Lugo busca relanzar el aprovechamiento de los soutos de castaño

Con un proyecto llevado a cabo en la Reserva de la Biosfera Os Ancares.

La Diputación de Lugo, con un proyecto para la recuperación, conservación y aprovechamiento económico sostenible de los soutos de castaño existentes en el territorio conformado por la Reserva de la Biosfera Os Ancares, declarada por la Unesco en 2006, es finalista de la Copa España Creativa Orihuela 2020.

“La Reserva de la Bioesfera de Os Ancares es una de las joyas más importantes de Galicia y de España”, asegura el jefe del servicio de Medio Ambiente de la Diputación de Lugo, Luis Fernández Reija. “Sus bosques de castaños en los últimos años han sufrido un gran abandono, con el coste que eso supone, tanto económico como medio ambiental”, añade.

La principal causa de este abandono es la despoblación, a lo que hay que añadir los problemas de identificación de los titulares, ya que muchos de estos soutos están en montes comunales de propiedad municipal, lo que imposibilita, por ejemplo, acceder a ayudas públicas o formar cooperativas para su gestión conjunta. Este proyecto liderado por la Diputación de Lugo, realizado en colaboración con la sociedad cooperativa ancaresa A Carqueixa se centra en la búsqueda de esos titulares.

Para el proyecto se han escogido los soutos de Vilor, en Navia, y Vilaver, en Cervantes. Estos dos soutos han sido seleccionados por el interés de los vecinos y su implicación sobre el desarrollo del proyecto.

En el trabajo se han seguido tres grandes líneas. En primer lugar la elaboración y caracterización de las masas de frondosas autóctonas en la reserva de la biosfera. “Utilizando drones e imágenes satélites hemos obtenido que el 28% de la superficie de la reserva está caracterizada por masas de frondosas autóctonas y que de ellas, 5.000 hectáreas son masas de castaños, siendo 1.000 hectáreas comunales, que es donde radica el problema”, explica Fernández.

Otra línea de trabajo es la identificación de la verdadera propiedad. En este caso, se ha realizado un riguroso trabajo de elaboración cartográfica con fotos aéreas desde el año 1956 recogidas por el catastro.

La última línea consistió en numerosas reuniones con los vecinos para contrastar la titularidad de cada finca. “Se hizo con ellos un trabajo in situ. A partir de ahí se llevó a cabo un levantamiento topográfico para determinar la relación de propietarios de fincas incluidas en los terrenos comunales”, apunta el jefe del servicio de Medio Ambiente de la Diputación de Lugo.

“En definitiva, se han sentado las bases para la gestión de estos terrenos, con ello se mejora la producción de la castaña. Habrá, por tanto, una fuente de ingresos complementarios a las explotaciones agroganaderas, se favorecerá la ordenación del territorio y se contribuirá en la prevención de incendios forestales”, desgrana. De este modo, será posible la creación de una agrupación de propietarios forestales para la gestión conjunta de los soutos y el acceso a ayudas públicas para su conservación y explotación.

Del mismo modo, se podrán iniciar procesos de modernización que aumenten la productividad a través de herramientas tecnológicas para el seguimiento de los tratamientos fitosanitarios aplicados a cada árbol o para predecir y cuantificar la cantidad de castaña que producen por variedad y calibre.

“En conclusión, con este impulso de la Diputación de Lugo se abren nuevas posibilidades de futuro para el aprovechamiento económico de estos recursos naturales por los vecinos del territorio de la biosfera de los ancares lucenses”, finaliza Luis Fernández.