Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Un parque forestal para poner en valor los árboles del monte gallego

El área de acción abarca un total de 406 hectáreas en las parroquias de Marcón, Tomeza y A Canicouva (Pontevedra).

El parque forestal de A Fracha (Pontevedra) está más cerca de ser una realidad, después de que en la primera quincena del mes de marzo se procediera a la adjudicación de la obra, que será realizada por Elsamex, con un presupuesto de 453.021,69 euros y un plazo de ejecución de 12 meses.

La memoria del proyecto de licitación indica como objetivo general de esta acción el de ofrecer a la ciudad un espacio de ocio en el entorno natural y mejorar la calidad ambiental y paisajística del mismo gracias a una serie de acciones de mejora, que se divide en trabajo de recorte, explicación y limpieza del terreno, trabajos de paisajismo, trabajos de construcción de carreteras peatonales e instalación de mobiliario urbano.

La Fracha es un monte periurbano del ayuntamiento de Pontevedra en el que se llevará un proyecto que permitirá su puesta en valor, tanto desde el punto de vista ambiental como socioeconómico, convirtiéndose en un lugar de ocio para aquellos que lo visiten al tratarse de un espacio forestal de gran valor ambiental por su paisaje.

El área de acción abarca un total de 406 hectáreas en las parroquias de Marcón (110.72 Ha), Tomeza (36.88 Ha) y A Canicouva (258.40 Ha), que han cedido más de 38 hectáreas para este nuevo parque forestal, y las acciones más destacadas tienen como objetivo lograr una vegetación forestal con especies forestales nativas, la creación de áreas recreativas y recreativas, el tratamiento de la erosión de la tierra, la recuperación ambiental de las orillas de los ríos y la recuperación, marcado y creación de caminos.

Así las cosas, los árboles tendrán una gran importancia, ocupando una superficie de 17 hectáreas. Tal es su potencial en el futuro parque forestal, que se estima la plantación de 11.000 árboles, donde destacarán los robles, abedules o castaños, entre otras especies. Muchos de ellos situados en los tres merenderos que habrá en el recinto.

“Con la actuación diseñada se aumentará la superficie de frondosas autóctonas, se evitará la proliferación de escombreras incontroladas y se controlará la invasión de especies invasoras exóticas, consiguiendo aumentar la biodiversidad y se realizarán trabajos de prevención de incendios forestales”, explican los promotores del proyecto.

Además se promocionará el uso del monte con actuaciones que favorezcan el ocio del espacio por parte de la ciudadanía mediante la creación de áreas recreativas y pistas para la práctica del senderismo y bicicleta. “De este modo aplicamos el concepto de infraestructura verde en nuestro ayuntamiento aumentando la malla verde urbana al incorporar a la misma un espacio periurbano”, apuntan. En concreto serán cinco rutas, dos propias para bicicletas y otras dos que podrán hacerse a pie o en bici. En uno de estos caminos se quiere hacer una senda botánica, donde se plantes las distintas especies del monte gallego.

El proyecto de construcción del Parque Forestal Periurbano de A Fracha se enmarca en los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) otorgados a Pontevedra a través de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI) «Más Modelo Urbano de Pontevedra».

Con este proyecto, el Ayuntamiento fortalecerá el anillo verde de la ciudad manteniendo las áreas forestales protegidas, resguardadas y más resistentes al riesgo de incendio, en línea con la estrategia del efecto PO2. Por lo tanto, con el Parque Forestal Fracha, junto con el del Pontillón y la Tumba, ayudará a mejorar y dignificar socialmente la montaña, combatir los incendios desde la perspectiva de la prevención y convertir la montaña en un recurso viable, diversificar las plantaciones y promover espacios de ocio y acciones para que la gente venga a encontrarse.