Y después de repoblar, ¿qué?

Gestión forestal y captación de carbono.

Mostramos a continuación las conclusiones de la mesa redonda «Y después de repoblar, ¿qué? Gestión forestal y captación de Carbono», promovida por la Plataforma Juntos por los Bosques con la colaboración de la Asociación Foro de Bosques y Cambio Climático, cuyo objetivo fue el cómo captar la atención de los inversores privados en el mercado de créditos de Carbono (C) para que inviertan en Gestión Forestal Sostenible (GFS). Esta mesa que complementa la visión de la mesa redonda celebrada el día anterior en el 8º Congreso Forestal Español, clausurado recientemente en Lérida, sobre sumideros forestales mediante repoblaciones.

Moderó la mesa Inés González Doncel, Vicedecana del Colegio de Ingenieros de Montes y coordinadora de la Plataforma Juntos por los Bosques. Tras hacer una breve presentación de los ponentes, la moderadora, destacó 4 puntos clave: 

Inés González Doncel
  • Repoblar no es suficiente. Tenemos experiencia en el fracaso de proyectos de repoblación que no se atendieron con posterioridad.
  • Trasladar a la opinión pública la importancia de la gestión forestal (Superar las prevenciones existentes y las ideas de que “cortar árboles es malo” y de que “intervenir sobre los bosques amenaza su conservación”).
  • Convencer a las autoridades nacionales y en particular al MITECORD de la necesidad de un marco de contabilidad y validación de proyectos que cumpla las normas internacionales en este ámbito. Contabilizar no solo lo que fijan los “nuevos bosques”, también la gestión de los existentes y sus productos, en especial los de larga duración (vida > turno) y el efecto de sustitución. 
  • Trasladar a los responsables empresariales la positiva contribución de intervenir sobre los bosques e incrementar las producciones forestales de larga duración y considerar el efecto de sustitución.

Después enumeró las barreras detectadas y compartidas por los ponentes:

  • Falta de información estadística
  • Falta de rentabilidad
  • Minifundismo, desconocimiento de la propiedad
  • Abandono rural (falta de mano de obra especializada)
  • Opinión pública contraria a cortar
  • Hoy por hoy la GFS no computa como absorción de C
  • Falta de información clara a los empresarios sobre las posibilidades de compensar créditos (salvo por la vía de la repoblación). 

A ello añadió los problemas que en no pocas ocasiones conlleva la indefinición de “gestión forestal sostenible” que puede conllevar el que se considere como gestión real la no intervención. Asimismo aludió a que no siempre la multifuncionalidad de los montes juega a favor de la puesta en valor económico de los mismos

Indicó como una de las oportunidades del sector forestal: La modificación del Real Decreto de 2014 en la medida en que acabe incorporando la Gestión Forestal Sostenible como otra posibilidad para que se puedan contabilizar como créditos de C. A continuación, dio paso a los distintos intervinientes. 

Álvaro Picardo Nieto es Ingeniero de montes y máster en Gestión de Recursos Naturales por la Universidad de California. Asesor de la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla León y Secretario de la Asociación Foro de Bosques y Cambio Climático. 

Alvaro Picardo

En su presentación mostró que los bosques y otros terrenos forestales juegan un triple papel en la mitigación del cambio climático: Absorben carbono y producen oxígeno, gracias a la actividad fotosintética y son los grandes sumideros manejables de la Tierra; Proporcionan recursos para la bioeconomía, que prolongan el tiempo de retención almacenan carbono (la madera es el producto de moda); y los biomateriales forestales sustituyen materiales y combustibles con mayor huella de carbono. 

España desde 1970 ha aumentado sus bosques en 7 millones de hectáreas y la cantidad de madera no ha dejado de crecer (desde 28,4 mccc /ha en 1970 a 59,7 mccc/ha =76,4 teqCO2 x 1,28 teqCO2/mccc). Conviene seguir repoblando, pero lo fundamental es que los 18,5 millones de hectáreas de bosques existentes contribuyan a la mitigación del cambio climático

Necesitamos gestionar estos recursos y que la gestión de los bosques, de su madera y otros recursos, haga su aportación a la lucha contra el cambio climático, ya que actualmente la tasa de extracción muy baja (por debajo del 50 %). Y para ello hay que aplicar los criterios de Gestión Forestal Sostenible con criterios climáticos = Gestión Forestal Multifuncional (Climática y “natural”). 

¿Cómo hacerlo? Para ello es necesario un cambio de paradigma. Justo ahora que se está actualizando el Programa Forestal Nacional podemos definir una nueva manera de gestionar los bosques, separando lo macro de lo micro y que las explotaciones tengan dimensiones viables

¿Una acción que hacer? Una calculadora de carbono de todo el balance que tienen los bosques. Para ello, el Foro de Bosques y Cambio Climático junto con Tragsa, han trabajado en una propuesta que presentarán al Ministerio. Ésta no solo considera el bosque como sumidero de Carbono sino que maneja un contexto más amplio: el ciclo del bosque con todo su turno de vida y la cadena desde el bosque a la industria, contabilizando la contribución del uso de los productos de madera y su efecto de sustitución de otros materiales. 

