martes , 25 de junio de 2019

Ha adquirido una celda de nesting para la fabricación de mobiliario para salones de peluquería.


Desde que inició su actividad, hace 42 años, PAHI fabrica mobiliario profesional para salones de peluquería y estética, a quienes sirve a través de distribuidores.

PAHI colabora también con destacadas franquicias del ramo de la peluquería, como Raffel Pagés, easyCut o Depiline en Barcelona, y otras firmas europeas de este exigente mercado.

Compone PAHI una plantilla de 24 personas. Esta empresa, ubicada en el municipio de Gurb, exporta casi el 70% de su producción, principalmente al mercado europeo, y prevé facturar en 2017 en torno a los 5 millones de euros.

Atesorada una dilatada experiencia en el trabajo del acero y el poliéster, finalmente PAHI se ha centrado en la elaboración de la tapicería y la carpintería para los muebles y equipamiento de salones de peluquería.

“El sector europeo de este tipo de mobiliario es pequeño y evoluciona claramente diferenciado del resto de los fabricantes de muebles –explica Jordi Solerdelcoll, gerente y propietario de PAHI-. Somos los únicos que tenemos carpintería in house, es decir, interna”.

“Distingue a nuestra empresa la capacidad de hacer cosas especiales, a medida. Nos gusta, y lo hacemos cada día”

PAHI ofrece al peluquero el salón completo. Desde los sofás de espera, mostradores de recepción, sillones, espejos y tocadores, mobiliario auxiliar, lava cabezas, percheros, armarios, taquillas y complementos: repisas, pletinas para enchufes, reposa pies, tiradores… Todo ello en una amplia gama de colores.

En lo que respecta al mobiliario de madera, PAHI desarrolla un diseño escandinavo y minimalista, y trabaja básicamente con dos grosores: 19 y 38 milímetros. Casi siempre con melamina y puntualmente con lacados. En acabados lisos, mates y con maderas de bastante contraste. Puntualmente, PAHI ha desarrollado alguna colección de la mano de un diseñador.

PAHI exporta casi el 70% de su producción y prevé facturar en 2017 en torno a los 5 millones de euros.

Junto a la marca PAHI, bandera de la compañía, la empresa catalana desarrolla también TAKUMI; una línea más económica para otro segmento de clientes.

“Distingue a nuestra empresa la capacidad de hacer cosas especiales, a medida –concluye Jordi Solerdelcoll-. Nos gusta, y lo hacemos cada día. Y también los plazos de entrega que garantizamos; diez días laborables. Es una ventaja competitiva que los distribuidores valoran bastante”.

 

Desde que inició su actividad, hace 42 años, PAHI fabrica mobiliario profesional para salones de peluquería y estética, a quienes sirve a través de distribuidores.

FABRICACION SOBRE PEDIDO

PAHI trabaja sobre pedido. Centrados en ir rápido y en cumplir los plazos comprometidos con los clientes. Diez días desde la entrada del pedido hasta la expedición de los productos.

“Cuando el cliente pasa el pedido escoge unos colores del laminado y del tapizado, unas medidas y unas combinaciones, a todo lo cual se suman una serie de materiales y componentes –explica Pere Adam, responsable de fabricación en la empresa barcelonesa-. Al cabo de una o dos semanas, los pedidos están listos y los servimos”.

El secreto del éxito de PAHI con su sistema y ritmo de fabricación es una leve “sobre capacidad” de producción. “De esta forma podemos ir cogiendo más pedidos, y conseguimos vender más”.

La inversión realizada por PAHI en una celda nesting de BIESSE encaja a la perfección en esta filosofía de trabajo.

“La producción mediante nesting se adapta muy bien a lo que fabricamos; con un horizonte de dos o tres días organizamos la producción de entre 15 y 20 peluquerías por jornada, de tamaño, medidas, componentes y acabados diversos (mesas, recepción, mueble técnico, espejo, etc.). A menudo hacemos cantidades muy pequeñas, por orden de llegada de los pedidos”, relata Pere Adam.

