Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Marcos Mariño, un maestro en el arte de tallar con motosierra

Esta actividad tiene gran repercusión fuera de España, en países del norte de Europa, Estados Unidos o Canadá, donde se celebran muchos torneos.

Dar vida a un tronco de árbol muerto, eso es lo que hace con su motosierra Marcos Mariño, vecino de Arcade (Pontevedra), desde hace más de cinco años. Tras formarse en la Escuela de Arte e Superior de Diseño Mestre Mateo de Santiago de Compostela en escultura clásica, descubrió su maña con la motosierra con el encargo del Parque de los Sentidos de Marín. “Desde entonces no lo dejé», afirma este escultor de talla con motosierra.

Mariño es un autodidacta del oficio. Sus ganas le llevaron a seguir practicando y mejorando. “Fui aprendiendo por mi cuenta. Tras hacer mi primer trabajo en el Parque de los Sentidos me quedé enganchado y quise seguir haciendo más cosas, así fui probando los distintos tipos de espadas, las técnicas… Tener formación de arte y diseño me ayudó mucho con el tema de las esculturas”, reconoce.

Se trata de un arte que tiene una gran repercusión fuera de España, en países del norte de Europa, Estados Unidos o Canadá, donde existen muchos torneos, pero que en nuestro país no es muy conocido y no son muchas las personas que lo llevan a cabo. “Llevo más de dos años compitiendo a nivel internacional y he viajado por todo el mundo”, dice Mariño, quien explica cómo las tallas realizadas en competición son siempre las más duras y complicadas. Entre ellas destaca una de sus últimas obras realizadas en uno de los certámenes, una escena de caza.

Para este gallego, todas las escultura que realiza son importante y les coge mucho cariño, “ya que cada una es especial”, pero recuerda de forma especial la talla de un gaitero gallego. “La hice por placer, tenía ganas de llevarla a cabo y gustó mucho”.

Poco a poco, la talla de madera con motosierra va siendo más conocida en nuestro país y ganando más adeptos. Mariño es embajador de una conocida marca de motosierras en la Península Ibérica. “Aquí lo que más vamos es a jornadas o ferias donde marcas de motosierra quieren hacer una exhibición de promoción. Cada vez se va conociendo más y hay más personas que realizan este oficio, aunque aún estamos lejos de otros países”, recalca.

En cuanto a la madera en la que realiza sus peculiares trabajos, este escultor explica que hay maderas que se trabajan más fáciles que otras, dependiendo siempre de su dureza. “El eucalipto es un tipo de madera que no contemplo, ya que no se deja tallar. Generalmente lo hago con troncos de pino, cedro, chopo”.

Uno de los trabajos más significativos y que más ilusión han hecho a Mariño fue el encargo de las figuras de un Belén en Arcade. Ya lleva dos años trabajando en el mismo, que cuenta con las figuras de la Virgen, San José y el Niño Jesús, a las que este año sumó el burro y el buey. “Fueron bastante complicadas ya que están tumbadas, por lo que creaban ciertas dificultades a la hora de esculpir con la motosierra”, puntualiza.

“Fue un proyecto que surgió hace un par de años, cuando se lo presenté al Ayuntamiento para hacer algo diferente al tradicional y que fuese más natural”, explica Mariño. “La idea es que la representación vaya creciendo año tras año, incorporando nuevas figuras hasta completar un nacimiento único y exclusivo de Soutomaior”, añade. Así, en años próximos se irán tallando los Reyes Magos, camellos…

Las esculturas del Belén están realizadas en madera de pino. Mariño es el encargado de tallarlas a motosierra y para ello emplea entre uno y dos días. San José es la figura de referencia y mide dos metros 20 centímetros. “La idea era hacer un Belén grande y llamativo”, asegura el escultor gallego. “Es un Belén que gusta y atrae a visitantes, ya que son piezas novedosas. Además, sirve para que se conozca este tipo de trabajo de talla con motosierra en madera”, finaliza.