Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Principales aplicaciones de la fibra de madera como aislamiento en el hogar

La solución ideal para evitar las pérdidas de energía en áticos, buhardillas o tejados.

La fibra de madera es un aislante que, como su nombre indica, está compuesto por fibras de madera natural procesadas, a las que se les añade unas sales de boro para otorgarle propiedades ignífugas, insecticidas y antifúngicas. El aislamiento con fibra de madera proporciona confort térmico y acústico, siendo ideal como aislante estival debido a su gran capacidad térmica.

De origen natural ecológico, la fibra de madera se obtiene del proceso de triturado de madera natural sin tratar. Además, posee un excelente comportamiento acústico para el ruido aéreo y se suele instalar bajo cubiertas o construcciones de madera en conjunto con barreras de vapor. Los aislamientos con fibra de madera se han convertido en tendencia en el hogar en los últimos años.

 

APLICACIONES CON FIBRA DE MADERA

La fibra de madera es un material aislante desarrollado para la aplicación de insuflado en cámaras de aire (fachadas o falsos techos). Pero, al mismo tiempo, también se puede aplicar soplado en grandes espesores en espacios bajo cubierta o buhardillas. Analizamos a continuación estos dos tipos.

 

AISLAMIENTO INSUFLADO

Con el aislamiento insuflado se inyecta aislamiento a granel en las cámaras de aire cerradas de fachadas o falsos techos. El material aislante se distribuye de forma compacta y sin fisuras, aislando e impidiendo la circulación de aire hacia el interior de la vivienda.

El aislamiento con fibra de madera proporciona confort térmico y acústico

Esta técnica se desarrolla especialmente en fachadas con cámara de aire o tabiques tambor, también conocidas como fachadas de doble hoja. No obstante, también se puede llevar a cabo en cualquier lugar en el que exista una cámara de aire: porches, tabiques medianeros, suelos de tarima, cajones de persiana, etc.

El aislamiento insuflado es un sistema muy efectivo y de rápida aplicación. No se necesita de ningún tipo de obra y es limpio, económico y dura toda la vida, hasta el punto de no requerir de mantenimiento.

 

AISLAMIENTO SOPLADO

El aislamiento soplado de fibra de madera es la solución ideal para evitar las pérdidas de energía en áticos, buhardillas o tejados. Una técnica de rápida aplicación con la que se consigue aislar las zonas concretas de los edificios que, por lo general, tienen una mayor pérdida energética.

Esto último sucede por el hecho de que el aire caliente calefactado, al tener menos peso que el aire frío, asciende hasta la parte más alta de la vivienda. Para evitar que este aire se pierda, se recurre al aislamiento soplado.

La fibra de madera es, en definitiva, uno de los mejores aislantes estivales del mercado gracias a su gran capacidad de almacenamiento de calor. Un material que favorece además la regulación de la humedad y el clima en el interior de la vivienda y que posee notables propiedades acústicas.