COMERCIAL OLLÉ presentó HASSLACHER en REBUILD

«Desde la madera a las maravillas».

El lema de HASSLACHER NORICA TIMBER es: “Desde la madera a las maravillas”. Un eslogan que para Carles Ollé, su representante en España, tiene un profundo significado en una compañía que nació en 1901. Precisamente, el pasado año celebraba su 120 aniversario. 

HASSLACHER es una empresa familiar. No hay inversores, a excepción de la familia. Emplea a 1.700 trabajadores distribuidos en los ocho centros de producción que tiene en Austria (el 50% del empleo), Alemania (20%), Eslovenia (13%) y Rusia (17%).

En Austria están ubicados los cuatro centros productivos principales. En Eslovenia producen el tablero de encofrar; en Rusia tienen un aserradero y se está trabajando para instalar una línea de viga laminada para el mercado asiático, con una producción limitada.

En cuanto a Alemania, disponen de dos centros de producción de viga laminada. En Magdeburgo está la antigua Nordlam; una fábrica de las más modernas de viga laminada en la actualidad, y en el otro centro está la ingeniería y la fabricación de grandes estructuras, que es Hess.

LOS PRODUCTOS

Una de las ventajas del grupo HASSLACHER es su gran variedad de productos, de todos los cuales es fabricante, controlado todo el proceso desde la extracción de la madera, el aserrado y la fabricación de los productos. 

Y aquí viene el eslogan: “De la madera a las maravillas”, empezando por madera aserrada, perfiles, madera maciza, madera laminada, laminados en duo o en trio, viga laminada, elementos para forjados, madera contralaminada, vigas de grandes luces, curvas, productos especiales como vigas cilíndricas, tarimas, pellets, paletas y tablero para encofrado. 

Otra de las grandes ventajas del grupo es que tiene los centros principales de abastecimiento y producción bastante bien comunicados. Eso favorece que puedan coordinar los servicios en tiempos bastante rápidos. 

La producción de madera aserrada es de 880.000 metros cúbicos anuales; no todo es para consumo propio. Los centros de producción de la madera aserrada están principalmente en Austria y Rusia. “Nosotros consumimos 1.200.000 metros cúbicos y eso quiere decir que también tenemos que salir al mercado a buscar madera aserrada”, aclara Carles Ollé.

Carles Ollé, gerente de COMERCIAL OLLÉ y representante en España de HASSLACHER NORICA TIMBER, durante su exposición en REBUILD 2022.

De perfiles están en el orden de 175.000 metros cúbicos fabricados al año; de madera laminada GLT® en torno a 120.000 metros cúbicos; de vigas laminadas unos 380.000 metros cúbicos; de tableros de encofrado 1.500.000 metros cuadrados; 1.400.000 unidades de pilares; 105.000 paletas…

GLT® es un producto que da ventajas como conseguir un largo con un secado correcto y una estabilidad absoluta, algo que con la madera maciza siempre es complicado. Con este producto HASSLACHER alcanza hasta 13,5 metros de largo. La firma austriaca tiene una capacidad de fabricar madera laminada encolada de 336.000 metros cúbicos, entre sus dos centros de producción. 

“Con las vigas para grandes luces se pueden hacer proyectos hasta donde llegue la imaginación y el presupuesto”, anima Carles Ollé. 

Ramonda Hotel en Serbia, construido con los productos HASSLACHER.

Otra de las ventajas del grupo centroeuropeo es la innovación, la búsqueda de nuevas soluciones en la construcción, arquitectura y madera. Actualmente están trabajando con un centro robotizado para el acabado de los productos, lo cual conlleva enormes ventajas, sobre todo a la hora acometer la puesta en obra, por la rapidez y la limpieza en la ejecución.

En su tablero CLT, a las tres calidades habituales HASSLACHER añade una cuarta, que es la “Excelent” que, como dice la palabra, da como resultado un acabado intachable.

“Cuando estamos trabajando con madera en bruto la tocamos y la pisamos, y una vez instalada esas pisadas y manchas hay que quitarlas. Pero cuando la madera llega acabada a la obra te ahorras mucho trabajo -explica el gerente de Comercial Ollé-. Todos sabemos que la puesta en obra es una de las partidas más caras que tiene la construcción con madera”.  

HASSLACHER promueve también las soluciones de uniones sin tornillos ni herrajes; la construcción con vigas laminadas en madera de abedul y de haya con una altísima resistencia y flexibilidad. Un producto que permite hacer grandes luces de una manera muy liviana y fácilmente transportable. 

INGENIERÍA

Fabricar todos estos productos está muy bien, pero hay que llevarlos al mercado. Así, en España HASSLACHER está dando también un servicio de ingeniería. Es fundamental, no solo el cálculo sino también el dibujo, donde se ven los costos de la y el aprovechamiento de la madera. 

“Cada fabricante de CLT o de viga laminada tiene sus sistemas de fabricación y optimización de material y es muy importante tener este soporte de ingeniería que damos en España para poder optimizar al máximo, en función de nuestro sistema productivo -explica Carles Ollé-. Estamos viendo todos los días que salen proyectos básicos, se piden precios, pero hasta que no sabemos exactamente cómo son las piezas, cómo van cortadas, las uniones, y todo tipo de detalle, es imposible dar precios a siete, ocho o nueve meses vista, que es como suelen pedir las constructoras y las promotoras”. 

Con su sistema, HASSLACHER puede hacer no solo el cálculo sino el despiece y una valoración que va a poder mantener.