“Brillante 2021” para los fabricantes italianos de maquinaria para la madera 

Las empresas exportaron por valor de 1.740 millones de euros.

El año 2021 fue realmente positivo para los fabricantes italianos de maquinaria para la madera, tal como informa la Oficina de Estudios de ACIMALL, la asociación de fabricantes italianos de tecnología para la madera y el mueble. La producción ascendió a 2.530 millones de euros, con un aumento del 36,9 por ciento en comparación con 2020, un año que a todos nos gustaría olvidar por muchas razones, no sólo económicas, y un 11,6 por ciento frente a 2019.

Excelentes resultados también para la exportación, alcanzando los 1.740 millones de euros (más 30,8 por ciento respecto a 2020; más 10,1 por ciento respecto a 2019), con un mercado interior que muestra signos de viveza (790 millones de euros, un 52,5 por ciento más que en 2020 y un 15,1 por ciento más que en 2019).

La importación también aumentó, alcanzando los 244 millones de euros, un 59,4 por ciento más que en 2020 y un 21,4 por ciento más que en 2019.

Según la tradición, impulsada por la fuerte propensión a exportar de las empresas italianas, la balanza comercial también fue positiva, con un valor de 1.496 millones de euros (más 27,1 por ciento respecto a 2020, más 8,5 por ciento respecto a 2019). 

El consumo aparente también aumentó: 1.034 millones de euros, un 54,1 por ciento más que en 2020 y un 16,5 por ciento más que en 2019.

«Las cifras de 2021 hablan por sí solas, mostrando que la industria ha salido de dos años difíciles, volviendo a los niveles pre-Covid», afirma Darío Corbetta, director de Acimall. 

Los incentivos estatales han jugado sin duda un papel clave, pero no han «alterado» la tendencia del mercado: el crecimiento que estamos viendo ahora no está impulsado únicamente por los incentivos (que básicamente han provocado una concentración de las decisiones de inversión en un estrecho margen de tiempo), sino también por un importante repunte del mercado que ha devuelto a las empresas a sus patrones normales de desarrollo.

«Así pues, queremos tranquilizar a quienes temen que la tendencia actual esté «dopada» por los incentivos y que, una vez cerrada esta ventana de oportunidad, tengamos que afrontar un periodo de estancamiento de la demanda – apostilla Corbetta-. Tal creencia se ve respaldada por las cifras económicas de los primeros meses de 2022, que indican claramente una expansión estructural de nuestra industria, que va a durar».

EXPORTACIÓN ITALIANA

Las cifras consolidadas de 2021 permiten sacar más conclusiones sobre la exportación italiana, que aumentó en comparación con 2020 y 2019. Observando la situación actual, podemos afirmar que la crisis entre Rusia y Ucrania solo ha causado una reducción limitada de la exportación italiana hasta ahora. Rusia, Ucrania y Bielorrusia representan en conjunto una pequeña parte de la exportación italiana, aproximadamente el 5%, y los flujos de exportación a esos países parecen continuar, aunque con una reducción significativa. 

Muchas máquinas para trabajar la madera no figuran en la categoría de equipos de «doble uso» que pueden utilizarse para producir material bélico, por lo que no están sujetas al actual embargo, mientras que todas las piezas de recambio están sujetas a restricciones. En la actualidad, las operaciones bancarias, a pesar de algunas dificultades, no se han interrumpido, y algunos institutos rusos siguen trabajando.

Si observamos las cifras de 2021, podemos elaborar una clasificación de países en función de su interés por la tecnología de la madera y el mueble made in Italy. La lista no es sorprendente, ya que reafirma la estabilidad de las regiones donde la producción italiana es más apreciada.

El primer puesto lo ocupa Estados Unidos (164,2 millones de euros, con un aumento del 13,9% respecto a 2020), seguido de Francia (118,2 millones, con un aumento del 10,3%) y Polonia (110,6 millones de euros, con un aumento del 34%). Alemania ocupa el cuarto lugar en la lista de «países clientes», con un gasto de 106,3 millones de euros en maquinaria italiana, un 11 por ciento más que en 2020. A continuación vienen el Reino Unido (81,3 millones, más el 56 por ciento), España (76,2 millones, más el 62,3 por ciento), Rusia (67,3 millones, más el 102,4 por ciento) y China, que hace pedidos a Italia por 60,1 millones de euros, el único país de la lista de los diez primeros con una tendencia negativa del 19 por ciento.

La lista la cierran Bélgica (en el número nueve, con 56,6 millones de euros, más un 18,4 por ciento) y Austria (54,5 millones, más un 36,6 por ciento).

En conclusión, podemos decir que todas las cifras sugieren que la tendencia positiva va a perdurar a lo largo de este año, aunque las interrupciones en la cadena de suministro y los imprevisibles acontecimientos relacionados con el conflicto entre Rusia y Ucrania y el desarrollo de la pandemia mundial de Covid-19 podrían volver a barajar las cartas.

«Ahora esperamos con interés la Xylexpo del próximo mes de octubre -concluyó Dario Corbetta-, que será una gran oportunidad para comprobar la salud de nuestra industria y la tendencia de los flujos comerciales internacionales».