martes , 16 de octubre de 2018

Una planta de biomasa abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria a 6.000 viviendas de la capital alcarreña.


El proyecto “Red de Calor de Guadalajara”, impulsado por la empresa soriana Rebi, se cimenta en una planta de biomasa que se instalará en la capital alcarreña y supondrá que el municipio pueda reducir sus emisiones de CO2 a la atmósfera en 15.000 toneladas anuales. Además, generará en torno a 60 empleos y a través de él será posible abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria a 6.000 viviendas, además de edificios públicos y no residenciales.

Ayer fue presentado el proyecto en Guadalajara, en presencia del vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, y el alcalde de la ciudad, Antonio Román.

La planta estará ubicada en el Polígono del Balconcillo. Su combustible serán los restos vegetales resultantes de los tratamientos silvícolas que genera el monte.

RED DE CALOR DE GUADALAJARA

Se trata de la cuarta red de calor en una ciudad castellano-manchega, con una potencia de 28 MW; cuatro calderas de 7 MW cada una que proporcionarán el servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a través de energía térmica generada por biomasa forestal a los vecinos y a edificios públicos y no residenciales.

El consumo previsto del conjunto de la red ronda las 25.000 toneladas de astilla al año. De esta forma, Guadalajara reducirá sus emisiones de CO2 a la atmósfera en 15.000 toneladas anuales. Además, el mantenimiento y suministro de la infraestructura supondrá la creación de 60 empleos directos e indirectos.

 

Ayer fue presentado el proyecto en Guadalajara, en presencia del vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, y el alcalde de la ciudad, Antonio Román.

 

La empresa ha comenzado ya los estudios de los edificios susceptibles de conexión a la Red de Calor, que forman parte de una alta concentración de instalaciones centralizadas que utilizan gas y gasóleo como combustible en la ciudad, y cuya antigüedad está entre los 30 y 40 años.

José Luis Martínez Guijarro destacó la apuesta del Ejecutivo autonómico por “devolver a los montes la rentabilidad que tuvieron hace decenas de años” a través de la Estrategia de Biomasa de Castilla-La Mancha.

Y subrayó que esta estrategia tiene como uno de sus “puntos de anclaje” la valorización energética de la biomasa, fundamentalmente para la generación de calor y agua caliente.

Se busca devolver la rentabilidad al monte

El Gobierno regional quiere impulsar el sector primario asociado al aprovechamiento para usos energéticos de la biomasa de los montes castellano-manchegos, desarrollando una cadena de valor basada en la gestión sostenible de los bosques asociada a la creación de empleo en las zonas rurales y, al mismo tiempo, contribuir a la mitigación de los efectos del cambio climático.

El gobierno autonómico lleva un tiempo propiciando cambios de calderas de biomasa en edificios públicos, tales como centros educativos y sanitarios, y colabora en el desarrollo del proyecto “Red de Calor de Guadalajara”.

ALCOLEA DEL PINAR, PROXIMO DESTINO PARA UNA PLANTA DE ASTILLADO

Además, Rebi tiene prevista la instalación de una planta de astillado en Alcolea del Pinar, a mitad de camino entre la Sierra Norte de Guadalajara y el Señorío de Molina de Aragón.

“Estamos seguros de que este proyecto va a ser reproducido en otros lugares de Castilla-La Mancha, porque cierra bien el círculo de generación de empleo estable y contribución a la lucha contra el cambio climático”, ha dicho el vicepresidente primero.

Precisamente, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ratificó en la tarde de ayer la firme apuesta del Ayuntamiento por apoyar todas aquellas acciones o proyectos encaminados a favorecer la lucha contra el cambio climático.

De izquierda a derecha Alberto Gómez, José Luis Martínez Guijarro, Antonio Román y Alberto Rojo.

Antonio Román recordó que el Ayuntamiento de Guadalajara concedió la licencia para la ejecución de este proyecto el pasado mes de marzo y que “este proyecto es coherente con la política de crecimiento sostenible y respeto medioambiental que se propugna, así como con la Estrategia Local de Lucha contra el Cambio Climático de la ciudad de Guadalajara”.

Las acciones emprendidas por el Ayuntamiento en este sentido afectan a prácticamente todos los servicios públicos municipales, donde se han introducido importantes cambios para mejorar su eficiencia y hacerlos más sostenibles. Es el caso del servicio de abastecimiento, saneamiento y depuración de agua, alumbrado público, recogida de residuos y limpieza viaria, movilidad o transporte urbano.

Al acto de presentación asistieron también el delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo; el director general de Coordinación y Planificación, Alejandro Alonso; el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Santiago Baeza; el promotor de la Red de Calor de Guadalajara, Alberto Gómez; y el alcalde de la ciudad, Antonio Román.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.