FSC se postula como opción ideal para el desarrollo forestal de Asturias

Defiende en una jornada sus garantías ambientales, sociales y económicas en la gestión de los bosques.

FSC se ha erigido como el sello de certificación forestal más demandado en Asturias, porque garantiza la correcta gestión del monte productivo, asegurando el desarrollo económico del Principado.

 

Esta es la principal conclusión de la jornada que FSC España ha celebrado recientemente en la Escuela de Agricultura de Villaviciosa, que ha reunido a algunos de los representantes de la propiedad y empresas forestales más destacadas de la región.

 

Daniel Villapol, vicepresidente de FSC España y consejero delegado del Grupo Villapol, inauguró la jornada recordando que para las organizaciones que él representa es «estratégica la certificación forestal de montes productivos de pequeños y medianos propietarios de la cornisa cantábrica». Y ha hecho un llamamiento a las Administraciones públicas para que «impulsen líneas de ayuda que faciliten la certificación FSC, tal y como sucede en otros países del mundo».

 

Luis Enrique García, presidente de Asmadera, hizo una reflexión sobre el escenario económico actual, insistiendo sobre la necesidad de que «todos los agentes que integramos el sector forestal, incluida la Administración, apostemos por la certificación». Y animó a los propietarios y empresas presentes «a alcanzar las cotas de otras potencias forestales, pues hay mercados internacionales, como el de la pasta de papel, claramente decantados por la certificación FSC».

 

La jornada se enmarca en el proyecto «Acercando la Certificación Forestal a los Pequeños Propietarios», que FSC España ha impulsado en colaboración con la Fundación Biodiversidad y la entidad de certificación, NEPCon. Cuyo coordinador de Servicios Forestales y Clima, Mateo Cariño, ha explicado las ventajas de la certificación, haciendo hincapié en la diferencia que hace que FSC tenga el respaldo mayoritario de las organizaciones ambientales y sociales más prestigiosas del mundo, «su transparencia plasmada, entre otros aspectos, en el acceso a los informes de evaluación de gestión forestal que son objeto, además, de revisiones externas independientes».

 

Julio Ochoa, técnico de Sistemas de Gestión Forestal Responsable y Sostenibilidad del Grupo ENCE, presentó el Sistema Integrado de Gestión Forestal que aplica su empresa y ha recalcado que sus principales clientes internacionales «demandan mayoritariamente productos certificados FSC».

 

Francisco Álvarez, administrador de Cerna Ingeniería y Asesoría Mediambiental, SLP, animó a los pequeños propietarios a apostar por la certificación en grupo, dado que con ella se «reducen los requisitos documentales y los costes de gestión».

 

Por último, Leticia Calvo, coordinadora de Certificación de Gestión Forestal y Cadena de Custodia de NEPCon, presentó la modalidad de certificación SmartLogging que contempla FSC, como otra posibilidad para los pequeños y medianos propietarios de reforzar los valores ambientales, sociales y económicos de sus bosques «involucrando a las empresas, especialmente las dedicadas al aprovechamiento maderero, en la gestión forestal».

 

La certificación FSC es el proceso de evaluación al que se somete de forma voluntaria un bosque o empresa de transformación, fabricación, distribución y comercialización de los productos forestales, realizado por una tercera parte independiente (entidad certificadora). Este proceso culmina con la obtención del sello o certificado FSC, que es el que asegura a los consumidores gallegos el origen de los productos que adquieren y por tanto, un aval en la conservación de los montes.