D-JET de FORMAT-4 llega a España

El nuevo centro de mecanizado del Grupo FELDER.

D-JET es un centro de mecanizado que se complementa a la perfección con el nesting, realizando todos los trabajos de testa. Las cuatro caras. “Cuando se corta y mecaniza un tablero entero, cargar de nuevo las piezas y hacer las testas no es un trabajo propio de un nesting”, explica Bru Martí, asesor comercial en FELDER GROUP Barcelona.

Hasta ahora FELDER viene proponiendo sus centros de fresado a control numérico C-EXPRESS y CREATOR para realizar esta función. D-JET puede llegar a triplicar el rendimiento en este proceso. 

Trabajando a 100 metros por minuto, D-JET es la máquina más rápida en su rango moviéndose en X. En menos de un minuto, las testas de una pieza son mecanizadas e incorporan todas sus clavijas -nos explica Bru Martí-. Acabada la pieza, la máquina ya está esperando que se le cargue la siguiente, y mientras puede operar también en el segundo campo”.

Con un área de trabajo de 1.400 y 2.800 milímetros opcional, el operario posee tres referencias y, por tanto, puede elaborar hasta cuatro piezas simultáneamente (una y una, o dos y dos si es en pendular). Hay muchas opciones. D-JET funciona con un sistema de mordazas; 4 de serie y 6 opcionales (lo ideal para trabajar cuatro piezas).

Bru Martí, asesor comercial en FELDER GROUP Barcelona.

Distingue al nuevo CNC de FELDER que sus pistones no son cilíndricos, sino patines ortoédricos con mucha más superficie de contacto con la pieza. En vez de ajustes individuales de altura, en la D-JET con una única regulación se hace todo el puente. “Si estás produciendo en serie, no tienes que estar moviéndote tanto, y el ciclo de trabajo es más productivo”. Igualmente, una botonera de “start” por cada campo permite al operario, si está trabajando en pendular, no tener que trasladarse al otro lado de la máquina.

Todo el largo del frontal inferior de la máquina es un pedal, que activa el ciclo para coger las piezas, con lo que esta operación es muy dinámica.

La máquina es compacta y pequeña (en torno a los 5 metros cuadrados), idónea para cualquier taller. Se puede colocar pegada a la pared, ya que la entrada de las piezas se realiza por delante.

Un opcional interesante es el sistema “Light Positioning” en las mordazas, las cuales portan una tira de led en su parte superior, ayudando al operario a efectuar su posicionamiento, de una forma visual. Asimismo, si la mordaza está desplazada, una luz roja avisa del error.

Una extensión de la mesa, al modo de una seccionadora, permite trabajar piezas largas y rotarlas con facilidad.

Una extensión de la mesa, al modo de una seccionadora, permite trabajar piezas largas y rotarlas con facilidad. 

Tanto la superficie de la mesa de trabajo como las bandas de cepillo de la mesa extensible preservan incluso los materiales más delicados.

Desde el punto de acción, el operario dispone de 50 milímetros de trabajo posibles (otras máquinas del mercado están en 40 ó, a lo sumo, 45). Con lo cual, todos los trabajos de ranura y cremalleras se pueden hacer perfectamente en esta máquina.

D-JET también incorpora la clavijadora con cola, con lo cual la pieza sale prácticamente terminada, con la clavija ya colocada y encolada.

Con el nesting, la D-JET y una canteadora, un taller puede funcionar a la perfección, y con gran productividad.

F4 INTEGRATE

Otra de las grandes ventajas de la D-JET es que no funciona con un software genérico, sino con un software totalmente integrado, de última generación: F4 INTEGRATE; el mismo que FELDER ha desarrollado para el resto de controles numéricos.

D-JET incorpora una pantalla táctil. “Desde ahí puedes cargar piezas, desplazar la pinza, la mordaza o la platina, verificar si el taladro va a colisionar con la posición de la mordaza…”, apunta Bru Martí. El operario no tiene que dibujar en la propia máquina, solo tiene que ocuparse de fabricar; el diseño ya está hecho y el dibujo normalmente viene preestablecido del nesting.

Hansjörg Felder, CEO del Grupo FELDER, acompañado por su hijo Alex y por el Director de FELDER GROUP ESPAÑA, Lluis Biosca, no quiso perderse la presentación y formación al equipo técnico y comercial de la filial de la nueva D-JET. “FELDER no impone al mercado nuevas máquinas sino que escucha a su cliente y desarrolla lo que éste nos transmite que necesita”, comentó.

De izquierda a derecha Hansjörg Felder, Lluis Biosca y Alex Felder, junto a la nueva D-JET.

FELDER crece y mucho en España. Pero la compañía austriaca, considerada ya como uno de los grandes grupos de oferta de maquinaria para las industrias de la madera y el mueble, tiene todavía mucho recorrido por delante. “Vamos a continuar apoyando muy fuerte a nuestro equipo en España, para ayudarles a crecer y, sobre todo, para afianzar que nuestros clientes seguirán confiando en FELDER y querrán adquirir nuestras máquinas para hacer crecer y mejorar sus negocios”, aseguró el CEO del Grupo FELDER.