Gestión forestal: la mejor aliada de nuestros montes para prevenir y combatir los incendios

El sector forestal se posiciona ante una ola de incendios que ha arrasado más de 70.000 hectáreas en España.

Para favorecer una buena gestión desde el sector forestal se considera imprescindible actuar a nivel político con perspectiva de Estado y desde el Colegio de Ingenieros forestales se exige “una política forestal común a nivel europeo, nacional, autonómico y de las entidades locales”. “Lo que verdaderamente mata es sacar leyes y normativas sin contar en su redacción con los profesionales del sector forestal”, afirman.

Aludiendo al lema “Los incendios se apagan en invierno”, es evidente que la falta de prevención deja expuestos a nuestros montes que sufren en verano y con las sucesivas olas de calor la falta de gestión.

Ana Belén Noriega, Secretaria General de PEFC España, incide en la necesidad de frenar los incendios mediante un verdadero impulso de la bioeconomía: “Es necesario poner en valor e impulsar el aprovechamiento sostenible de los productos forestales como la madera, corcho, biomasa y la ganadería en extensivo impulsando políticas que favorezcan el origen renovable y sostenible de las materias primas”. Añade: “Desde PEFC promovemos la gestión sostenible de los montes españoles, gestión que se certifica contra la Norma UNE 162.002 de Gestión Forestal Sostenible. Entre los indicadores de esta Norma está el Indicador 2.5: Prevención y defensa contra incendios forestales. Un indicador que en estos momentos cobra especial importancia y que significa que las superficies certificadas PEFC (más de 2,5 millones de hectáreas en España) deben contar con planes de prevención de los incendios gestionando adecuadamente el tipo y cantidad de biomasa que albergan. No es infalible, pero la gestión activa está presente”.

Según Noriega, el debate de si el cambio climático es determinante o no en estos incendios es otro debate abierto en estos momentos. Los incendios liberan a la atmósfera enormes cantidades de CO2 acumulados durante años en las masas arbóreas y suelos forestales, por lo tanto, es absolutamente crucial su prevención para evitar estos efectos negativos para el planeta. Las políticas climáticas en nuestro país invierten en la mitigación de sus efectos allí donde son más visibles para la ciudadanía: vehículo eléctrico, energías renovables, reciclado (las ciudades como nuevos nichos de materias primas), etc., y más efectivos a efectos de cumplimiento de los objetivos marcados en la UE y en los que se encuentran involucrados además potentes sectores económicos. Pero para que de verdad tengamos una transición ecológica justa, se debería tener en cuenta, además, que invertir en la gestión sostenible de los montes como macroestructuras verdes que son, es beneficioso para el clima, para crear tejido económico ligado al terreno y para mitigar la situación de abandono de las personas que habitan los territorios rurales forestales.

Por su parte, Marc Castellnou, Inspector Jefe del Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales (GRAF, por sus siglas en catalán), apelaba recientemente en el Congreso Forestal Español a la gestión forestal como urgente medida para combatir los incendios extremos: “La era de la extinción se ha acabado. Hay que aceptar que hemos tocado techo con la extinción, y que necesitamos un paisaje gestionado para poder gestionar incendios”.

Por tanto, la gestión forestal y la silvicultura se convierten en las herramientas imprescindibles para combatir los incendios que estamos sufriendo en los últimos años y que según Castellnou son más extremos que nunca. “Es necesario invertir en gestionar la superficie forestal y no en reducir lo que se quema. La no gestión de nuestros montes es lo que está condicionando los incendios y no el cambio climático”, afirmó.

En definitiva, la gestión forestal sostenible y la vuelta a un aprovechamiento más activo de nuestros montes será la clave para poder hacer frente a esta ola de incendios con los que, año tras año se pierden vidas humanas, paisaje y biodiversidad.

LA CERTIFICACIÓN PEFC AVALA LA BUENA GESTIÓN DE LOS MONTES

La certificación forestal PEFC es la herramienta que avala las buenas prácticas y permite a los selvicultores, propietarios y gestores forestales ofrecer garantías de que gestionan sus bosques de acuerdo con unos exigentes requisitos ambientales, sociales y económicos. En la actualidad, España cuenta con 2.625.230 hectáreas de monte gestionado de forma sostenible bajo los estándares del sistema PEFC, el sistema de certificación forestal más implantado en el mundo.

Esta superficie es gestionada por 52.810 propietarios y gestores forestales que realizan un aprovechamiento sostenible y una selvicultura activa de sus montes. Esta certificación proporciona numerosos beneficios, tanto a nivel nacional como internacional, ya que da acceso a un mercado mundial de productos certificados, y da una ventaja competitiva al propietario y gestor a la hora de acceder a ayudas y subvenciones públicas.