lunes , 27 de mayo de 2019

El cambio climático está acelerando el deterioro de los bosques españoles y debemos actuar para que no lleguemos a una situación irreversible.


En el Día Mundial del Medioambiente, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural quiere recordar la importancia de los bosques para la vida en el planeta.

Sus funciones reguladoras del ciclo del agua, su papel crucial en la lucha contra el cambio climático al ser fijadores de Carbono, su capacidad como reserva de biodiversidad de animales y plantas, su servicio como fijadores de tierra evitando la erosión y la desertización, su defensa de cabeceras de ríos, embalses y poblaciones humanas frente a riadas y catástrofes naturales, su producción de materias primas naturales y renovables como la madera, la biomasa forestal, el corcho y otros productos naturales, hacen del bosque el mejor aliado del ser humano por hacer de la Tierra un lugar habitable.

Pero todos estos beneficios directos e indirectos que nos proporcionan los bosques pueden estar en peligro por diversos factores, actuaciones y circunstancias. Las tres principales amenazas que se ciernen sobre los bosques españoles son el abandono rural, la falta de gestión forestal y el cambio climático que traen consigo pérdida de gestión del territorio, pérdida de biodiversidad, de cultura tradicional y de posibilidades de desarrollo para el país.

Además debemos tener en cuenta que el cambio climático está acelerando el deterioro de los bosques españoles y debemos actuar para que no lleguemos a una situación irreversible.

De todos es sabido la importancia de los bosques como sumideros de carbono y debemos recalcar la necesidad de trabajar para evitar su deforestación y degradación. Pero también, los bosques son uno de los ecosistemas que más sufren estos cambios a pesar de que pueden ser también parte de la solución. Una correcta gestión sostenible de los mismos puede ayudar a reducir la presencia de CO2 en la atmósfera, a fijar más carbono y a mitigar los efectos nocivos del cambio climático. No olvidemos que la madera, principal producto económico de los bosques, almacena el carbono durante siglos cuando se utiliza en construcciones, el arte o productos de consumo diario.

Hay respuestas que resultan netamente positivas en este camino, posibilidades que nos marcan los conocimientos y las nuevas tecnologías que día a día aproximan nuevas herramientas y técnicas a aplicar. Y de todas, la gestión forestal sostenible y el empleo de las ciencias forestales aplicadas en la conservación de nuestros más valiosos espacios naturales suponen la mejor solución para muchos de nuestros retos y objetivos.

El futuro ya es presente, y sus protagonistas son las nuevas generaciones que requieren la complicidad conjunta de todos. Sus retos son nuestras responsabilidades y la capacidad de acción que tengan dependerá de lo que entre todos logremos proyectar. En todo este camino, la superficie forestal y todo lo que aporta al conjunto de la sociedad, va a suponer uno de los pilares del desarrollo.

Tenemos una enorme riqueza en los montes españoles totalmente desaprovechada, ¿podemos permitirnos el lujo de seguir haciéndolo?

Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.