domingo , 25 de agosto de 2019

Bruno Tommasini, engineering & key account director en SCM Group SpA.


SCM acaba de mostrar al mundo la SMART&HUMAN FACTORY; un nuevo sistema sencillo, flexible, modular y escalable para fabricar mobiliario personalizado, basado en sistemas digitales y de automatización que permiten la interacción entre hombre y máquina, y controlar a 360º todo el flujo de la producción.

Todo es fruto de la observación que la compañía italiana ha hecho de las exigencias del comprador final, quien desea un mueble exclusivo, ecológico, funcional, que esté a la moda, innovador, fabricado con diversos materiales y de buena calidad. Que se pueda obtener rápidamente, a un precio razonable y, si es posible, a través del comercio electrónico. En efecto, en ciertos países como China o Estados Unidos, la compra de mobiliario por internet está creciendo hasta un 20% cada año.

SCM y sus clientes tienen que estar preparados para este cambio que viene. La clave del éxito es la “customización” o personalización del producto.

Los fabricantes de muebles están obligados a modificar su método de abastecimiento de materiales y, por supuesto, los procesos de producción. Son muchas piezas y muchos componentes diferentes, para generar muebles únicos. Esto sólo es posible si se racionaliza al máximo el proceso de fabricación.

EL CAMBIO NECESARIO

SCM propone realizar este cambio en varias direcciones:

1.- Procesos más cortos, reduciendo a la mínima expresión el movimiento de piezas en la fábrica.

2.- Máxima optimización de los materiales, generando la mínima cantidad posible de retales.

3.- Los cambios para pasar de hacer un producto a otro distinto deben ser rápidos y sencillos.

SCM es consciente de que un cambio así conlleva una transformación crítica y profunda de la mayoría de las grandes y medianas empresas del sector. “Pero el cambio es necesario, para continuar siendo competitivos. Y nuestra tecnología lo hace posible -asegura Bruno Tommasini, engineering & key account director en SCM GROUP SpA-. Además, nos hemos preocupado mucho por que este sistema de fabricación resulte fácil de configurar, de usar y de controlar”.

LA FORMA DE TRABAJAR

La customización comienza en la orden de pedido del cliente final, en la tienda o desde una website.

A partir de aquí, corresponde a la fábrica iniciar los procesos de corte del panel, canteado y taladrado de las piezas y ensamblaje de los muebles. Ahora durante el tiempo de producción, es posible y necesario ejecutar directamente la “customización». Para lograrlo, SCM ya no propone una automatización convencional. Esta vez intervienen robots cooperativos y pequeños vehículos que transportan las piezas. Son los llamador AMR (Autonomous Mobile Robots). Son responsables de la manipulación y de la logística. A su lado, personal cualificado, que únicamente ha de supervisar los procesos. Los robots se ocupan de la labor más ingrata, y hacen que el trabajo del operario sea mucho más sencillo.

Por ello, SCM denomina a su nuevo método de fabricación SMART&HUMAN. Su cimiento es un sistema inteligente, que aún hoy supervisa el ser humano. Sin necesidad de alimentar las máquinas, o cargar, descargar y desplazar piezas. Sólo vigilando que el proceso se desarrolle con normalidad, desde su tablet o el smartphone. Ni siquiera es necesario que se encuentre físicamente entre las máquinas.

De ahí que SCM haya puesto en marcha, simultáneamente, su nuevo CAMPUS para formar en este sentido al personal que desempeñará esta tarea en las fábricas de sus clientes, en todo el mundo.

LAS CELDAS DE PRODUCCION

SCM contempla que, en un futuro muy próximo, cada tipología de producto (cocina, baño, dormitorio…) se fabricará en una celda independiente de producción.

Por ejemplo, en los open days celebrados la pasada semana en el cuartel general de SCM en Rimini, la [email protected] FACTORY realizó para casi 3.000 visitantes una demostración de cómo es posible fabricar cuatro módulos de armarios para conformar una librería absolutamente personalizada. Desde el corte del panel en una mesa de nesting hasta el ensamblaje y prensado de los muebles, pasando por el canteado y taladrado de todas las piezas.

En una fábrica, bastaría con modificar la configuración de las máquinas para generar otro tipo de mobiliario. Otros materiales, dimensiones, componentes, formas… SCM asegura que las celdas de producción relevarán a las líneas de producción. Pero conviene ir paso a paso, naturalmente.

UNA OPORTUNIDAD

Con una SMART&HUMAN FACTORY el fabricante de muebles optimiza al máximo sus materiales, gana flexibilidad en su proceso de fabricación y alcanza una productividad extrema. Además, responde a la demanda del cliente final de obtener rápidamente un producto personalizado.

SCM convierte así una coyuntura crítica de su cliente en una oportunidad.

No se trata de una quimera. Es un sistema contrastado y estandarizado, con un coste asequible. Varias empresas en Estados Unidos, Canadá o Chequia ya fabrican sus muebles con una SMART&HUMAN FACTORY. Muy pronto se conocerá la primera empresa que incorpora esta tecnología en España”, concluye Bruno Tommasini.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.