domingo , 16 de diciembre de 2018

Por Randy Panko y Dariusz Kujawa, expertos en sierras de WOOD-MIZER.


En invierno, las temperaturas bajan y los troncos se congelan. Por eso, os presentamos algunos trucos y consejos útiles para ayudaros a hacer frente a los desafíos que supone el aserrado de troncos en esta época del año.

CONSEJO 1
El aserrado de troncos y trozas congelados o semi congelados se asemeja a aserrar maderas duras. Por ello, la mejor opción para aserrar maderas congeladas son las sierras con “perfil de invierno” de 9/29 y las de “perfil para maderas duras” de 7/34. El perfil de sierra 9/29 de Wood-Mizer es adecuado para las condiciones de invierno cuando se trabaja con aserraderos con una menor potencia que admitan sierras de 32 mm. de ancho. Para aserrar ciertas especies de madera y conseguir un corte recto durante el invierno, recomendamos reducir el parámetro de triscado de los dientes de la sierra.

CONSEJO 2
Cuando comienza a apretar el frío, es probable que tengáis que prestar más atención a la hora de aserrar tablas de las capas exteriores de los troncos, ya que estos se congelan desde el exterior hacia el núcleo central. Cuando los troncos se almacenan durante las frías noches de invierno a temperaturas bajo cero, terminan congelándose por completo. Igualmente, con la llegada de la primavera, los troncos comenzarán a descongelarse también desde fuera hacia dentro.

CONSEJO 3
Al aserrar troncos congelados, mantened una velocidad de avance constante siempre que sea posible. Esto ayudará a eliminar las astillas y el serrín producidos durante el corte, evitando así que se vuelvan a congelar sobre la superficie de la madera.

CONSEJO 4
Comprobad los guíasierras con frecuencia y, en caso de que estén sueltos, apretadlos o cambiadlos por otros. Además, evitad que la sierra frote demasiado contra el reborde del guíasierra.  Es muy importante que los guíasierras estén rectos y no inclinados hacia arriba o hacia abajo. Utilizad el calibrador para comprobar el nivelado de los guíasierras.

CONSEJO 5
Intercambiad de forma periódica las correas del guiasierra del lado de transmisión y del lado conducido y sustituidlas cuando estén desgastadas. Esto evitará que la sierra monte sobre el reborde.

CONSEJO 6
El brazo del guiasierra deslizante debe estar apretado y tener siempre la misma holgura con el reborde, ya esté retraído como desplegado. Esto mantiene la sierra estable durante el corte.

CONSEJO 7
Cuando se corta madera congelada es fundamental que la sierra tenga la suficiente tensión. Intentad emplear una tensión mayor siempre que sea posible y utilizad un medidor de tensión para conocer la tensión real de las sierras.

CONSEJO 8
No tenséis demasiado (ni demasiado poco) las correas de transmisión del motor. Mantenedlas ceñidas y sin holgura.

Estos consejos os ayudarán a aserrar madera congelada de forma eficaz. Esperamos que el invierno no os impida seguir disfrutando de vuestro aserradero. Las sierras Wood-Mizer están mejor preparadas que nunca para los fríos días de invierno… ¡y ahora vosotros también lo estáis!

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.