Advertisement

La talla de la Reina Juana llega a Madrid

La escultura del artesano burgalés Humberto Abad está realizada en un pino de un metro y 20 centímetros de diámetro.

Desde este jueves, en el Paseo de la Castellana, 13, se podrá contemplar la talla de la Reina Juana. Una escultura realizada por el artesano burgalés Humberto Abad sobre el tronco de un pino de Soria-Burgos, secado por el cambio climático en las cumbres del Urbión, nacimiento del río Duero.

Se trata de una talla con una gran historia detrás, ya que el pino, de un metro y 20 centímetros de diámetros, y con unos 200 años, fue salvado de un aserradero, donde iba a ser triturado para biomasa, por Antonio Martin Chicote, forestal y presidente de la Cabaña Real de Carreteros. “El maderero, al ver las características especiales del pino decidió que lo trituraría. Al verlo, decidí que había que comprarlo, así nos hizo pagar cuatro pesetas por kilo y el pino pesaba 3.500 kilos”, recuerda Martín Chicote.

Así, ya en la propiedad de la Cabaña Real de Carreteros, fue tallado en 2006 con motivo del V Centenario del primer viaje de la reina Juana con Felipe El Hermoso muerto desde Burgos hasta Torquemada. “Ese año estábamos haciendo la ruta de la Reina Juana, quien estuvo tres años sin enterrar a su marido”, explica el forestal.

La escultura son dos manos aferrándose a los barrotes, que representa la cárcel física de Tordesilla de la Reina Juana I, viuda del rey Felipe el Hermoso, aquella reina que dicen que se volvió loca o que las oscuras fuerzas lograron que lo pareciese porque no complacía a los intereses monárquicos del momento.

La talla fue tratada en el País Vasco en un tanque especial por su gran dimensión de vacío e inyectada con productos conservantes. Tras ello pasó por varios pueblos por los que pasa la Ruta de la Reina Juana.

Ahora, y tras muchas gestiones, podrá verse en Madrid, junto a carros de madera y pinos secos serrados. “La idea es que se pueda apreciar en toda España que la madera del pino noble es una gran madera”, explica Martín Chicote.

Para Marta Corella, alcaldesa de Orea y coordinadora de la Comisión de Municipios Forestales dentro de esMONTAÑAS, la talla de la Reina, por la historia que tiene detrás el pino donde está esculpida y por todo lo que representa, tendría que convertirse en el símbolo y seña de identidad de todos los ayuntamientos forestales y de montaña de España.