Juan Picos (UVIGO): “No va a haber suficiente madera”

Vamos a trabajar con un material que va a ser cada vez más demandado.

No va a haber suficiente madera porque, vista cuál va a ser la demanda y cómo va a ser la importancia de este material, se va a instalar la capacidad que es capaz de ir consumiendo toda la madera posible. Al final las curvas de oferta y demanda se acabarán estructurando, habrá empresas que cierren por no tener madera, otras que detecten una oportunidad y sean capaces de aprovechar madera que otros no utilizan.., pero en general la madera va a ser escasa, porque va a ser valiosa.

Ningún escenario prevé que en el futuro se vaya a consumir menos madera. Vamos a trabajar con un material que va a ser cada vez más demandado. Actualmente la madera aserrada registra los precios más altos desde que existen datos al respecto. Parecía que este año bajarían, pero han vuelto a subir. 

Si la madera sobrara, no estaríamos en esta situación.

Juan Picos, durante su intervención en REBUILD 2022.

No basta con que haya madera en el monte. Tiene que haber quien la corte, quien la transforme y quien la transporte. Sin embargo, existen saltos importantes entre lo que la madera crece, lo que es posible aprovechar y lo que se aprovecha. Indudablemente, de unas especies sobra madera, y de otras falta.

Es deseable el uso de la madera local certificada. Sólo disponemos de la madera que gestionan los selvicultores activos, esto es, donde tenemos un vendedor. Existen muchas parcelas abandonadas, y no es posible adquirir madera adonde nadie me la vende. Y entre las maderas disponibles, sólo interesan las que tienen valor comercial; no todas serán legalmente aprovechables (espacios protegidos, aguas, patrimonio … decenas de legislaciones que afectan al recurso). Y aun pudiendo ser legalmente aprovechables, puede haber algunas que no estén en condiciones económicamente viables para ser aprovechadas (pendientes, espacios en carreteras, sin posibilidad de mecanización…).

Habrá muchas empresas que compitan por la madera disponible. Cuanto más favorezcamos su uso en cascada (madera, tablero, biomasa…), más inteligentemente utilizaremos los recursos, muchos o pocos, que tengamos.

Si la madera nos falta localmente, la podremos importar. Sabiendo que estamos en un mundo, precisamente ahora, que ya no es el que teníamos antes: un mundo globalizado donde todo se podía comprar, vender y transportar a todos los sitios. Estamos en un mundo con nuevos aranceles, con barreras al mercado entre países y regiones. Tampoco parece fácil traer la madera de fuera.

Con todo, la madera llegará al mercado, que demanda productos de madera, y entonces habrá que competir con otros productos que no son de madera, y que aspiran a sustituirla. Entretanto, queremos que la madera se recicle y se reutilice muchas veces, por motivos de rendimiento y también de sostenibilidad. Y gracias al cambio climático, cada vez vamos a asistir a más perturbaciones que podrían impedirnos incluso conservar nuestras masas forestales. En ocasiones estos episodios favorecen a que salga mucha madera al mercado, en otras el recurso queda malogrado.

¿Hasta dónde somos capaces de trabajar, con las siguientes derivadas en el mundo actual?

  • El 73% de las personas que cortan madera en Galicia son pensionistas de más de 70 años
  • El 36% del eucalipto, 30% de pino y 52% de frondosas disponibles en Galicia están fuera de alcance, por restricciones legales
  • Ha dejado de venir madera por la crisis en Bielorrusia, Ucrania y Rusia. Cuando deja de venir madera, se busca por otro lado. Tal vez a falta de gas, se vuelva a quemar madera

Juan Picos es profesor del Area de Ingeniería Agroforestal, del Departamento de Ingeniería de los Recursos Naturales y Medio Ambiente, en la Escola de Enxeñaría Forestal en el Campus de Pontevedra de la Universidad de Vigo.