Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

La madera, un recurso fundamental en DURUELO DE LA SIERRA

En la actualidad, la madera y los recursos forestales generan más de 100 puestos de trabajo en el municipio.

Duruelo de la Sierra basa su economía en los aprovechamientos forestales y en la industria de la transformación de la madera y el mueble, aunque también cuenta con un potencial turístico muy importante, dada la gran cantidad de recursos naturales y paisajísticos que hay en la zona. Un municipio que podía ser un ejemplo a seguir de cómo aprovechar los recursos forestales para generar empleo.

En la actualidad, la madera y los recursos forestales generan más de 100 puestos de trabajo, una cifra muy importante para Duruelo. “Nuestros bosques tienen un admirable potencial en el sector de la madera, una importante repercusión económica para la sociedad, y es un factor esencial para la fijación de población en el medio rural. Por ello, el Ayuntamiento de Duruelo de la Sierra apostó en el año 2014 por la creación de un escaparate de la materia prima principal de sus bosques: la madera”, explican desde Duruelo.

Así es como nació Durufema, Feria de la Madera y el Mueble de Duruelo, con la intención de ser un punto de encuentro, reunión y divulgación de profesionales de la madera y sus productos derivados, para conocer, promocionar y divulgar un recurso natural esencial de sus bosques, y proyectar sus potencialidades, pasadas y futuras, para la Comarca de Pinares y, por extensión, para Castilla y León.

Imagen de Durufema en la edición de 2018.

Este año, debido a la situación de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, Durufema no pudo celebrarse en sus fechas tradicionales, en el mes de junio, y está aún a la espera de confirmar fechas o posponer su celebración al año 2021.

Duruelo de la Sierra es un municipio de 1.100 habitantes, que fue pionero hace medio siglo en la creación de cooperativas madereras en esta provincia, poniéndose en cabeza del ejemplo de que el mundo rural puede llegar alto con buenos proyectos. Esta revolución soriana colocó a este pueblo hace medio siglo en uno de los mejores en cuanto a creación de muebles de madera de pino, una de las mejores materias primas que tiene esta localidad con una historia increíble de respeto por la naturaleza.

CURSO ENTRAMADO LIGERO DE MADERA

El compromiso de Duruelo de la Sierra con la madera es tan fuerte que estos días acoge curso de construcción eficiente mediante entramado ligero de madera, puesto en marcha por Cesefor.

En colaboración con el Ayuntamiento de la localidad, y con la financiación del grupo de acción local ASOPIVA, entre otros, el curso (de 70 horas de duración) está planteado para capacitar a los participantes en las técnicas de fabricación y montaje de diferentes tipos o sistemas constructivos basados en entramado ligero de madera, un tipo de edificaciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente cuya demanda está en auge.

La finalidad de estas jornadas didácticas es la de preparar a la industria para satisfacer esta demanda, con lo que Cesefor ha previsto un primer curso destinado a profesionales de la carpintería y del montaje especialmente, pero también a desempleados y a otros colectivos del sector de la construcción en general, interesados en conocer nuevas posibilidades laborales y en reorientar sus trayectorias profesionales. El punto fuerte de esta actividad es su eminente formación práctica, ya que a lo largo del curso se prevé la ejecución de un prototipo real como práctica, construida paso a paso, con todas las herramientas y materiales necesarios para la prefabricación y montaje de una edificación de este tipo.

ESCULTURA DE UN LEÑADOR

Por otro lado, y para poner en valor la importancia del oficio relacionado con la madera en la zona, el puesto de vigilancia de Cabeza Alta ya cuenta con una nueva escultura que representa a un hachero o leñador tradicional de la zona, labrada en madera de sabina.

Esta escultura ha sido diseñada y realizada por el hachero y motoserrista Abel de Vicente, vecino de Covaleda, y ha supuesto una inversión de 7.260 euros, que será sufragada por el Fondo de Mejora de Interés General Provincial, dentro del capítulo de instalaciones de uso público.

La nueva escultura, para cuya realización se han empleado tres metros cúbicos de madera de sabina utilizando tablones encolados, supera los cuatro metros de altura y los 1.200 kilogramos. Se ha elegido la madera de sabina porque esta especie, gracias a sus propiedades, no es susceptible de ataque por insectos.

Esta escultura sustituye a la anterior, que tuvo que ser retirada tras sufrir hace unos meses un importante ataque de carcoma que, a pesar de las pruebas realizadas, imposibilitó su recuperación. También realizada por Abel de Vicente, y dado el carácter emblemático que tenía para todos los visitantes de este magnífico mirador hacia el pico de Urbión, se decidió realizar una nueva.