martes , 16 de octubre de 2018

Enrique Isidro: “Hay una parte importante de madera que importamos, eso es debido a la falta de gestión en las explotaciones forestales en nuestro país”.


El 98% de la madera que en 2017 utilizó como materia prima la industria española de la celulosa y el papel era de procedencia local, según reflejan los datos del Informe Estadístico Anual del Sector Papelero de ASPAPEL. Un dato muy importante y que no se registraba desde hace muchos años.

Para la producción de 1,7 millones de toneladas de celulosa, en 2017 se utilizaron 5.539.100 metros cúbicos de madera. El consumo total de madera para papel se incrementó el 5,7%, con un crecimiento similar en la madera de eucalipto (5,9%) y la madera de pino (5,2%).

El consumo de madera nacional creció el 5,8% y el uso de madera importada se incrementó el 4,9%, si bien supuso apenas un 2% del consumo total de madera del sector.

“España es un gran país en términos forestales, su crecimiento es muy superior al consumo de la industria”, afirma Enrique Isidro Rincón, presidente de ASPAPEL. “Hay una parte importante de madera que importamos, eso es debido a la falta de gestión en las explotaciones forestales en nuestro país”, añade.

Isidro Rincón explica que de 2014 a 2017 en la industria papelera española crece el consumo de madera de procedencia local. “Ese aumento está generando nuevos recursos y puestos de trabajo gracias a la gestión de nuestros bosques”, apunta.

Las plantaciones locales de pinos y eucaliptos de las que procede la madera del sector son motor de desarrollo rural y factor de dinamización del crecimiento sostenible del sector forestal. Se trata además en un alto y creciente porcentaje de madera con certificación de gestión forestal sostenible: la madera certificada consumida por el sector asciende al 63% (siete puntos más que en 2016), y en el caso del eucalipto supone el 75%. “El porcentaje de madera con certificación no es demasiado aún, pero es que hemos subido siete puntos respecto al año pasado, por lo que es positivo”, concluye Isidro Rincón.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.