Juan Picos Martín es Ingeniero de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid y Doctor por la Universidad de Vigo. Miembro del Team of Specialists on Forest Sector Outlook Committee on Forests and the Forest Industry de UNECE- FAO. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Ciencias Forestales y Director de la Escuela de Ingeniería Forestal (Universidad de Vigo). 

Juan Picos Martín

Haciendo un paralelismo con el hecho de querer tener una mascota y el de realizar una plantación forestal, Juan señaló que nos falta enseñar a la gente qué es lo que viene después de adquirir esa mascota o de plantar. La gestión forestal no hay que verla desde un punto de vista meramente estático (el momento de la plantación) sino más bien dinámico, o más exactamente como un conjunto de dinámicas entre especies a lo largo del tiempo. 

Por tanto, hay que tener en cuenta tanto las repoblaciones como la gestión forestal posterior, donde no se abandona la plantación tras haberla realizado, sino que hay que ir tomando decisiones que permitan que ese sistema natural alcance el objetivo deseado, y para ello han de tomarse decisiones adaptadas a cada situación, teniendo en cuenta también que la propia situación es cambiante. 

La contabilidad de Carbono es muy sencilla para plantaciones y por eso solo nos hemos fijado de momento en este punto. El éxito de la contabilidad del Carbono ha sido clave, pero hace falta desarrollar otra contabilidad adaptada a la gestión de las masas forestales existentes. Advirtió que no hay que equivocar esta contabilidad con la economía. 

La forma de que sea más eficiente la gestión forestal y su comunicación a las partes interesadas es que haya un reconocimiento científico, a través de documentos técnicos de base científica como los proyectos de ordenación, planes de gestión, etc., que realmente demuestran que la gestión forestal mejora tanto la productividad de las masas forestales como su absorción de Carbono. 

Christopher R. Smith es Fundador y CEO de BrandSmith desde 2008, experto en Branding Estratégico y Posicionamiento Corporativo, con amplia experiencia en temas de comunicación. 

Desde el punto de vista de la comunicación hay que destacar el gran problema que tiene el sector forestal en su conjunto: la estigmatización del sector (¿querer tener productos de madera sin cortar árboles?) y la falta de conexión con la opinión pública. 

Christopher R. Smith

Punto clave: estamos ante un cambio de modelo de consumo de la sociedad en el camino a transitar desde la economía fósil a la bioeconomía. La gran amenaza para el sector forestal es la ignorancia, pues hay mucha demagogia y poco cambio real. Para cambiar la opinión pública respecto al sector forestal es necesaria una campaña de sensibilización y pedagogía dirigida a la sociedad y que ésta pueda entenderla fácilmente

Podría ser una campaña de sensibilización similar a la que hizo el Ministerio de Agricultura (durante diez años) para mejorar la visión del sector pesquero “Pezqueñines no gracias… debes dejarlos crecer”, pero en este caso establecer la analogía con los árboles, y mejorar la visión del sector forestal tanto de la ciudadanía como de los medios de comunicación, incidiendo en que gestionar las masas forestales (más allá de una mera plantación) permite que éstas persistan en el tiempo en las mejores condiciones, a la vez que proveen a la sociedad de productos sostenibles y que además evitan el uso de otros productos más nocivos. Para mejorar la opinión hay que hablar de los productos tanto al consumidor como al empresario, pues una empresa no crea un producto sostenible si no tiene un comprador que lo vaya a adquirir. Debe haber un cambio real en la economía

También es necesario que el sector forestal no esté fragmentado y que éste adopte una identidad y estrategia como si fuera una sola voz. El mensaje que traslade a la sociedad ha de ser único, claro y de fácil comprensión, aunque el sector tenga múltiples ramas con intereses diversos y pudiera trasladar muchos otros mensajes. 

Hay que encontrar un mensaje que sea la palanca para movilizar a la sociedad. Quizás este mensaje podría incluir la palabra “renovable”. Más que hablar de los árboles como sumideros de Carbono sería más efectivo hablar de árboles como una fuente de energía y material renovable. 

Ana Elisa Rodríguez Pérez es Ingeniera agrónoma, Máster en estudios ambientales y territoriales y Master en Responsabilidad Social Corporativa. Directora de la Fundación Gómez-Pintado, donde además gestiona la estrategia sostenible de la fundación. 

