jueves , 05 de diciembre de 2019

Durante la crisis optó por conservar su plantilla y concentrar geográficamente su actividad comercial.


Durante la crisis económica, ELKOR se ha esforzado por empujar al sector de carpintería y mueble en País Vasco, Navarra y La Rioja hacia una “adaptación al cambio”. Para ello, durante estos últimos años, ELKOR ha apostado por dos vías de trabajo:

1.- RETENER EL CONOCIMIENTO:

Aun en años complicados, ELKOR ha mantenido el mismo equipo, la misma gente. “Ha sido una apuesta arriegada, pero decidimos conservar el conocimiento, porque cuesta mucho adquirirlo, y que se marche por la puerta es muy traumático”, afirma Aitor Garaño, gerente de la compañía.

2.- CONCENTRACION:

Tanto geográficamente como en productos. “Con el objeto de hacernos más fuertes en nuestro ámbito de acción, que es Euskadi, Navarra y La Rioja. Diferenciarnos siendo los mejores donde estamos”.

 

 

LA OFERTA DE ELKOR

Bajo este planteamiento, ELKOR viene desarrollando su actividad de dos maneras. Por un lado, la maquinaria convencional, con sus últimas evoluciones. Además, otro producto maduro, como es la herramienta de corte.

Por otro lado, ELKOR realiza una labor de prescriptor. “Vendemos marcas que transmiten confianza. Un tándem formado por una marca sólida detrás, más nuestra aportación de servicio técnico postventa, avalada además por la proximidad”, afirma Pablo Urbieta, director comercial de la firma de Zumaia.

Más allá de la maquinaria convencional, numerosos clientes disfrutan del éxito en el mercado gracias a la incorporación a los talleres de un sistema articulado en torno a un software y unas máquinas que convierten a las empresas, pequeñas o grandes, en fábricas con gran capacidad y flexibilidad de producción.

 

 

“Hemos invertido mucho tiempo en formarnos, en hacer ensayos con clientes de mucha confianza, pulir, afinar e ir adquiriendo experiencia –explica Pablo Urbieta-. Hoy son más de 40 las empresas, sólo en Guipúzcoa, que están trabajando con nuestro sistema; algunas eran talleres de dos personas que hoy son pequeñas fábricas con líneas automáticas. Diferentes perfiles y grados de complejidad, pero cada uno, en el estadio en que está, extrae un rendimiento a su negocio”.

ELKOR atesora un bagaje y una experiencia acumulada, y “la certeza de que hemos acertado, porque quien lo ha implantado, no vuelve atrás”. En efecto, la prestigiosa firma de Zumaia registra una tasa de éxito muy próxima al cien por cien. “La clave está en ser perseverantes; nosotros y los clientes”.

“Inicialmente, todo cliente se ve atraído por lo nuevo. Después comprende que tiene que trabajar mucho y darlo todo por el sistema. Pasado el bajón, retorna la ilusión, cuando empieza a ver los buenos resultados”, prosigue Pablo Urbieta.

En ELKOR están convencidos que éste es el camino por el cual se van a desarrollar las empresas del ramo de carpintería y mueble en los próximos años. “La tecnología está inventada y contrastada. Observaremos apenas mejoras incrementales. Pero nada que transgreda, transforme o dé la vuelta a todo. Se trata de articular esa tecnología, que algunos ya tienen, con un software y una organización que les ayude a dar un salto importante y destacar en un mercado muy exigente, donde se contraen precios y plazos de entrega”.

 

 

UN FUTURO, TAMBIEN PARA ELKOR

ELKOR ha sido históricamente y lo es también en la actualidad, un dinamizador del sector de la carpintería y el mueble.

“Nos vemos como integradores, en empresas donde no todas las máquinas allí presentes son nuestras –explica Pablo Urbieta-. Allí nuestra misión es traccionar. Nos comprometemos con el cliente a analizar el escenario y a echar a andar un sistema de trabajo. Pero también nos comprometemos a acompañarle en el camino, para consolidar el cambio y garantizar que el proceso no pare”.

En esa labor continua, de apoyo y responsabilidad, algunos clientes aceptan a ELKOR como un partner. No como un mero proveedor. “Llegar a ese estadio es fantástico”, asegura Aitor Garaño.

Todo ello apoyado por un servicio técnico postventa despierto, preparado y eficaz. A lo cual ha contribuido conservar a todo el Equipo, compuesto de 7 personas, con un nivel de especialización bastante alto, a pesar de los años difíciles durante la crisis económica.

“Dedicamos mucho tiempo a estudiar con todo detalle soluciones que integran hardware, software, electrónica, datos… involucrados en proyectos cada vez más complejos”, completa Pablo Urbieta.

El horizonte es sensato, interesante y esperanzador, para ELKOR y para sus clientes. Para acompañar a las carpinterías hacia el éxito.

 

 

LA NUEVA CARPINTERIA

Para ELKOR, la “carpintería tipo” del presente y el futuro se basa en un taller automatizado, donde es posible simplificar y allanar el proceso de gestión de la información, previo a la fabricación. “Trabajamos para que nuestro cliente agilice esa tarea previa, a base de software -apostilla Pablo Urbieta-. El futuro de las carpinterías viene en este sentido«.

Por otra parte, los negocios han de hacerse cada vez más flexibles. Ser capaces de fabricar diversidad de cosas. Con unos plazos breves y unos costes razonables, competitivos. “Los carpinteros tienen una oportunidad –afirma convencido Aitor Garaño-. Y deseamos acompañarles en su modernización y puesta a punto de cara al futuro”.

«Invitamos a las empresas de nuestro ámbito, que estén pensando en incorporar un sistema de trabajo eficiente y productivo, a ponerse en contacto con nosotros: [email protected] – ó en el teléfono 943865601″

Autor:


One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.