La cadena de valor de la madera en Galicia reacciona frente a la ola catastrófica de fuegos

Ofrece su colaboración al medio rural para la ejecución de medidas inmediatas para facilitar la extracción de la madera quemada y la inmediata regeneración de los montes afectados.

Las asociaciones de propietarios forestales, empresas de servicios y de la industria de primera y segunda transformación de la madera, que conforman la “cadena de valor de la madera”, vienen de presentar a la Consellería de Medio Rural un documento de propuestas consensuado, que busca facilitar el aprovechamiento inmediato de la madera quemada en la ola catastrófica de incendios del pasado mes de octubre, a fin de que se pueda iniciar la regeneración medioambiental y la restauración de la masa arborizada de los montes afectados, evitar la propagación descontrolada de las plagas y enfermedades forestales y garantizar que los propietarios forestales y comunidades de montes afectados puedan recuperar el máximo de valor posible de su madera, para recuperar y reinvertir en los montes.

Las organizaciones que componen la cadena de valor de la madera, quieren así mostrar su compromiso con la propiedad forestal, con la gestión sostenible del monte, con las buenas prácticas en el aprovechamiento y comercialización de la madera, y mandar un mensaje de aliento al mundo rural gallego, propietarios forestales y comunidades de montes, que se vieron afectados por esta ola catastrófica de fuegos.

 

 

Hay que tener en cuenta que, según datos oficiales, en tan sólo una semana de octubre ardieron 48.000 ha de monte en Galicia (superficie equivalente a lo que arde en dos años y medio de media en Galicia), de las cuales, según las estimaciones de la Xunta de Galicia, el 53% sería superficie arbolada, unas 25.440 ha de monte arbolado. Así, la consecuencia es que a día de hoy, habría por lo menos 2.500.000 toneladas de madera quemada (casi 100.000 camiones de madera). Esto supondría un 33% de los 8.000.000 de toneladas de madera que se cortan anualmente en Galicia. Urge, por lo tanto, tomar medidas para que esta madera afectada por el fuego, entre en el mercado de manera planificada y ordenada, para minimizar el impacto económico de los incendios, favorecer la recuperación de los montes y garantizar la sostenibilidad de la producción en madera.

La urgencia de la actuación es más urgente en el caso de la madera de pino ya que, de no planificarse y autorizarse las cortas de manera inmediata, este rolla afectada por el fuego pero apta para aserrado, va a ser despreciada de manera irreversible en la primavera por los hongos del “azulado de la madera”, lo que hará caer su precio hasta un 40%, alno ser apropiada para producir tabla de calidad y tener que ir destinada a otros usos de menor valor añadido. Esto reduciría los ingresos de los propietarios afectados por el fuego, lo que perjudicaría, no sólo sus rentas, sino también a las posibilidades de propietarios y comunidades de montes para reinvertir y regenerar el monte.

En el documento se señala la importancia de actuar de manera urgente y coordinada en la “zona demarcada” de la provincia de Pontevedra y Ourense, afectada por la gravísima praga del nematodo de pino, actualmente controlada en esa zona, pero que podría escapar de control y extenderse por toda Galicia, ya que el arbolado afectado por el fuego, es el caldo de cultivo ideal para esta praga declarada de cuarentena por la autoridad fitosanitaria de la UE. La US exige que todo el arbolado afectado por el fuego susceptible de ayudar a la propagación de la plaga, esté cortado antes del 31 de mayo.

Asimismo, la normativa europea exige que toda la madera que se corte en esta zona demarcada, de un radio de 20 km centrado en el foco de la aparición del nematodo del ayuntamiento de As Neves, se debe transformar en industrias forestales que pertenezcan a la propia zona demarcada, no estando autorizado su transporte fuera de esta zona sin un riguroso proceso de desinfección, lo que complica la solución para los propietarios forestales afectados, y demanda un gran esfuerzo de coordinación entre propietarios, industria y Administración.

Asimismo, la propuesta del acuerdo propone medidas de recuperación de los montes afectados por el fuego, como la habilitación de ayudas para la restauración del monte con el refuerzo presupuestario de las Medidas del PDR de Galicia (Fondos FEADER de la UE), para forestación y mejoras del monte quemado para los próximos tres años, dirigidas a las comunidades de montes vecinales y a los terrenos de particulares afectados por esta reciente ola catastrófica de fuego.

El acuerdo incluye un código de buenas prácticas de compra transparente de madera por parte de la industria forestal gallega, de tal forma que no se discrimine en precio la madera afectada por el fuego con respecto del precio normal de la madera verde en los usos industriales con los que son compatibles, mientras se normaliza la situación y el mercado absorbe de manera ordenada y planificada los lotes de madera quemada.