Mostró la inquietud y la necesidad que en la actualidad tienen muchos sectores empresariales de compensar sus emisiones y puso el ejemplo el sector de la edificación en España, que es el sector que genera más residuos y ocasiona el 25,1% de las emisiones. Empresarios, promotores, constructores y otros inversores quieren compensar su huella de carbono y no saben cómo hacerlo, fundamentalmente por desconocimiento ya que aunque parece haber mucha información no es fácilmente comprensible por el mundo empresarial. Por ello, los gestores forestales han de presentar procedimientos sencillos para que el sector empresarial pueda hacer esta compensación, y que esté avalada por documentos técnicos que aporten la garantía de que su inversión perdurará en el tiempo. 

Ana Elisa Rodriguez

Señaló dos oportunidades para avanzar en la situación actual: la evolución del marco regulatorio y el papel que desempeña la Gestión Forestal Sostenible. 

A nivel normativo hay una oportunidad para acercarnos a dos hitos: el de lograr la Descarbonización de los edificios y la Economía Circular en la Edificación: Ley 7/2021 de Cambio Climático y Transición Energética [Art. 8. Eficiencia energética y rehabilitación de edificios: “Los materiales de construcción utilizados tanto en la construcción como en la rehabilitación de edificios deberán tener la menor huella de carbono posible a fin de disminuir las emisiones totales en el conjunto de la actuación o del edificio”]; Ley 7/2022. Residuos y Suelos Contaminados para la economía circular [Art. 30. Residuos de construcción y demolición: “Los residuos de construcción y demolición deberán clasificarse por materiales, preferentemente en el origen a partir del 1 julio 2022, y la demolición deberá ser selectiva a partir de 2024”… Se abre la puerta a penalizaciones a los materiales que generan más residuos y tienen menor índice de ciclabilidad.]; 2023-Revisión del Código Técnico de la Edificación (CTE) [Medición de la huella de carbono a través de procesos de Análisis de Ciclo de Vida (ACV) se hace obligatoria]; y 2030-Building Life: Hoja de Ruta para la Descarbonización de los Edificios [“En 2030, todos los edificios de obra nueva deberán ser de carbono neto cero en todo su ciclo de vida, y los edificios existentes alcanzarán una reducción del 50% de carbono de ciclo de vida”]. 

Y destacó todo lo que puede aportar la Gestión Forestal Sostenible a las empresas: Sumideros de carbono para compensar la Huella de Carbono de la edificación en todo su ACV; El uso de productos maderables, que tienen baja Huella de Carbono y además obedecen a los principios de Economía Circular; contribuye a la mejora la Reputación de la organización, y se alinea con la Sostenibilidad y su RSC; Los inversores son aliados del monte – Divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros (Reglamento europeo SFDR 2019); y en el caso de Empresas de >250 empleados & >20M€ activos o >40 M€ cifra anual de negocio, éstas deben presentar “Estudio de Información No Financiera” (EINF -Ley 11/2018-); futuro “Informe de Sostenibilidad” en enero 2023 (Directiva de Informes de Sostenibilidad Corporativa -CSRD-). 

Aportó un dato impactante, una edificación convencional (de hormigón y acero) puede tener una huella de Carbono “de cuna a tumba” de 1.600-2.000 kg CO2 eq /m2, mientras que si se construye en madera la huella se reduce a la mitad. Como ejemplo, la huella de Carbono “de cuna a tumba” del edificio Hyperion (Burdeos) de 18 plantas que se construyó en CLT y con núcleo de hormigón, que generó una huella de carbono de 870 kg CO2 eq /m2 

Guillermo Fernández Centeno es Ingeniero de Montes con amplia experiencia dentro de la administración estatal, como subdirector adjunto y después como subdirector general de Política Forestal y Lucha contra la Desertificación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Actualmente es Jefe de área de la Subdirección General de Política Forestal y Lucha contra la Desertificación, siendo el responsable de la política forestal nacional. 

Guillermo Fernández Centeno

La plantación y la gestión forestal debe tener en cuenta la multifuncionalidad del monte, con la obtención de productos o/y servicios como la biodiversidad, disminución del riesgo de incendios, mejora del estado de conservación del hábitat, disminución de la erosión, etc., y cómo no, también tener en cuenta su contribución a la fijación de Carbono. El monte no solo ofrece productos sino que también nos ofrece un bienestar por su persistencia y buena conservación. La forma de garantizar el buen estado de los montes es que además ofrezcan una posibilidad de desarrollo económico. 

El papel de la administración es asegurar la consecución de los proyectos e intentar regular las distintas actividades de forma que se vele por el interés general, que debe ser acorde con la conservación. Para dar seguridad y garantizar que la gestión forestal se realiza correctamente y por tanto asegurar su conservación, han de verificarse que se cumplen con todos los requisitos científico-técnicos que tiene en cuenta la ciencia forestal. 

Guillermo destacó la necesidad de hacer una encuesta en España sobre la percepción social de los bosques, para ver los posibles puentes de conexión entre el mundo urbano y el medio rural. También puso relevancia a que uno de los pilares del Plan Forestal Español es la comunicación.