sábado , 20 de julio de 2019

Este peculiar Nacimiento, una alfombra de 96 metros cuadrados, podrá visitarse hasta el próximo 6 de enero.


El antiguo Cine Paseo de Tamarite de Litera (Huesca) alberga, desde el pasado 6 de diciembre y hasta el próximo 6 de enero, una gran alfombra de viruta tintada de 96 metros cuadrados de superficie con una representación de un Belén, diseñado por miembros de las Alfombras del Corpus de la localidad.

Esta alfombra, que se encuentra dentro de la Ruta del Belén en Aragón, está realizada con 300 kilos de viruta, 12 kilos de serrín y 180 kilos de sal, además de otros productos naturales. Tal cantidad de viruta se compra en una carpintería local. En su diseño y elaboración participan entre ocho y diez miembros de las Alfombras del Corpus. Un trabajo para el que han empleado unas 400 horas durante más de un mes.

“El trabajo es similar al que hacemos en las alfombras del Corpus. Utilizamos de materiales viruta, serrín, sal y algunos otros productos naturales. Lo primero que hacemos en dibujar el boceto y luego lo plasmamos en el suelo a modo de alfombra, tiñendo la viruta y el serrín para buscar los colores que queremos”, explica Carmina Balagué, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tamarite y una de las que ayudan a confeccionar la alfombra.

 

 

Este Belén tan particular se lleva realizando desde el año 2012, cuando los miembros de la Asociación de las Alfombras mostrar ante todos sus vecinos y visitantes el trabajo que realizan en el Corpus. “Queríamos potenciar las alfombras del Corpus, que es una fiesta Declarada de Interés Turístico por el Gobierno de Aragón. Entendemos que con esta propuesta, quienes nos visiten pueden ver durante más tiempo nuestro trabajo y disfrutar de una propuesta única. Las alfombras son una obra de arte que desaparece a las pocas horas. El Belén, en cambio, permite tener una visita más tranquila”, apunta Balagué.

 

MÁS COMPLICADO QUE LAS ALFOMBRAS

Los grupos de alfombristas del Corpus decidieron llevar a cabo un Belén radicalmente distinto a lo que se muestra en las demás localidades, y tras su éxito inicial, ya se ha convertido en un gran reclamo turístico. Tal y como reconoce la teniente de alcalde del Consistorio de Tamarite de Litera, “el trabajo que realizamos aquí es más delicado que en el Corpus, ya que hay que hacer las caras, algo que no hacemos en las alfombras”.

Este peculiar Belén de Tamarite fue el primero que se hizo de estas características en España. Ahora, asociaciones de alfombristas de otras localidades como Castropol (Asturias) y Carrión de los Condes (Palencia) también lo llevan a cabo o, al menos, se interesaron por su realización.

Las visitas a este Nacimiento son gratuitas, incluso se ha dispuesto en el local de una iluminación adecuada y un mirador desde donde contemplarlo con excelentes vistas. “Todos los años, la gente que viene a verlo sale encantada”, reconoce Balagué. El horario de visitas es hasta el 6 de enero los sábados, domingos, festivos y vísperas de festivos de 17,00 a 20,30 horas. Para otros horarios es necesario contactar con las organizadoras.

El Belén está dentro de la Ruta del Belén en Aragón. Este recorrido pasa por 15 localidades de siete comarcas de la provincia de Huesca. En concreto, participan Alcolea de Cinca, Barbastro, Boltaña, Binaced, Esplús, Estadilla, Fraga, Graus, Lagunarrota, Monzón, Peralta de la Sal, Pomar de Cinca, Sena, Tamarite y Torreciudad. Cada belén es único, pero se lleva la palma la alfombra de viruta de Tamarite de Litera. Más información y los horarios de cada belén en www.rutadelbelen.es.

 

ALFOMBRAS DEL CORPUS

Las alfombras de serrín tiene su origen en Tamarite de la Litera con motivo de la festividad del Corpus Christi, ya que se adornan las calles y plazas con alfombras confeccionadas con serrín teñido de colores y flores.

Durante varios meses antes de la festividad se empieza a almacenar la viruta o serrín de madera y a teñirla con tintes industriales de colores vivos y diversos, se producen unos 5.000 kilos en total para cada año. La víspera, hacia las 20,00 horas, unas 200 personas organizadas en tres grupos de trabajo identificados por las calles se afanan en la preparación de las alfombras, dibujando en primer lugar las plantillas en cartón.

 

 

Estas plantillas sirven para trazar en los suelos de las calles y plazas los dibujos que desean realizar, rellenándolos de serrín de colores. Tras toda la noche de trabajo y parte de la mañana los tapices están listos. Existe también un equipo de trabajo infantil y una alfombra realizada íntegramente por niños, con el fin de introducirles en esta tradición y transmitirles esta inquietud. Al comienzo de la mañana del Corpus aparecen cubiertas cuatro calles y tres plazas, en total medio kilómetro lineal de alfombra, lo que supone una superficie de 4.000 o 5.000 metros cuadrados.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.