domingo , 25 de agosto de 2019

Está elaborando un mapa de zonas sensibles susceptibles de contener restos de gran valor histórico.


Ence Energía y Celulosa está siguiendo una rigurosa política con el objetivo de evitar que se produzcan daños sobre el patrimonio arqueológico en Galicia y Asturias en el ejercicio de su actividad forestal.

Con esta política, la compañía quiere supervisar de cerca la forma de ejecutar los trabajos en montes susceptibles de contener restos de gran valor histórico y arqueológico, y para ello está poniendo en marcha una serie de actividades destinadas a fomentar su conservación.

Entre estas acciones se encuentra la estrecha colaboración con entidades cuyo fin es la defensa del patrimonio, y el fomento de prácticas responsables para evitar su degradación.

Así, se solicita que los suministradores cuenten con todos los permisos requeridos para la realización de los trabajos, incluidos los que tengan que ver con afecciones patrimoniales, y se impide la compra de madera procedente de zonas en las que se evidencie la no solicitud de los permisos necesarios.

En esta línea, si la empresa tiene conocimiento fehaciente a través de alguna organización u individuo de que se haya producido algún daño a patrimonio a través de algún colaborador, procederá a rechazar esa partida de madera.

Asimismo, desde Ence se está elaborando un mapa de zonas sensibles donde hay constancia, no sólo de una mayor presencia de restos con afección, sino de mayor potencialidad, con objeto de prestar especial atención a dichas procedencias de madera y así tenerlo en cuenta para evitar que se produzcan alteraciones sobre los restos.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.