 

 

La inversión realizada por PAHI en una celda nesting de BIESSE encaja a la perfección en su filosofía de trabajo.

PAHI puede fabricar al mismo tiempo modelos distintos. “Esto ha dejado de ser un problema, es más, en realidad en una ventaja, ya que nos permite optimizar materiales y procesos”.

“Fue un acierto desechar la opción de las seccionadoras y centros de mecanizado para apostar por una celda de nesting –afirma Jordi Solerdelcoll-. Enseguida lo vimos claro”.

Al trabajar con diez días de plazo de entrega, resulta crítico para PAHI disponer de un servicio técnico impecable que, sin ningún problema, BIESSE Ibérica y su distribuidor METALL-NORD le ofrecen desde hace años, de forma impecable.

Una circunstancia que se da también en un proceso delicado como es el canteado de los tableros, que PAHI realiza con una chapeadora AKRON de BIESSE; una máquina que se distingue por el cambio rápido y sencillo del canto.

 

La máquina de BIESSE deja el tablero perfectamente escuadrado y fresado, lo que permite su posterior canteado sin problema o fallo alguno en el encolado.

 

UN SOFTWARE APROPIADO

PAHI posee una amplia experiencia en el diseño de mobiliario en 3D, con el programa SolidWorks. Por tanto, la cultura del dibujo para la fabricación mediante control numérico ya estaba consolidada.

“Lo que nos añade el nesting es una disciplina –señala Pere Adam-. Nos obliga a crear listas de trabajo con dos o tres días de antelación. Tardamos media hora en generar las listas para fabricar durante sesenta horas”. Como se ve, la amortización del tiempo es muy importante.

PAHI evita en lo posible el encolado de piezas, y trabaja básicamente con herrajes. “Hacemos muebles muy grandes, que siempre que es posible se envían ya montados al cliente –prosigue el director de fabricación de la compañía-. Además, preferimos que los muebles sean desmontables, por si en la postventa el distribuidor solicita algún cambio o modificación”.

La máquina de BIESSE deja el tablero perfectamente escuadrado y fresado, lo que permite su posterior canteado sin problema o fallo alguno en el encolado

Un cargador automático alimenta la celda de nesting, y allí los tableros son mecanizados a una cara. Con herrajes que permiten trabajar sin clavias. Un proceso rápido y limpio, que deja los muebles fuertes y robustos.

La materia prima principal en el mobiliario es un tablero alveolar (con un alma de más de 20 milímetros de cartón, entre dos láminas mácizas de 8 milímetros cada una). Aquí de nuevo los herrajes intervienen a una sola cara del panel.

La máquina de BIESSE deja el tablero perfectamente escuadrado y fresado, lo que permite su posterior canteado sin problema o fallo alguno en el encolado.

Para todo lo descrito, basta con dos personas en la oficina técnica, controlando los programas y generando las listas para el nesting, más una tercera junto a la máquina, supervisando su correcto funcionamiento, mientras puede realizar otras funciones en la planta.

“Estamos lejos de utilizar toda la capacidad productiva que tiene esta máquina –reconoce Pere Adam-. Atendiendo a la demanda que tenemos, introducimos en la celda veinte tableros diarios, de promedio. Tras su mecanizado vienen otros procesos como el canteado y el montaje. Mi impresión es que podríamos fabricar más del doble, en las mismas ocho horas que empleamos”.

Mediante un sistema “pull”, se lanza un nuevo lote en la celda cuando se está terminando de montar los muebles del lote anterior.

“Trabajar con nesting nos ha empujado a reordenar todos nuestros materiales y componentes y a organizarnos un poco mejor de lo que estábamos, optimizando al máximo nuestros recursos y siendo, en definitiva, más eficientes y competitivos”, concluye Jordi Solerdelcoll.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.