El sector forestal es clave para impulsar una economía sostenible

«TREECONOMICS. La madera en una economía sostenible», reunió a representantes de la cadena del sector forestal.

Expertos y representantes de la cadena del sector forestal se dieron cita en el evento “Treeconomics. La madera en una economía sostenible”, donde reivindicaron el papel de los bosques en la mitigación del cambio climático y pusieron de manifiesto la necesidad de sustituir las materias contaminantes por madera como alternativa sostenible.

En el foro, que tuvo lugar la pasada semana, organizado por ProPopulus, la asociación europea que representa a productores y organizaciones de la cadena del chopo y patrocinado por ING España, la subdirectora adjunta de Política Forestal y Lucha Contra la Desertificación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, María Torres-Quevedo, confirmó que ya se ha presentado ante el Consejo de Ministros el Documento de la Estrategia Nacional de Lucha contra la Desertificación y confirmó que está listo el inventario nacional de masas forestales, donde se han identificado más de 80.000 hectáreas de choperas productivas, y se está llevando a cabo un mapa nacional de choperas.

En este sentido, los participantes en el evento pusieron el foco en el chopo como pilar clave de la bioeconomía. “La madera de chopo tiene un alto potencial para su uso en la construcción, a través de la madera de ingeniería que mejora las propiedades del chopo”, explicó Joris Van Acker, presidente de ProPopulus y profesor y director del Laboratorio de Tecnología de la Madera de la Universidad de Gante, quien agregó que “Europa debe abrazar esta tendencia” aunque todavía no existe un criterio común dentro de la Unión Europea en relación con el cultivo de chopo.

Por ello, Pedro Garnica, expresidente de ProPopulus y presidente del Grupo Garnica, el mayor fabricante europeo de contrachapado de chopo, indicó que el chopo es la madera con mayor demanda a escala global, la calificó como “una gran oportunidad para el mundo rural” y señaló la necesidad de fomentar su plantación a escala europea y nacional para satisfacer las futuras necesidades de los mercados.

LA MADERA, ALIADA INDISPENSABLE PARA LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

En Treeconomics. La madera en una economía sostenible también participó Ana Belén Noriega, secretaria general de PEFC España, quien aseguró que la gestión forestal sostenible “es clave en la lucha contra el cambio climático” y explicó que la madera ayuda a mitigarlo almacenando carbono, pero también al emplearse como sustituta de otros materiales contaminantes. Por eso, recalcó la importancia de la certificación de los montes y de la cadena de custodia. “La trazabilidad y el consumo responsable ayudan, son indispensables, para mantener los bosques y fomentar una economía sostenible“, concluyó.

El valor de los árboles como herramienta para mejorar la calidad del aire es algo que muchas instituciones públicas ya ponen en valor. Así, Santiago Saura, concejal del Área Delegada de Internacionalización y Cooperación del Ayuntamiento de Madrid, explicó las iniciativas que se están llevando a cabo desde el consistorio, destacando que el proyecto Bosque Metropolitano busca generar un anillo forestal y ecológico alrededor de Madrid, con la plantación de 450.000 árboles y un presupuesto de 22 millones de euros para este año.

Inés González Doncel, coordinadora de la Plataforma Juntos por los Bosques incidió en que se “están confundiendo las funciones de los ecosistemas forestales con los servicios que presta y desde el mundo de la conservación de la naturaleza se expulsa a la sociedad”. Se preguntó si los beneficios que generan los bosques están cuantificados y mostró la necesidad de darles valor.

Por su parte, Marta Corella, alcaldesa de Orea, reivindicó el papel de las poblaciones rurales como guardianes de los bosques y sus recursos, ya que para que exista una transición ecológica justa y sostenible, es indispensable gestionar las superficies forestales con la complicidad de las poblaciones, compensar el trabajo rural y modificar la legislación adaptándola a las verdaderas necesidades.

Algunas empresas como ING ya ponen la sostenibilidad en el centro de sus acciones para “preservar el planeta, conseguir una economía fuerte fuera de las ciudades, contribuir a mitigar el calentamiento global, y revertir a los pueblos lo que nos dan a través de sus productos”, como afirmó Carlos García Peredo, director general de Financiación Estructurada de ING España & Portugal.

El sector tiene ahora ante sí el reto de seguir innovando y adaptándose a las necesidades que plantea el futuro para garantizar el suministro de recursos renovables, sostenibles e inagotables, y de asumir el rol de “ayudar a otros a reducir su huella de carbono”, como explicó el profesor de la Universidad de Vigo Juan Picos.

En este sentido, Julen Pérez, experto en arquitectura sostenible y Asociado Senior de Waugh Thistleton Architects Ltd., señaló que «la madera es una gran alternativa a otros materiales más contaminantes. La madera ayuda en dos frentes: es renovable y mantiene la superficie forestal, que es la mejor manera de transformar el CO2 en oxígeno”. Así, la industria seguirá trabajando en desarrollar diversos materiales a partir de madera para sustituir materias primas contaminantes y no renovables, como madera líquida para imprimir en 3D, madera transparente, o fibras textiles que provienen de la madera.