martes , 16 de octubre de 2018

España ha acogido una serie de encuentros internacionales sobre cómo fortalecer el vínculo entre investigación y práctica.


Cesefor coordinó la pasada semana la celebración del I Foro de Bioeconomía Forestal del Suroeste de Europa, que reunió en Valladolid a cerca de 100 agentes de la cadena de valor de las resinas naturales para trabajar en torno a nuevos proyectos de innovación que conviertan a este producto en un insumo competitivo y de futuro. 

Durante los tres días que duró el evento (con cerca de cuarenta conferencias celebradas y varias sesiones de trabajo), los profesionales relacionados con el sector procedentes de España, Francia y Portugal han conocido también algunas de las iniciativas dirigidas a fomentar el aprovechamiento y la movilización en los mercados de la madera.

 

 

En lo que respecta a las resinas naturales, se ha constatado un impulso de la actividad en los últimos años apoyada por la actividad investigadora de Cesefor, que desde 2010 promovió el proyecto INTERREG Sudoe Sust-Forest, y que en el Foro de Bioeconomía Forestal ha presentado una extensión del mismo, Sust-Forest Plus, para ser desarrollado entre 2018 y 2021 y capitalizar gran parte de los resultados obtenidos en la primera etapa. Cabe reseñar que la demanda del mercado europeo de productos resinosos para la industria química ha permitido la recuperación de la resinación en España desde 2011, lo que se ha traducido en la instalación de tres nuevas fábricas en Castilla y León (en las localidades de Cuéllar, Almazán y Navas de Oro) y la modernización de la que ya operaba en Coca.

Esto ha permitido la creación desde entonces de más de 700 puestos de trabajo de resineros en la Comunidad. Los datos de producción más recientes se estiman en 12.000 toneladas de resina extraída de los más de 3,2 millones de pinos resinados en las cerca de 30.000 hectáreas de pinares en producción.

 

pastedGraphic.png

 

Con este escenario, el proyecto Sust-Forest Plus persigue, entre otros fines, contribuir a la generación de estable y de calidad en las zonas rurales, con la premisa inicial de que los trabajadores resineros son el eslabón más necesario y más frágil del sector, a quienes se necesita apoyar y proteger como fuente de empleo rural. Esta iniciativa financiada con fondos del programa INTERREG Sudoe abordará un plan de acciones en el que se contempla un estudio de las necesidades socioeconómicas del colectivo; la aplicación de técnicas de innovación contando, desde la base, con la participación de los resineros; la puesta en marcha de actuaciones para la formación y transferencia de buenas prácticas; la modernización y mejora de las técnicas de extracción y la complementación con otras fuentes de ingreso.

 

pastedGraphic_1.png

 

En cuanto a las previsiones para la presente campaña, hasta principios de junio no se conocerán las primeras impresiones de cómo se desarrolla, aunque dependerá de varios factores. Entre otros, el hecho de que las lluvias primaverales han dificultado el trabajo de preparación de las matas por parte de los resineros, aunque estas mismas precipitaciones proporcionan las condiciones para que pueda ser una buena campaña en términos de producción, siempre y cuando las temperaturas suban a partir de este mes de mayo y las tormentas veraniegas vayan reponiendo la humedad edáfica del pinar periódicamente.

La actividad resinera como generadora de otros servicios

Durante el I Foro de Bioeconomía Forestal del Suroeste de Europa surgió en numerosas intervenciones la necesidad de visualizar el valor socioeconómico y de conservación que genera la actividad de aprovechamientos en el monte, y la demanda de un pago por los servicios ambientales y los beneficios que estas actividades generan con su gestión sostenible de los recursos.

Además de la actividad investigadora y de innovación que se desarrolla desde entidades como la Fundación Cesefor, cabe destacar la labor desempeñada en la región por la Mesa de la Resina de Castilla y León, como punto de encuentro de todos los agentes del sector, en la que están representados propietarios y gestores forestales, resineros e industriales, y que realiza una importante labor para el sector y para la administración, contribuyendo a identificar barreras y al planteamiento de soluciones.

 

 

Entre estas últimas a finales del pasado año la Mesa de la Resina impulsó una adaptación legislativa en materia de aprovechamientos resineros, que concluyó con la aprobación de una modificación de la Ley de Montes de Castilla y León, que permitirá mejorar la contratación de los pinares de los montes públicos catalogados a los resineros locales, resolviendo desajustes previos que los profesionales habían identificado. Un ejemplo de actuaciones emprendidas al amparo del Programa de Movilización de Recursos Forestales de la Junta de Castilla y León, que se ha conseguido por la colaboración alcanzada en el seno de la Mesa y con las administraciones y los grupos políticos.

