EGURRA BIKES: Espectaculares bicicletas de paseo… de madera

De gran resistencia, homologadas y certificadas.

El porqué de hacer mi bicicleta con madera es para demostrar la resistencia del material, así como otras muchas de sus propiedades, probadas y contrastadas en laboratorio”, explica Josu Quijano, propietario de un pequeño taller familiar, donde construye sus preciosas bicicletas de madera.

De hecho, este artesano de Basauri no ha querido lanzar su producto al mercado hasta que fue certificado, en enero de 2017, tras varios meses de rigurosos ensayos.


Ensayos de fatiga de los cuadros de EGURRA BIKES, en los laboratorio de ORBEA.

Las bicicletas de EGURRA BIKES son piezas únicas, exclusivas. No es un producto fabricado en series.

La normativa internacional de seguridad en ciclos no dicta materiales, sino la resistencia del producto y lo que éste debe resistir y aguantar. EGURRA BIKES cumple la normativa y, aunque es una bicicleta bellísima, de exposición, es perfectamente apta para el uso normal.

“Tenemos en pie en el casco viejo de Bilbao edificaciones con estructura de madera con más de 150 años de servicio, el avión-mosquito, que volaba a 500 km/h a una gran altitud, era de madera, con sus alas haciendo unos esfuerzos brutales… Confío absolutamente en este magnífico material, que nos ha acompañado durante toda la vida”. Como carpintero, ebanista y barnizador, a la vieja usanza, Josu Quijano fabrica y acaba completamente la bicicleta. “Observando qué es lo que ofrecían al mercado otros fabricantes de bicicletas de madera; donde existen sobre todo bicis de corredor y de montaña, decidí hacer este modelo retro, de paseo, elegante, para pasear erguido y con manillar holandés”.

Josu Quijano, con su extraordinaria bicicleta de madera.

Tablas de surf o bicicletas fueron originariamente de madera. Después, la evolución de los materiales ha derivado en el desarrollo extraordinario de estos productos, que actualmente se fabrican con fibra de carbono. “El carbono se lamina, igual que la madera, y es ésta la que ha inspirado la estructura actual de los cuadros de las bicis”.

En efecto, distingue al cuadro de la bicicleta de Josu Quijano su alta resistencia. Realizado con láminas de madera unidas con resina epoxi, y resinas estructurales en los puntos más exigentes. En madera de fresno, como en los mangos de las herramientas, que le confiere mucha resistencia, sobre todo en esfuerzos de fatiga. Y con un acabado acrílico, que es el acabado más flexible. “Los movimientos que tiene la bicicleta agrietarían los barnices, si éstos son rígidos”.

Igual que un árbol, la bicicleta de madera se comporta perfectamente a la intemperie, recibiendo el agua de la lluvia, el viento, el frío o el calor del ambiente.

Con todo, se ha logrado el objetivo de cumplir la normativa vigente de este producto. El resultado es fruto de todo el conocimiento atesorado por este apasionado de la madera.

Josu Quijano muestra y vende sus bicicletas de madera a través de la página web www.egurrabikes.com, redes sociales, google y plataformas de venta on line. Hoy por hoy, el perfil del cliente es el extranjero, entre 35 y 60 años, amantes de lo ecológico, lo natural, de lo distinto y lo único. El precio de las bicis varía mucho, en función de los componentes que el cliente desee montar.

Muy orgulloso de su producto, ahora el reto de Josu Quijano es el cumplimiento total de la normativa. Y hacer, además de la bicicleta de paseo, la de corredor, la de montaña y la eléctrica. Y conseguir homologar y certificar todo. Estaremos muy atentos a sus próximos hitos.