23% más que en 2016 y un punto por encima de la media de España.

 

 

El mayor número de equipos se encuentra en la provincia de Toledo (5.104), seguida de Ciudad Real (4.323), Guadalajara (3.554), Cuenca (3.595) y Albacete (3.103), con incrementos superiores al 20% en todas las provincias.

El uso de la biomasa ha ahorrado el consumo de 124,5 millones de litros de gasóleo de calefacción y ha permitido una menor emisión de gases de efecto invernadero, que se estima en 330.404 toneladas de CO2, evitando la contaminación que producen en un año 220.269 vehículos, el 15% del parque móvil de Castilla-La Mancha.

 

EN ESPAÑA

En el conjunto de España, el sector de la biomasa de calefacción tecnológicamente más avanzado generó en 2017 un negocio de 855,5 millones de euros, un 9% más que el año anterior, así como la creación de más de mil empleos, un 15% más.

Al cierre de 2017 operaban en España 244.197 instalaciones de calefacción alimentadas con biomasa, 46.027 más que el año anterior (23%).

Este mayor incremento de las instalaciones de calefacción con biomasa se ha visto impulsado por la venta de las modernas estufas de pellet, que solo en 2017 se elevó hasta las 42.728 unidades. Esta cifra de ventas, que supone un nuevo récord, representa un incremento anual del 19%.

El sector de la biomasa emplea en España a 17.360 personas, según los datos del Observatorio de la Biomasa. De ellos, aproximadamente el 50% (8.650) corresponde a los puestos de trabajo que ha generado la actividad en calefacción tecnológicamente más avanzada y la venta de equipos de mayor eficiencia. El resto, 8.710 empleos, se sitúan en la actividad más tradicional, vinculada al aprovechamiento de la leña, así como a la generación eléctrica con biomasa de origen forestal o agroalimentario.

La utilización de la biomasa como biocombustible de calefacción en España se ha multiplicado por 25 durante la última década, al pasar de las 9.600 instalaciones de 2008 a las 244.197 de 2017, aunque el mayor crecimiento se ha registrado en los tres últimos años, en los que se ha duplicado el número de equipos.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.