Puntos de encuentro con agentes sociales

El Foro de Bioeconomía también sirvió para poner sobre la mesa las propuestas de los sindicatos, que pasan por duplicar la inversión forestal; un desarrollo legislativo frente al abandono de la propiedad forestal; un registro de la propiedad único y público y otro de aprovechamientos públicos; la ordenación de montes (públicos y de propiedad privada); y educar a la sociedad en un consumo responsable, en el que se reconozca el recurso forestal y sus trabajadores/as, entre otros planteamientos. Muchos de ellos, compartidos por el resto de agentes que intervienen en la cadena de valor de la resina, y que con la puesta en marcha de proyectos como Sust-Forest Plus se pretenden abordar.

Por ello el encuentro de estos días en Valladolid ha reunido tanto a representantes de las administraciones estatal, regional, provincial y local, como a investigadores, asociaciones de propietarios, empresas de innovación tecnológica y de investigación, centros tecnológicos y universidades con el objetivo de buscar acuerdos para el modelo que va a condicionar los procesos productivos y hábitos de consumo de las próximas décadas.

 

 

El trabajo en red se considera fundamental para lograr la viabilidad de los proyectos de innovación, una de las premisas sobre las que se asienta el proyecto INCREDIBLE, también presentado en el Foro, y en el que participa Cesefor coordinando la red de innovación de la resina. “Tenemos que poner en valor los servicios ecosistémicos y buscar nuevos modelos de negocio y nuevas maneras de vincular lo que bosque ofrece con la economía forestal”, señaló en la presentación de INCREDIBLE el director de la Oficina Mediterránea del Instituto Forestal Europeo (EFIMED), Ignacio Martínez de Arano, quien en esa línea incidió en la necesidad de “poner en valor los productos forestales no madreros para generar riqueza y bienestar en la sociedad tanto rural como urbana”. En ese contexto se incuba el proyecto europeo INCREDIBLE (acrónimo de Innovation Networks of Cork, Resins and Edibles) una iniciativa en la que participan 13 entidades de ocho países de la cuenca del Mediterráneo, y que con el apoyo financiero del programa europeo Horizon 2020 pretende establecer en su área de actuación una serie de redes de innovación (iNets) que trabajen y contribuyan a la transferencia de conocimiento en los productos forestales no maderables, rompiendo la división entre conocimiento e innovación, entre ciencia y práctica. Se trata de movilizar, “en ambas direcciones”, conocimiento y acción.

Cada una de las iNets se irán presentando a lo largo de las próximas semanas, siendo la de la resina la primera en convocar su seminario de lanzamiento, con la participación agentes del sector francés, portugués y español para elaborar de forma colaborativa la hoja de ruta de esta red, desarrollando modelos comerciales innovadores y mejorando la experiencia en las regiones rurales para desarrollar estrategias económicas inclusivas.

Por otro lado, INCREDIBLE también se dirigirá a la sociedad en general con el mensaje de que los bosques gestionados de forma sostenible por los habitantes de las zonas rurales son una gran fuente de riqueza que nos proporcionan corcho, resinas, plantas aromáticas y medicinales y productos comestibles como nueces silvestres, bayas o setas y trufas. Sin olvidar que la actividad socioeconómica en nuestros bosques también contribuye a la prevención de incendios forestales.

En los grupos de trabajo llevados a cabo en este primer encuentro de la iNet de la resina de INCREDIBLE, se pusieron sobre la mesa algunas de las expectativas de los actores interesados, como consolidar el empleo y mejoras laborales, reconocimiento de la actividad resinera en las políticas de desarrollo rural, compatibilización de la resina con otros aprovechamientos del monte, o la creación de una mesa interprofesional de alcance europeo, entre otras.

En estos talleres también se estudió la cadena de valor de la resina, precisando entre otras cosas que la certificación del producto añade valor, y que desde la industria se profundice en las posibilidades de desarrollo de más productos derivados de la actividad resinera, como los bioplásticos y nuevos materiales derivados de las resinas naturales, que además contribuyen a satisfacer las demandas del nuevo perfil de consumidor, más concienciado con el origen y el destino de los productos que adquiere. La regulación fiscal y societaria de los resineros de España, Francia y Portugal también fue puesta en común en este análisis sectorial, así como el estado de la propiedad forestal en cada una de estas regiones, y una revisión de los factores que suponen una competencia, como los productores de países no comunitarios, o los productos sustitutivos o derivados del petróleo.

 

 

La iNet de la Resina destacó también en esta planificación de escenarios a largo plazo las oportunidades de este recurso (renovable, biológico, ecofriendly) o su importancia como dinamizador de economías locales y preservador de tradiciones socioculturales (añadiendo valor a la comunidad en la que se asienta).

A este primer seminario de la red de innovación de la resina le seguirán otras reuniones sectoriales dentro del proyecto INCREDIBLE como talleres; encuentros de transferencia de conocimiento entre ciencia y práctica; seminarios de contenidos más transversal (sobre modelos de negocio, aplicación de las TIC); un foro de políticas forestales, así como diversas asambleas generales en las que participan el resto de las demás redes de innovación de INCREDIBLE (setas y trufas; plantas aromáticas y medicinales; frutos y bayas; y corcho). 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.