CMS, garantía de futuro

La marca italiana ha deslumbrado en LIGNA.

En la recién concluida feria Ligna de Hannover hemos podido observar cómo va creciendo el interés de los clientes en las soluciones del grupo CMS, que van más allá de resoluciones altamente especializadas en nichos o aplicaciones determinadas.

En esta edición, la firma ha querido presentar una de sus vedettes (modelo Monofast) realizando trabajos en piezas extraordinariamente pequeñas, trabajadas a 5 ejes, con alta calidad de acabado.

La idea de la máquina es crear una isla de trabajo de alta producción con un operario que cargue adecuadamente el grandísimo cargador vertical -incluso con capacidad para horas- de forma que pueda estar pendiente de varias máquinas a la vez.

Un cajetín inferior permite retirar las piezas terminadas cada lapso conveniente, sin que por ello se interrumpa el proceso productivo.

Se trata de una máquina con cambio automático de herramienta, cuya dotación de dos motores contrapuestos permite el cambio en uno de ellos, mientras el otro está trabajando (se eliminan los tiempos muertos del cambio). Más allá de la simple operación de fresado a 5 ejes, la pieza controlada permite giros exactos para que la terminación de la misma sea total, a 6 caras.

El trío de la exposición se completaba con la Cube y la Ares, posiblemente la máquina más vendida de CMS. Esta última realizaba piezas a escala (coche de juguete), en un campo, y una pieza de asiento de coche deportivo, en otro. Cabe recordar que el prestigio de CMS tanto en aeronáutica, como en automoción no ha parado de crecer en las últimas décadas, siendo líder en estos sectores.

En cuanto a la Cube, que ya se presentó también en casa (Milán), cabe destacar la celeridad de movimientos de los dos cabezales a 5 ejes que pueden cruzarse en todos los ejes, interpolándolos completamente en vacío y en trabajo, y que a velocidades de vértigo trabajan sobre la misma pieza en todas las caras.

 

 

Esta máquina, única en el mercado, permite no solo los tradicionales trabajos en las piezas, sino que la capacidad de los cabezales para desplazar y/o girar la pieza para realizar segundas tomas por las mordazas, consigue acabados totales en una sola carga en el cargador vertical. El operario sólo debe regular algunas piezas del cargador para que la máquina se regule sola y se ponga a producir.

Para rematar el diseño, los dos cabezales 5 ejes poseen 4 motores, refrigerados por líquido, que no pierden tiempo antes de empezar a fresar, puesto que cada herramienta sube a las rpm que necesita, antes de terminar la anterior, gracias al sistema patentado de doble inverter independiente de cada cabezal, a los que todos los motores están conectados.

La primera impresión al ver la máquina es estar observando dos cabezales acelerados, danzando en el vacío.

Un sofisticado software que Balestrini desarrolló y experimentó ya hace años ha permitido conseguir unas velocidades asombrosas de movimientos seguros, con las pertinentes normas anti colisión, optimización de recorridos y aprovechamiento de mecánica y aceleración, para realizar producciones asombrosas. Un movimiento estéticamente espectacular para unas producciones sin competencia.