lunes , 19 de agosto de 2019

La organización ecologista critica la permisividad del MAGRAMA en el comercio de madera ilegal.


Greenpeace África ha hecho público en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo (RDC), un informe en el que se expone el caos en el que opera el sector forestal en este país: ilegalidades en la actividad forestal, comunidades locales privadas de sus derechos, tala de especies amenazadas sin autorización, destrucción de hábitats amenazados de simios como el Bonobo, etc. El informe también señala que la madera es exportada a los mercados internacionales, entre ellos España, a pesar de los acuerdos, compromisos y reglamentos existentes para combatir la tala ilegal.

La empresa forestal analizada en el informe, a modo de caso de estudio, es Cotrefor (1), una de las principales compañías madereras industriales en la RDC, que opera en el caos en el que vive el sector maderero en el país, caracterizado por una débil gobernanza y la corrupción, que socavan los intentos de conservación de los bosques.

Tras dos años de investigaciones en las concesiones forestales de la empresa maderera Cotrefor, de propiedad libanesa, así como en los puertos de llegada de la madera de esta empresa a lo largo de todo el planeta, los resultados demuestran cómo esta empresa es capaz de operar con total impunidad.

A pesar del caos en sus operaciones, la madera Cotrefor es exportada y se comercializa en todo el mundo, incluyendo la Unión Europea, Estados Unidos y China. Las autoridades competentes de la UE se están mostrando incapaces de controlar al sector importador y aplicar correctamente la legislación internacional y de la UE, como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) y el Reglamento de Madera (conocido por sus siglas EUTR), que están diseñados para evitar que la madera de origen ilegal pueda entrar en el mercado europeo.

«Una vez más, vemos cómo la complicidad de algunos agentes importadores de madera implica a todo el sector con la tala ilegal y destructiva de las selvas tropicales de África, amenazando a especies en peligro de extinción como el bonobo y la afrormosia -ha señalado Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques-. Y estos mismos agentes son los que afirman que han tenido en cuenta los riesgos y presumen de suministrar a sus clientes madera procedente de una gestión responsable».

La RD del Congo alberga una de las mayores extensiones de selva tropical del planeta, amenazado por el caos y la corrupción en el sector maderero

El informe señala que las empresas españolas involucradas en la comercialización de la madera de Cotrefor son Tropical Wood S.A. y Troncos y Aserrados Tropicales S.L.; esta última agente oficial de madera de la Asociación Española de Importadores de Madera (AEIM). Según esa asociación, tanto sus miembros como sus agentes comerciales deben disponer de un sistema de Diligencia Debida que minimice los riesgos de estar comprando madera procedente de actividades ilícitas. Según la evaluación de riesgos que AEIM hace de los países proveedores de madera (2), la República Democrática del Congo está en “rojo”, máximo riesgo, y afirma que «la situación del país es muy conflictiva, incluso con actividad bélica» y solicita «extremar la precaución en la madera en bruto (troncos)».

«Está claro que algunos agentes e importadores de madera siguen sin evaluar correctamente los riesgos de comprar a algunas empresas o países“, ha señalado Soto. ”Y dado el absoluto desinterés del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente van a poder seguir haciéndolo durante más tiempo», concluyó.

La República Democrática del Congo alberga una de las mayores extensiones de selva tropical del planeta, solo superada por la Cuenca del Amazonas, y es el hogar de fauna amenazada como el elefante del bosque y el bonobo, uno de los parientes biológicos más próximos al ser humano.

Notas:

1.- La empresa Cotrefor está registrada en la República Democrática del Congo desde 2011, pero antes operaba bajo el nombre de Trans M. BOIS. La investigación y los testimonios recogidos por Greenpeace África revelan que: la apertura de caminos en la selva en zonas ecológicamente sensibles ha permitido la caza furtiva de Bonobos, simio en peligro de extinción; Cotrefor ha obtenido ilegalmente títulos de explotación forestal en 2005 y que la empresa tala sin autorización especies incluidas en el Convenio CITES, como la afrormosia; tala fuera de su concesión legalmente permitida; y viola los derechos laborales de sus propios trabajadores.

2.- http://www.maderalegal.info/fichas

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.