sábado , 23 de noviembre de 2019

La planta de CERDIA en Holanda prevé duplicar en breve su capacidad de producción.


La demanda de la madera acetilada ACCOYA crece año a año, tanto para ventanas como para tarimas, fachadas o pérgolas, entre otras aplicaciones. Hay quien la considera la madera del futuro, pero lo cierto es que cada vez es más conocida en el presente y utilizada por los arquitectos, tal y como señala a MADERA SOSTENIBLE Mathieu Blanc, responsable de ventas de ACCOYA en Francia, Grecia, Italia y España. Desde la empresa propietaria de la patente, CERDIA Services GmbH.

«Va a ser una gran apuesta de futuro. Va a hacer historia», insiste satisfecho y convencido de su afirmación Blanc. Según explica, se trata de una materia prima que procede de bosques sostenibles, que crece muy rápidamente y con la certificación medioambiental que lo avala. Y lo cierto es que, “cada vez se utiliza en más diversos proyectos de construcción”. Hace unos años que se introdujo en el mercado español y se ha promocionado en numerosos eventos y exposiciones, aunque Blanc admite que en otros países como EEUU o Inglaterra ya está plenamente asentada. “ACCOYA es protagonista en proyectos singulares en el territorio español, y la veremos cada vez más, porque sus prestaciones son excelentes e inequívocas”.

Mathieu Blanc remarca que la calidad y el precio de ACCOYA son similares a los de una madera tropical de alta calidad. Reconoce que no es un material que se vaya a ver en todas partes, porque “la mayoría de la gente se decanta por un precio bajo y un material con una durabilidad para unos cinco años, más o menos”. Sin embargo, cree que tiene su mercado y que crecerá.

Y es que, cada vez son más los arquitectos y prescriptores que apuestan por proyectos de máxima calidad, como lo hacen también algunos fabricantes de ventanas o de tarimas, que «lo incorporan cada vez más en su oferta».

«Creo que poco a poco ACCOYA se generalizará en el mercado español, pero sus magníficas prestaciones corresponden con un nicho de mercado propio, que es el que tenemos que asentar y consolidar», aclara.

Grupo GAMIZ, su representante de ventas en España, está haciendo hincapié en las ventajas que ofrece ACCOYA en el exterior de la perfilería para ventanas, frente a otros materiales. Aseguran que, si bien hay arquitectos y prescriptores que aún son reacios al uso de madera para exteriores por los costes de mantenimiento, «con ACCOYA, sí se puede», y es que en el exterior es donde mejor demuestra este material su estabilidad y durabilidad, «hasta 50 años de garantía», subraya Mathieu Blanc.

ACCOYA se usa en fachadas, ventanas, mobiliario urbano, contraventanas, tarimas, vallados y otros muchos usos. Precisamente, Blanc explica cómo han desarrollado la idea de combinar este material premium solo hacia el exterior y otras maderas en el interior; “es una nueva salida más para la industria y para una construcción mejor”, indica; aunque él es más partidario de su uso al cien por cien, es decir, en interior y exterior, porque de esta forma se consigue una «estabilidad total». Y asegura que en este caso no es tan diferente el precio, aunque “se trata de una decisión individual que debe meditar cada cual”.

Además, de la mano de GAMIZ, Blanc también deja constancia de los progresos de ACCOYA en España. Su distribuidor para el mercado español participa desde hace varios años en ferias y jornadas técnicas, hacen más comunicación, y van detectando una mayor demanda por parte de los arquitectos, que quieren conocer y probar esta materia prima, asevera.

Desde GAMIZ se ofrece a la industria y a la obra otras muchas ventajas y servicios, como es el de facilitar el producto ya mecanizado y acabado.

La única planta europea de producción de ACCOYA está ubicada en Holanda, donde cuentan con dos módulos para su elaboración. Pero quieren doblar la capacidad y por ello, están preparando un tercer módulo de producción y aún cuentan con espacio para levantar otros más, según el portavoz de CERDIA.

La intención es que para este año la producción se pueda incrementar en un 50% y el objetivo final, poder responder a la demanda de un material que crece, y lo hace también porque permite el acabado y admite los recubrimientos de una forma simple y sencilla.

«Es una madera cien por cien natural, con cero toxicidad», afirma Blanc convencido de que, al igual que otras maderas, también se puede perfilar, pintar o encolar si es necesario, de manera sencilla “sin ningún problema», apostilla.

Aunque Inglaterra y EEUU son mercados en alza donde la demanda ha crecido mucho; también crece en Francia, Alemania y Suiza, y en España reconoce que todavía no hay tanta cultura de la madera porque «se va con algo más de lentitud, y todavía es necesario explicar y educar más al mercado”, subraya Blanc.

En todo caso, CERDIA y GAMIZ tienen muy claro que, si bien ahora muchos arquitectos no apuestan por la madera por la necesidad de mantenimiento, con ACCOYA “superarían su reticencia”, con un material «cien por cien reciclable, que no deja residuos y que se puede reutilizar o incluso quemar, para generar energía», concluye.

Autor:


One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.