lunes , 28 de mayo de 2018

Acompañan a la moldurera dos tronzadoras DIMTER y una sierra múltiple de RAIMANN.


JEDSA, fabricante vitoriano de embalaje especial de madera, es un convencido de las ventajas en fiabilidad, velocidad y precisión en el acabado acabado que garantiza la tecnología WEINIG. Asesorada por su principal proveedor tecnológico, MAESMA, ha incorporado a su fábrica dos tronzadoras optimizadoras DIMTER, una sierra múltiple RAIMANN y, ahora, la moldurera de última generación CUBE Plus, de WEINIG. Todas ellas desarrolladas por la prestigiosa firma alemana.

Con todo, JEDSA reúne una alta capacidad de producción y también flexibilidad en la fabricación (cambios fáciles y rápidos) y un óptimo aprovechamiento del material, del cual extrae su valor máximo.

 

CALIDAD Y FLEXIBILIDAD

Además de la calidad inherente al trabajo realizado por una moldurera de WEINIG, la CUBE proporciona a JEDSA la flexibilidad que ahora necesita, ante la variedad de medidas y terminaciones que sus clientes demandan, mediante muchos pedidos de lotes pequeños, incluso unitarios.

 

 

CUBE es una pequeña cepilladora de las cuatro caras de la pieza de madera. En una sola pasada. Admite piezas de hasta 260 milímetros de ancho por 160 de altura.

Existen sectores como la automoción o la aeronáutica que requieren una alta precisión en el acabado de los embalajes, y donde la estética de los mismos también aporta valor al producto que contienen. Son piezas que valen mucho dinero, y que deben viajar seguras.

“A través de una pantalla táctil, los cambios de medidas son rápidos y sencillos -señala José Antonio Azofra, gerente de JEDSA-. Para cepillar diferentes grosores de perfiles y listones, la CUBE permite regular un ajuste inmediato de las medidas, gracias a un lector de las piezas con láser”.

JEDSA incorpora progresivamente mejoras a su embalaje, para diferenciarse en el mercado con calidad, variedad de materiales y formatos y rapidez en el servicio. Es un embalajista que exige exactitud en medidas y terminaciones, porque se dirige a un cliente también estricto y riguroso.

“Los clientes que valoran la calidad han apreciado y aplauden el gran salto que hemos dado con WEINIG, tanto en producto como en servicio”.

 

UN TRABAJO SENCILLO, ECONOMICO

CUBE produce, en una sola pasada, piezas de trabajo rectas, de ángulo perfectamente recto y dimensiones exactas. La nueva máquina de WEINIG contribuye a que el trabajo cotidiano en el taller sea más sencillo, económico y productivo.

Gracias a su robusta base, hecha de un innovador material compuesto, CUBE funciona según el principio de “plug & play”. Esto significa: instalar, conectar y listo. Incluso es posible cambiarla de lugar en el taller en cualquier momento, y sin ningún problema, con ayuda de un carro elevador.

Con un manejo intuitivo y seguro, con CUBE es posible producir desde el primer minuto, sin necesidad de formación. Los cambios de dimensiones se realizan con solo pulsar un botón y con los motores en marcha.

Con CUBE es posible saber de antemano cómo va a ser el producto. Un rayo láser proyecta los ajustes de los husillos en la pieza de trabajo, lo que permite optimizar los ajustes antes del mecanizado y aprovechar al máximo la madera, con un arranque uniforme de virutas en las cuatro caras.

 

LAS VENTAJAS DE LA CUBE PLUS

  • Evaluación de las piezas de trabajo antes del mecanizado con el MoulderPreView de WEINIG.
  • Un 60% de ahorro de energía en la aspiración.
  • Cambio rápido de dimensiones con la máquina en marcha.
  • Manejo sencillo e intuitivo, sin cursillos de formación.
  • Piezas de trabajo rectas y en ángulo recto.
  • Diez veces más rápida que con una planeadora y regruesadora.
  • No requiere trabajos de ajuste.
  • Menos necesidad de espacio, gracias a su diseño compacto.
  • Sistema de cambio de cuchillas sencillo y preciso (easyLock de WEINIG).

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *