Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

EMEDE gana flexibilidad, productividad, control y espacio, con un almacén inteligente GRUNDNER

Ante la exigencia de un mueble cada vez más personalizado.

EMEDE nace en 1980, como fabricante de mobiliario modular de gama media-alta, que vende a su red de distribuidores o directamente al prescriptor de proyecto residencial. Una filosofía que no ha variado, si bien la empresa a adaptado sus diseños a cada realidad y ha incorporado a su programa nuevos materiales melamínicos que vienen irrumpiendo en el mercado en estos últimos años. Antes de la crisis, la producción era estandarizada, pero hoy la exigencia de personalización es muy grande, en cuanto a medidas, acabados y soluciones especiales”, explica Jordi Marcoval, gerente de la prestigiosa firma castellonense.

Este escenario ha generado en el sector una fabricación más compleja y, paralelamente, una caída de la rentabilidad. EMEDE decidió el pasado año reaccionar con alta tecnología frente a esta situación.

RENTABILIDAD EN EL CORTE

AIRMATIC ha suministrado y puesto en marcha en EMEDE un almacén inteligente que le reporta las siguientes ventajas: ahorro de espacio, control de todo el material desde un sistema de gestión y, además, precisión y productividad, gracias a la carga y manipulación automáticas.Trabajamos con más de 200 tipos de tableros, era inviable continuar sin automatizar la producción y sin gestionarla con inteligencia, para poder ser rentable en el corte”, reconoce Jordi Marcoval.

Es un almacén único donde caben todos los tableros, y está controlado dónde está cada uno de ellos. Sirve para producir con más rapidez. “Le transmitimos una orden de trabajo, por ejemplo para una semana, y el almacén va colocando los tableros de tal manera que se optimice el tiempo de elaboración de cada pedido, trasladando cada unidad a la seccionadora. Cuando ésta termina su trabajo, le llega otro panel del pedido que está en curso, y así sucesivamente”, explica Eliseo Domenech, director de producción en EMEDE.

Es un sistema un 30% más rápido que el de carga y descarga manual. Dentro del almacén inteligente está todo el trabajo a realizar en dos meses, y no ocupa siquiera el 35% del espacio que se requería con el anterior sistema, con lo cual EMEDE gana margen para crecer.

En el día a día, la empresa se ahorra numerosos posibles golpes que, con el toro, se daba a los tableros en su manipulación. Y se gana control de la producción que, en este caso, comienza en la optimización del material. La cual se realiza con el programa ARDIS, integrado en el sistema global del almacén. Todo se controla desde la oficina. Almacén y pedidos. Desde allí se envían, on line, las órdenes al sistema, que se organiza solo. El sistema “aprende” en tiempo real. Conforme trabaja, va acercando material para los siguientes pedidos que contiene la lista de trabajo.

Cabe destacar igualmente la gestión que el sistema hace de los recortes de chapa y de tablero. Con lo cual EMEDE optimiza al máximo su materia prima.

CONTROL Y FIABILIDAD

El almacén GRUNDNER, fabricante austriaco con 20 años de experiencia en el diseño, fabricación y montaje de automatismos de movimentación, destaca por la robustez de la estructura y la fluidez del trabajo diario, trasladando las piezas a 150 metros por minuto. Todo está concebido y fabricado para trabajar a alta velocidad, sin ruidos ni vibraciones. La succión de las ventosas es precisa, incluso con los materiales más ligeros o delgados. El posicionamiento de cada panel es perfecto, y las cargas se muestran siempre alineadas, nunca inclinadas. “La instalación se puso en marcha en septiembre de 2019, y el cliente no ha tenido ninguna parada en su almacén inteligente, funcionando entre ocho y diez horas, todos los días”, afirma Julián Requena, técnico comercial de AIRMATIC.

EMEDE AFRONTA NUEVOS PROYECTOS

Estimulados por la automatización de procesos y la gestión inteligente de la fabricación, EMEDE ve el futuro con optimismo y ya planifica la introducción de 40 nuevos tableros y la ampliación y actualización de su catálogo, “todo lo cual habría sido impensable sin el almacén”.

Es la primera gran operación que EMEDE ha llevado a cabo con AIRMATIC, “su propuesta es la que mejor se adaptaba a lo que nosotros queríamos -admite Jordi Marcoval-. A esto se suman una instalación perfecta y un servicio postventa impecable”.

EMEDE participó el pasado mes de enero en la imm Cologne, dando así sus primeros pasos en mercados foráneos. “Tenemos un plan de expansión en el exterior a cuatro años, es un esfuerzo muy grande, pero solo es posible llegar con un buen producto, un precio competitivo y continuidad en la promoción y la presencia insistente en otros mercados”.