Los GABARREROS, una tradición ligada al tenis en El Espinar

Desde el año 2000 siempre han ofrecido una exhibición de su labor en el torneo de categoría Challenger.

La nueva celebración del Open Castilla y León Villa de El Espinar trajo consigo la recuperación de una de las tradiciones más arraigadas de este torneo Challenger: la exhibición de los Gabarreros.

Desde el año 2000, los Gabarreros de El Espinar forman parte del Torneo, dando así a conocer al mundo su labor. Sólo han faltado a su cita anual con el tenis en 2020 y 2021, a causa de las restricciones por el Covid.

Torneo de El Espinar. Foto: MARCA.

En esta ocasión, Emilio, Jesús y Jorge acompañados por los pequeños Unai y Alonso mostraron una pequeña parte de lo que fue el oficio de la gabarrería, esencial en la Sierra de Guadarrama y El Espinar durante siglos.

La acepción «gabarrero» apenas se usa en otros lugares y casi es exclusiva de la Sierra de Guadarrama. La gabarrería, que es como se denominaba al trabajo que antiguamente se realizaba en los pinares de la zona, su fin era el de aprovechar la leña de ejemplares de pinos muertos o enfermos. Estas leñas descendían las laderas de los montes a lomos de equinos o animales de arrastre como bueyes. El hacha era su herramienta principal de trabajo, de ahí que ahora sea un artilugio de demostración cuando se les recuerda.

Esta gran labor, se recuerda cada año en El Espinar, con una fiesta para mostrar a las nuevas generaciones cómo era esta dura y sacrificada profesión, que ha proporcionado sustento a muchas familias durante las épocas difíciles.

La Fiesta de los Gabarreros, que se celebra en El Espinar, es un homenaje a quienes realizaron esta profesión, y fue declarada de Interés Turístico Regional en 2002. Así, durante la primera quincena de marzo, se revive esta tradición que va acompañada por unas jornadas gastronómicas en las que participan los restaurantes de estos municipios y que durante estos días elaboran recetas al estilo gabarrero. Es habitual encontrar la caldereta de los gabarreros, cocido maragato al estilo gabarrero, judiones con liebre del monte o patatas galopadas.

A lo largo de los días que dura la fiesta se pueden contemplar exhibiciones de desrame, corta con hacha o el tradicional desfile de carros, hacheros y caballos, junto con el típico arrastre de pinos, todo acompañado por grupos de danzas y música.

UN MONUMENTO EN SU RECUERDO

En abril de 2011 el municipio de El Espinar inauguró un monumento en homenaje a todos los vecinos que en su día ejercieron la profesión de gabarrero.

Se encuentra en la rotonda de la Carretera SG-500, en su entrada a El Espinar. Es de acero y fue creada por José Crespo y Gloria Díaz. Tuvo un coste aproximado de 30.000 euros.

Principalmente, su color era plateado, el del acero sin tratar, pero el paso del tiempo, (y la intención de los artistas), ha hecho que pasara a tener color óxido rojizo.