A la vista el I Congreso Nacional de la Propiedad Forestal

Se celebrará en la Feria de Muestras de Valladolid, de 18 a 20 de octubre.

Valladolid acogerá de 18 a 20 de octubre el I Congreso Nacional de la Propiedad Forestal organizada por Fafcyle, la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León, con la colaboración de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE) y la Junta de Castilla y León.

Será la primera vez en que profesionales de todos los sectores públicos y privados relacionados con la propiedad forestal se reúnan en torno a unas mesas de reflexión y debate en nuestro país. «Consideramos urgente poner sobre la mesa la realidad del sector forestal privado, acuciado por problemas de calado como el abandono rural y el cambio climático», afirman desde la organización.

El evento tendrá lugar en la Feria de Muestras de la ciudad castellana, y contará con la participación de especialistas de ámbito internacional, ingenieros forestales, asociaciones de propietarios, funcionarios de la administración central y regional, profesores universitarios, abogados, empresas del sector…

De manera general la selvicultura se diferencia de otros sectores de naturaleza agraria por una cuestión fundamental como es que proporciona una serie de beneficios indirectos importantes para el bien común como son el mantenimiento de la biodiversidad, la reducción de los incendios forestales, la conservación de los espacios naturales, la captura de CO2, el mantenimiento del paisaje, del suelo, la calidad de las aguas y los ciclos hidrológicos y erosivos. La conservación de nuestros bosques pasa necesariamente por aumentar sustentabilidad en términos económicos y, sobre todo, porque esa rentabilidad revierta en los habitantes de las zonas y sea el legado para generaciones futuras.

El propietario forestal privado gestiona una gran parte de Red Natura 2.000, y desempeña una función clave en la conservación de la misma, como así se reconoce en el Informe de la Comisión Europea sobre la Red Natura 2.000 “las personas son parte integrante de la naturaleza y su compromiso es esencial para lograr los objetivos de conservación”.