viernes , 19 de abril de 2019

De los 30 millones de toneladas anuales de restos de madera que se generan en Europa, más del 90 por ciento se destinan a distintos usos.


 

El desarrollo de materiales innovadores a partir del reciclaje de restos de madera y el caucho vulcanizado procedentes de los neumáticos es el principal objetivo del proyecto Life WoodRuB que ha dado comienzo con la primera reunión internacional celebrada en el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA, coordinador de esta investigación que reúne a diez entidades y empresas* de siete países europeos, entre ellas las españolas Acciona, la Fundación de la Comunidad Valenciana-Región Europea (FCVRE), y el propio Centro Tecnológico AIDIMA.

 

El proyecto, financiado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea con 1,8 millones, tiene una duración de 3 años divididos en ocho acciones directas para la puesta en práctica de los objetivos de la investigación, que incluyen la elaboración de un compendio informativo sobre las actuales tecnologías y procesos industriales de recuperación de los restos de ambos productos, y el volumen de residuos, gestión y actual reutilización de los mismos.

 

El Secretario Autonómico de Relaciones con el Estado y la Unión Europea de la Generalitat Valenciana, Rafael Ripoll, aseguró durante la sesión inaugural del proyecto que “la reutilización de los restos de madera junto con neumáticos desechados para la posterior obtención de productos innovadores permitirá eliminar sustancias contaminantes y servirá para encontrar nuevas oportunidades de negocio a través del desarrollo de nuevos materiales procedentes de residuos con un alto índice de eco-eficiencia”.

 

Asimismo, Ripoll ha subrayado que “la Generalitat ha querido participar en esta iniciativa, junto con AIDIMA, porque siempre ha apostado por fomentar la innovación en el sector de la madera y el mueble”. En este sentido, ha destacado la necesidad de instaurar y promover alternativas a los actuales materiales de construcción que permitan solucionar el volumen de residuos que generan los productos, alargando su ciclo de vida y ayudando así a combatir el efecto invernadero”, conciliando el desarrollo de estos sectores con el respeto al medio ambiente.

 

La investigación permitirá elaborar productos para construcción residencial en forma de paneles y ladrillos para techos, pisos y paredes con una mayor estabilidad dimensional y durabilidad, un mejor comportamiento térmico y acústico y mayor protección contra terremotos y explosiones. Al tiempo, se desarrollarán innovadoras fórmulas para obra civil, como vigas para la seguridad lateral en las carreteras -los polémicos “quitamiedos”-, o grandes paneles de aislamiento acústico en las autovías y autopistas.

 

Almacenamiento de CO2

 

La unión entre los restos de madera y el caucho se realizará mediante procesos térmicos tras el previo acondicionamiento de los residuos teniendo como principal valor la eficiencia ecológica en comparación con los materiales de construcción convencionales.

 

La mayor cantidad de madera recuperada para reciclaje permite alargar el ciclo de vida de los residuos, y por tanto del carbono fijado en ellos, contribuyendo así a disminuir el efecto invernadero, a través de una materia prima, la madera, que tiene uno de los ciclos de vida más largos. De hecho, el proyecto establece un riguroso análisis del ciclo de vida del compuesto resultante de la simbiosis madera-caucho en cumplimiento de las normas ISO 14040 y 14044 para lograr un correcto equilibrio entre el impacto ambiental y el coste del producto resultante.

 

Los beneficios del proyecto también vienen de la mano de proporcionar a los gestores de los residuos nuevas alternativas para estos productos en su última fase de vida, y fomentar, del mismo modo, el encuentro de estas dos industrias para promover su relación y facilitar la fabricación de estos materiales innovadores de madera y caucho.

 

De otra parte, tanto las administraciones públicas como la iniciativa privada dispondrán de nuevas soluciones para ejecutar los proyectos en base a estos nuevos materiales que contribuyen de forma significativa a solucionar problemas de residuos y cumplir las directivas europeas en la materia, especialmente en las regiones donde participan los participantes.

 

(*) AUTH-LFU (ARISTOTELIO PANEPISTIMIO THESSALONIKIS) de Grecia; BRUNEL UNIVERSITY, de Gran Bretaña; COSMOB (CONSORZIO DEL MOBIL) de Italia; ACCIONA INFRAESTRUCTURAS, de España; SONAE INDUSTRIA SGPS, de Alemania; FCVRE (FUNDACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA-REGION EUROPEA) de España; KERIDIS CHRISTOFOROS, de Gran Bretaña; NATURA (MARCHE MULTISERVIZI) de Italia; ENJILY INTERNATIONAL LIMITED, de Gran Bretaña; y el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA, de España.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.